jueves, 22 de enero de 2015

Historia de una calle


Siempre esperando, ese hechizo que ocurre una sola vez en la vida, pero sedientos de comprender el precario equilibrio de la Tierra, no hay punto de retorno cuando estamos vinculados a supuestas obviedades de cambio de Andén, creemos saber que pasó tras un sándwich ave-palta y un cappuccino doble. Después del hechizo, defecamos en soledad.

No hay comentarios: