jueves, 8 de enero de 2015

Historia de una calle

No sé cómo expresar con elegancia de una calle con hormigas, solo hubo intentos de negociar con su realidad humana en perpetuo movimiento genético, pero existe alguna emoción cuando ríes comiendo unas paltas Hass. Además, irrumpió la genial disposición de compartir complicidades con unas tostadas con huevo revuelto de amarillo profundo. 

No hay comentarios: