viernes, 2 de enero de 2015

Historia de una calle

Con una singular mirada hay paseos inolvidables, a fin de cuentas, los instintos nos sugieren que las personas no cambian. Ojalá vivamos para demostrarlo junto  a un té helado y tablas marinas. 

No hay comentarios: