viernes, 27 de febrero de 2015

Historia de una calle


Será lo importante pero no es impresentable, contiene innumerables razones desconocidas la experiencia espiritual de oler una calle, a fin de cuentas, todo actuar humano está dotado de verdades mutiladas y narraciones extraordinarias. Además, las personas siguen naciendo y muriendo.

Historia de una calle


De increíbles miserias costumbristas y sucesos humanos en concreto, ahora bien, la necesidad biológica de unos amigos de barrio fue bastante diplomática, encontró a ciudadanos en busca del pan terrenal. Ojalá exista un agregado como el arrollado huaso prensado.

Historia de una calle


Estamos entendiendo la locura estandarizada de los milagros, no obstante, cuenta la leyenda que los humanos son los protagonistas de un fabula repentina.

Historia de una calle


Las posiciones valóricas y sus consecuentes móviles conductuales que la confundían, ante todo, configuran una historia no exenta de recompensas, honor, divertimento y gloria. Incluso, hubo jóvenes dispuestos a bañarse durante todos los días.

Historia de una calle


A medida que seguían apareciendo y desapareciendo pañuelos desechables en la naturaleza acuciante de los humanos, cada uno de estos días ofrecían un glamoroso germen de lo sagrado. Por lo tanto, habrá que llorar según los rituales de Occidente.

Historia de una calle


Somos cómplices a diario, y las personas se engañan creyendo tener control de sus propias ventosidades, por lo menos, usar un café de grano junto al espectáculo de un endulzante silencioso como propuesta de humor inconcluso.