viernes, 30 de enero de 2015

Historia de una calle


La constatación de continuar el festival sempiterno de la especie humana, múltiples conversaciones entre vecinos dispuestos a incrementar la tasa de natalidad para perpetuar heroísmos anónimos sin el interés hegemónico del primer juguete. También es necesario encadenarse al espectáculo doméstico de unos pañales desechables.

No hay comentarios: