jueves, 29 de enero de 2015

Historia de una calle


Desde un breve comentario respecto a la calidad de vida que demuestra el té urbano más dobladitas, hasta observar sin piedad la maravilla siniestra de envejecer evitando las cremas humectantes. Porque cada día tiene sus habitaciones de intuiciones callejeras.

No hay comentarios: