jueves, 29 de enero de 2015

Historia de una calle


Debo anunciar que la experiencia personal con un té para intimidar al hambre, que pululan sin cesar en la totalidad torreja de espacios públicos a granel, permite considerar la posibilidad de tener una intimidad sin nombres propios, solo dejar que fluya el aroma de un querer.

No hay comentarios: