miércoles, 28 de enero de 2015

Historia de una calle


or ahora, acudiendo al enigma acuciante del sufrimiento, que no es incompatible con las necesidades biológicas de los bípedos mientras compran carnes y dudan del pan de almacén, porque alguien debe decirlo, o dicho de otra manera, vivir es sufrir. Junto al inescrutable viaje hacia las corrientes arcaicas de nuestra conciencia.

No hay comentarios: