jueves, 22 de enero de 2015

Historia de una calle


Entonces, si bien innumerables turistas envejecen, estos días con sus desodorantes repentinos y ventosidades deliberadas, no es menester no aludir al carácter alucinatorio del tiempo cronológico que perteneció a cafés urbanos orquestados mediante la comunión entre utilidades acotadas y espiritualidad sin nombre propio.

No hay comentarios: