miércoles, 31 de diciembre de 2014

Historia de una calle

Desde el día que nacemos, no jueguen con la paciencia infinita de la vida misma, hay tragedias y comedias tras el primer llanto, cuyo máxima expresión de irrealidad es creer los bebes carezcan de lenguaje simbólico. 

No hay comentarios: