jueves, 18 de diciembre de 2014

Historia de una calle

El ciclo sin fin juega deliberadamente a sus propias cartas, porque de nada sirve rezar, entonces queda vérselas con el fenómeno de la vida humana,ahora mismo,la maravilla siniestra de carecer de un reloj para ordenar nuestras segundas impresiones. 

No hay comentarios: