jueves, 25 de diciembre de 2014

Historia de una calle

Tengo que reconocer que hubo algunos instantes sedosos, en la ciudad sagrada de los caminos que negociamos, porque nos expresamos por medio de exclamaciones y preguntas sin terminar, durante cada una de las 4 estaciones gastronómicas compartidas durante un lunes cualquiera, hay ciertas enfermedades que adquieren un destello de elegancia callejera. 

No hay comentarios: