jueves, 29 de enero de 2015

Historia de una calle


Para enseñarlo habrá que ser un hombre de honor. Porque así se logra disfrutar un churrasco italiano con los sonidos melódicos de una marraqueta fresca, bueno, si esto es así, la vida intima de los intestinos continúan inexorablemente para superar la mayoría de edad.

No hay comentarios: