jueves, 29 de enero de 2015

Historia de una calle


Los sueños de libertad a medida que pasaban los minutos, entonces disfrutar el goce siniestro de una ensalada doméstica es vivir, como si fuéramos dignos de nuestro propio sufrimiento, no hay palabras para expresarlo  a la calle.

No hay comentarios: