lunes, 30 de septiembre de 2013

Horario Valle



Muchos de esos libros guardaban especial gratitud a la vida humana, desde la libertad de expresión del ciclo sin fin de la vida. Y sus dueños caminaban hacia diversos horizontes de sentidos estandarizados. Sin resfríos, sin lógicas veraniegas. Solo pudimos percatarnos de la evidente debilidad humana, ya era hora de seguir valorando sus valiosas tonterías. Y el Hostal, observa. 

Horario Valle



Tal vez, reírse a menudo entrega una aclaradora tendencia sobre la narrativa histórica que trae consigo su país, de la misma manera, permite comprender lo que somos. Bueno, en verdad, no sabemos mucho, ni siquiera después de haber solventado financieramente las 2 semanas en aquella pequeña esquina del Banco Estado alrededor de tanto libro.

Horario Valle




Todo tiempo cronológico carece de razones desconocidas, después de captar la media hora observando y sugiriendo anteriores pensamientos vividos,  es un avance que lo haya descubierto, desde donde dicho tiempo fue implacable con capitalismo y sus fuerzas más hegemónicas. Decirlo significaba algo, todavía lo sigue divagando, para los perros vagos de la calle principal. 

Horario Valle




De todas formas, la historia callejera del dinero penetraba a través del claro de luna que se  proyectaba día por medio  a través del cielo estrellado de la IV Región, junto a la erótica tibieza de bolsas con pan y la escritura silenciosa de la fisonomía de esos turistas, con lo cual, esos sucesos humanos a Jaime, demostraron la laberíntica repetición de rituales encadenados a siglos atrás. Todo es ilusorio, luego de observar su vaso grande de café cappuccino. 

Horario Valle


Mucho humor ante la presentación repentina del dinero como valor de verdad, incluso empezando a través de un saludo recordé a Los Vilos y a su Hostal, respecto a los momentos estivales percepción humana y, cierta timidez transformada en comentado pudor a medida que alguien sugería rebaja de precios, no diré nombres. Muy pocos aprendieron a leer con el método Matte. 

Horario Valle




Supo esclarecer pensamientos vividos, durante unos segundos captó las intrigas deliberativas del sufrimiento, pues,  todos los días viernes Gonzalo le pagó semanalmente y con glamour, entendió los encantos otoñales de calles universitarias. Hubo delirantes conversaciones sobre el árbol de la vida encarnado en saludables mariscales y equilibrados limones de trato femenino. Solo los demonios estatales y extrañezas anarquistas de la playa jugaban a ser mayores, pero implícitamente estuvimos a gusto con la maravilla del dolor, fue un día jueves que vendió libros a un valor $150.000. 

Horario Valle




Habilitados para construir valiosas tonterías, hijos de la épica revolucionaria de Febrero 27, descubriendo a Los Vilos por si acaso,  invadimos las sagradas escrituras del lenguaje corporal de esos ciudadanos, es el tiempo laboral que no vuelve más, sólo unas ilusiones persistentes configuraban diversos lucros nuevos y ganancias cuestionadas, habrá elecciones humanas respecto al inefable Capitalismo. Según creo, el dinero nunca se ha bañado. 

Horario Valle




Seguíamos siendo dioses pequeños, nadie nos preguntó. No está de más decir que los integrantes durante aquellas calles principales, sin Transantiago,  hubo una especial sensación de hedor ideológico porque él caía como las Nimitas en las poblaciones del Chile Profundo, que embargaba a Jaime era el silencio atildado de los libros, al parecer se enteró que el océano Pacifico juega a estar habilitado. Sin grandes estridencias mediáticas, el fenómeno de la vida tiene bastante material narrativo para seguir la senda abrupta de los ciudadanos turistas, ojalá. 

Horario Valle




Recién tomaba consciencia, después lo  reflexionó con mayor perspectiva y mayor cinismo, y apuntó a la luz natural que alumbró durante gran parte del día en la Feria del Libro. De modo que lo cuerpos ciudadanos descubrían en medio de los vientos repentinos, el azar de lo establecido, de pronto, varias madres solteras pagaron bastante por libros  de comentarios breves y por momentos infantiles. Sus hijos eran la expresión milenaria de la inocencia salvaje

Horario Valle




Manifestaban un mayor compromiso personal a medida que su propio túnel del tiempo, siendo espectador ignorante de la Gran Explosión, muchos lo fueron a pesar del acto de constricción envuelta en la influencia helénica de la democracia, descubriendo a Los Vilos para observar lo comido, cualquier día incluso comprando esos cafés hubo conmoción valórica por cualquier circunstancia histórica protagonizada. 

Horario Valle




Funciona para generar eventos de extraordinaria ordinariez humana, la nomenclatura anónima de los hablantes ciudadanos nacidos bajo el influjo de muchas revoluciones, incluso la callejera, despertó a Jaime de su escolaridad occidental. A medida que el tiempo aparecía para oscurecer su educación formal, muchas otras conversaciones versallescas irrumpían a metros de su lugar de trabajo. 

Horario Valle




Apareció, de pronto. Como los prejuicios en una sala de clases, todavía recuerda la fragancia rítmica de los panes que comió, alrededor de $1000 pesos costó su gracia personal durante muchas mañanas de febrero. Es la entera sorpresa de existir, comentar valiosas tonterías inmersas en un ambiente de libros, rebajas de precios y de cafés alternativos. 

Horario Valle





No hay billete propio, en ese entonces, que no tenga un valor sempiterno, nuevamente, respiré aliviado de manera tal que jugué con mis miserias veraniegas. 

Horario Valle




Respiré aliviado, por volver a nuestra intimidad de Hostal, porque pude vivir para contarlo. Con la complicidad de alguien, logré reunir algo de dinero para ayudar a mis papás, para mí, un suceso estético con evidentes encadenamientos al querer familiar. 

Horario Valle




Las miradas ciudadanas, unos cuantos comentarios, espectáculos atmosféricos y llamadas telefónicas de los transeúntes demostraron la habilidad enigmática de la genética humana para aparecerse, tras haber estado sumidos en ciertas calles secundarias con respecto a la plaza pública de la comuna muy mencionada, ese mismo día, a Gonzalo  le avisaron que su plan de telefonía móvil cumplió la mayoría de edad. 

domingo, 29 de septiembre de 2013

Horario Valle





 Estaba algo asombrado ante la propuesta educativa del reloj humano, con su propia historia y disposiciones reglamentarias, respecto a sus verdades  mutiladas diseminadas a diario a favor del ciclo sin fin, éste jamás favoreció improvisaciones humanas. 

Horario Valle




Con ello, siempre hubo ilustres sucesos valóricos para cualquier fenómeno de la vida humana, por decirlo de alguna manera, entre comidas y onces extra-oficiales, nuestro puesto de trabajo nunca esgrimió una palabra de más, así es como Jaime asimiló la importancia planetaria del Horario Valle en la subjetividad humana.

Horario Valle






La tensa calma de las horas estivales, aparenta seguridad y estabilidad dentro de lo coloquial de un sonido de dinero, ellos profesan fidelidad a las calles del mercado y ferias libres, para aclarar el pétreo sendero del horario en cuestión. Además, nadie cambia su adicción por la marca deportiva Adidas. 

Horario Valle





Con la ciudad, a lo lejos, no se juega, a pesar  que estar trabajando en febrero y riéndose sin prescripciones médicas, es un enigmático juego de ilusiones persistentes, por lo menos, su biología de la vida aparecía como algo confiable ya que no se enfermó durante dos semanas. 

Horario Valle





Sacarse recuerdos conmovedores respecto a su infancia, con la revolución en ciernes, de generar más humor pero hubo sollozos conmovedores, en esos momentos de ética protestante, era necesario un trozo de pan para observar más allá del centro cívico de la comuna Los Vilos. 

Horario Valle





De súbito, momentos para comerciar libros, prólogos y tantas conversaciones provechosas. Fuera de toda crítica oficial, el genoma humana sigue siendo un misterio, habló majaderamente con su silencio, en donde el secreto taller de la voluntad de vivir demostraba el argumento coloquial de Jaime, mezclar lenguaje y comida.

viernes, 27 de septiembre de 2013

Horario Valle




Los Vilos mediante diversas negociaciones con la realidad humana en emergente descubrimiento, significó una grata sorpresa para alguien descubierto hace poco tiempo, con diversa inclinación a degustar narraciones sin el gourmet del Sí y el No ¡no es nada personal, solo un gran chiste!

Horario Valle





Llego a su fin, nadie se atrevía a decirlo. Incertidumbre gestual, dudas neoliberales e incapacidad para controlar los demonios internos del imperialismo valórico de la educación formal, con el vértigo acuciante de una brisa silenciosa pero poderosa, Jaime negoció precios para generar lucro con énfasis. 

Horario Valle




Si bien no recuerdo el nombre del rostro humano que pasaba por ahí, una aventura sin fijaciones horarias asumió su interpretación, el interés personal  de los ciudadanos tiene sus propias leyes existenciales, incluso una sutil ventosidad puede ser una como un excusa perfecta para enrojecer al ciclo sin fin.  

Horario Valle





A pesar de su evidente digestión secular, en ocasiones, esta comuna ofrecía regalos tentadores, así, nació una historia que contar. Simplemente una historia, diremos su trama y divertimentos veraniegos, algo ya hemos dicho.


Ahora bien, los días podían ser nombrados como tales, tanto en Ovalle como en Los Vilos, muchas de las propuestas programáticas sobre nuestra amistad en los libros, de un momento a otro irrumpieron otros organismos pluricelulares para relatar esa historia, alguien la comentó para legitimarse ante el protagonista de todas partes. 

Horario Valle





Fue una singular forma de adaptación a esa realidad, entre surtidos de mariscos y aquellas pequeñas narrativas, y se expandía indefectiblemente la ida y vuelta de sencillos que condimentaban el estado de ánimo de las personas, cuando éstas seguían sacando efectivo del Cajero Automático,  ya había ocurrido el cambio de milenio, por medio del cielo estrellado de su comuna no existió el peligro de vivir en la crisis de creencias. Sólo supo que la fecha de vencimiento de sus pañuelos coincidió con él. 

Horario Valle




Un importante suceso histórico apareció, entre amigos cómplices, la soledad atávica de profesar una religión política con pañuelos desechables, ellos adquirieron un velo de ignorancia, junto a esas horas extrañas, que avisaban a sus smarphones respecto a la importancia de evocar a la vida misma por medio del Horario Valle.

Horario Valle



Acusaron golpe de tener que volver a ser adultos jóvenes tras el término de aquellos 18 segundos, según lo proyectado por Jaime y sus estadísticas anónimas, sin que los recuerdos volvieran a él. Por lo menos, usó pañuelo desechable cuando tosía con énfasis. 

Horario Valle





Queda la tranquilidad de que se optó por describir una narrativa histórica durante las vacaciones laborales de Jaime, sus 12 horas de trabajo configuraban progresivas impresiones fuertes y valiosas tonterías, junto a los turistas que caminaban sin piedad hacia el stand de libros, y los hubo, mientras tanto su dueño seguía relatando un cuento sin mayores pretensiones planetarias, llegaría al segundo día con 5 cajas de libros. 

martes, 24 de septiembre de 2013

Horario Valle





Hubo algo que hizo cuestionar a sus incumbentes, cuesta decir eso, no hay móviles absolutos para comprenderlo de mejor manera, solo que dicho personaje de consecuencias cronológicas, estableció una nueva forma de gobernar. Además, la urgencia de mirar un reloj trae raros pasatiempos nuevos. 

Horario Valle





A diario transcurrieron valiosas tonterías y, de la misma manera, asumió el papel de ideólogo de complicidades duraderas a medida que irrumpían los billetes nuevos en los bolsillos de las personas, porque tenía un interés en personalizar su estado de ánimo en los momentos mediterráneos de Los Vilos, por lo que reconoció a los ilustres personajes 

Horario Valle





Por eso mismo, las miradas torrentosas del primer día, su biología de la vida compartió varios menesteres cotidianos con sus clientes. Fue hijo de los propios heroísmos anónimos al contar los billetes, ensalzó sin nombres propios lo indispensable de respetar el silencio elocuente del Cajero Automático, con lo que creía ayudó a comprender cualquier asunto de origen humano. 

Horario Valle





Más encima, ayudó a esa terapia sin nombre la paciencia inconmensurable de Jaime con respecto a dar sencillo, jamás se comporto como un empleador narcisista ni adicto al café de grano, solo actuó como alguien que quería entregar descanso y paz a sus demonios internos, acontecían miradas a lo lejos de playa para él, siendo importante observar para él. 

lunes, 23 de septiembre de 2013

Horario Valle





En 12 horas, eso fue lo que trabajó Jaime durante 2 semanas, existieron instantes extraños respecto a cómo encontrar descanso en Los Vilos, sólo quería ensalzar su conducta pública a través del dialogo con las personas inequívocamente enigmáticas que jugaban a no aclarar comentarios sobre sus miedos más coloquiales. Además, dicho horario observa. 

Horario Valle




El goce inexpresable de saberse espectador abstracto en un puesto de libros ordenados por uso, desuso y ventas al por mayor, de repente apelando a nuestras cadencias gestuales, supimos qué hacer, el dinero coincidió con el silencio didáctico del Horario Valle, ellos fueron cómplice de un rito temático. 

Horario Valle




Simplemente un joven en asuntos humanos, la experiencia decorosa de llamarse Jaime junto a la maravilla de observar cerebros, sin mayor incentivo que ser vanguardia de unas vacaciones laborales y no tanto.


Descubriéndolo en torno al ambiente cosmopolita dispuesto por la naturaleza silenciosa del ciclo sin fin, y sigue siendo Los Vilos al lado del Cajero Automático, las edades geológicas habían empleado con augusta discreción sus herramientas callejeras, no necesitaron de los dispositivos móviles para considerar la posibilidad neurológica de enfermedades degenerativas. 

Horario Valle



Aunque faltaba todavía mucho para avanzar hacia una épica de lo cotidiano, con especial interés del protagonista silencioso que, a propósito, tiene cerebro. Hay mucho de teorías y diálogos preliminares respecto a su funcionamiento, pero escaso en intimidades musicales. 

Horario Valle





Eran una familia, entre ciudadanos y turistas hay comentados parentescos valóricos, e incluso Gonzalo consideró que era indistinta la diferenciación familiar en Chile respecto a ellos, que vestían con ropa a la moda pero carecían de estilo, de todas maneras, al captar la enigmática subjetividad veraniega de los clientes al mismo tiempo la excentricidad de uno que otro sombrero que caracterizaban al cerebro humano, alguien tendría que ceder. 

Horario Valle




Ante los momentos que lo precedieron, después había que continuar con el show de trabajar observando, dicha comuna se convirtió en un juego de aventuras irreales, porque todos los turistas seguían comprando libros. 

Horario Valle



El significado ético de realizar ciertas necesidades escatológicas, en el baño del Hostal, generó más prejuicios en el universo enigmático de aquel personaje, al fin y al cabo, una especie de narrativa veraniega entregada por el azar, después hubo que lavarse las manos. 

Horario Valle




Me pareció una verdad sobria muy en “off”, divertida, sobria y bastante adherida a su propia historia, cuando estas protagonizando pequeñas narrativas de un origen desconocido.

Horario Valle



Pues se lavó los dientes, miró hacia cualquier lugar que fuera cómplice de las nubes, orinó con énfasis y adormeció a sus demonios internos. 

Horario Valle



De hablantes ciudadanos a jóvenes encadenados al reloj, no hay mucho que hacer, cuando la irrealidad del humor hecho carne ese día, dibujó paisajes épicos en una de sus servilletas, sus ambiciones valóricas adquirieron un reflejo delirante del viento proveniente del Océano Pacifico, no olvidó la risa ante el inodoro. Muchas noticias surgieron como consecuencia de la comida y su humor que consigo traía. 

Horario Valle



Por decirlo de alguna manera, irrumpió el humor como un demócrata escéptico, éste saca su gran legado, poner en entredicho los límites de nuestra condición de emprendedores, las playas de la IV Región tienen más edad que los humanos. 

Horario Valle




El consumo de comida seguía perteneciendo al espectáculo del ciclo sin fin, no diré nada más al respecto, ya comentaré sobre su posición en el cosmos, a partir del trabajo realizado al lado del Banco Estado, después me di cuenta que Jaime genera una digestión sin problemas.

Horario Valle




Durante ese primer día fue consecuente, captó que sus compatriotas nacían y morían a la vez también quería ser estudiante autodidacta de preguntas juntos a un libro y dinero para volver a charlar con un surtido de mariscos, espero que haya servido de algo aquel comentario. 

viernes, 20 de septiembre de 2013

Horario Valle




Pero parece que las personas no cambian, solo lo dijo mientras divaga ante la mirada de sus zapatillas, creo que son Adidas de acuerdo a las leyes del mercado, donde existen valiosas tonterías que generan asuntos humanos muy interesantes ¿habrá votado el Horario Valle?

Horario Valle



Seguía divagando sobre alguna innovación en su vida en “off”, no quería malgastar su tiempo, porque para ese entonces, admiraba la visión y el minimalismo creativo de Steve Jobs, la invención atildada de cuentos de Jorge Luis Borges, al clímax apoteósico e intrigante de Fiodor Dostoievski, el pesimismo glamoroso de Arthur Schopenhauer, el humor atildado de Chaplin, la experiencia sufriente como ensimismada de Beethoven y muchos héroes anónimos tras el terremoto de febrero 27. Sólo apreció, durante el primer día en Los Vilos, jamás tomarse demasiado en serio. 

Horario Valle



No había caso, el brillo conmovedor del momento cómplice de un horario que habla, perpetra elocuentes discusiones sobre nuestra bulliciosa soledad, de repente. De una visión a otra, pensé y observé que los mariscales y café son una mezcla poco estética. Siguió dudando de la letra mayúscula. 

lunes, 16 de septiembre de 2013

Horario Valle



Tantos dispositivos móviles, y uno que otro iPhone, que describen vidas paralelas a la nuestra del mismo modo que puede ser una respuesta provechosa darse cuenta de aquello. Porque dicha locura supone vivir bajo la certidumbre de una religión secular, no a través de él, solo eso diré, no obstante, algunos contrataron un plan de minutos ilimitados con fragancias familiarizadas con el 3G. 

Horario Valle



En ocasiones, su vida personal descubría la proeza de una pregunta, no sabemos a quién decirle, porque los turistas de esa comuna ignoran el ingenio de él, en el país de las pequeñas narrativas hay millones de habitantes que son propietarios de algún tipo de dispositivo móvil, por otras historias ignoradas Jaime compró un periódico para leer.

Horario Valle



Sumado al aspecto secuencial de las horas que vivían en ciernes, permitía diálogos entre ciudadanos al borde de estallidos de melancolía contemporánea y cierta adicción por encontrar lugares comunes para olvidar la experiencia de oler la escasez de Cajeros Automáticos. Cuesta asimilar tanta realidad que el fenómeno de la vida impone, pero el Horario Valle continuaba. 

Horario Valle



Nuestras noticias a partir de una observación nacida bajo la influencia histórica de la Era de las Revoluciones, preguntas y respuestas a metros de mariscales con dedicación exclusiva, sólo viajó a discutir apasionadamente sobre temas estéticos y sobre recuerdos del pasado, y continuaban naciendo para generar cuantiosas ganancias a su amigo Gonzalo. Corría algo de brisa a esa hora. Su importancia, nada personal. 

Horario Valle


Por ahora existían esos días vinculados a febrero. A la vanguardia con 2 semanas de “descanso” laboral junto a personajes fantásticos que almuerzan congrio con aderezos hipocalóricos. Después, cuando continua con sus ventas a diario, divagó sobre esto, de modo que significó un modo de acceder a intimidades inesperadas, dejar que el viento jugara a ser consecuente con él.


Está sobrevalorado ser consecuente, cuando las personas asumen que cambian. Pronto habrá noticias al respecto. 

Horario Valle



Así pues, perplejos y atormentados ante lo que se les aparece. Pero sus días compartiendo con los libros y las personas significó un giro radical para el presupuesto familiar, cambian de ropa día por medio, desde ahí hubo innumerables eventos estivales que condimentaron a esos días, no existió excusa para enfatizar el olor a dinero vinculado al mes de febrero. 

Horario Valle



Hubo recuerdos que marcaron al joven diletante, desde luego, muchas de mujeres autónomas y de una modernidad sui generis, persisten en el sueño de comprar inclusión social a través de los silencios callejeros de una bicicleta.

Horario Valle




Lo que pudo saber, durante algunos minutos, es que esa mujer era madre soltera y que trabaja como ingeniería en redes en la Minera Los Pelambres, de unos 30 años disfrutaba de sus vacaciones de verano junto a su hijo, luego se retiró para volver a creer en la ternura de una cuenta corriente. 

Horario Valle




El ritmo azaroso de los segundos que ayudaban a Jaime a vender más libros, imberbes, enigmáticos y apasionados al mismo tiempo unos comentarios breves que pintaron el alma jadeante de una mujer.

Horario Valle



Nadie lo dirá. Basta con vivirlo intensamente para ser dignos destinatarios de una comuna que progresa. Es desconocido y silencioso decirlo mediante estos artistas de leyendas señaladas. Lo vislumbró, ya al primer día lo supo, como adicto a la realidad estival de la que él observó. Aunque imponía su propio ritmo. 

viernes, 13 de septiembre de 2013

Horario Valle



Siguió asumiendo una impronta republicana, a decir verdad, el ciclo sin fin pudo haber encontrado una incondicional lucha repentina entre mis amigos y otro personaje hecho en Chile. 

Horario Valle


El ciclo sin fin del Horario Valle fragilizó esos demonios internos, pasados escolares a partir de la invención de la Imprenta, fugaces resfríos que ofrecían empleo remunerado al sistema inmunológico humano, decesos simbólicos al mirar la hora en un smartphone que se considera la revolución misma, las certidumbres vocacionales de los jóvenes adultos que hospedan en Hostales de 4 letras, los ropajes de aprendizaje repentino del dinero en un Cajero Automático, espectáculos epidérmicos tras el ocaso de las grandes narrativas, breves comentarios ilusorios sobre los demás después de pagar los libros sobre asuntos misceláneos, ciertos mundos ordinarios cuando se impone la lógica del mercado desde una pizarra de acrílico, los espejismos valóricos cuando pasamos a otro horario, olvidos otoñales sin esperar nada a cambio pues todo fluye, unos ecos que nunca volverán debido a que el tiempo cronológico es un raro fulgor, aquellos ademanes repentinos para propósitos enigmáticos siendo indistinta la estación de Metro, experimentaciones habituales a medida que nuestros amigos turistas se acogían a religión moderna Android o Apple, miserias gestuales antes de oír un bolero, dudas milenarias con unos monosílabos que votan, frágiles equilibrios humanos cuando sus descendientes ven las películas Pixar-Disney, los reveses ideológicos cuando no somos dignos del sufrimiento que aparece, unas interesantes subjetividades encadenadas al olor de su música subyacente, miedos silenciados ante los rituales ciudadanos que convergen en una estación intermodal, los temores acosados a una supuesta red de protección social, esos recuerdos fantasmagóricos cuando buscamos sin piedad, imposiciones éticas para degustar con mayor fruición las taras congénitas de la democracia, encuentros cómplices con el presente de alguien inscrito en el Registro Civil, legados atenienses y romanos con la democracia, imágenes paganas respecto al día a día de los libros que observan a Jaime, descubrimientos asombrosos e inefables sobre el fenómeno de la consciencia individual, seducciones tercermundistas a medida que agonizamos, esperanzas mutiladas tras la caída de Steve Jobs en un descanso “eterno”, certezas de bares porteños sobre el origen del universo, inseguridades pélvicas relativo al ocaso de los tiempos históricos de un orgasmo que observa, conmovedoras respuestas que trascendían las fronteras generacionales del dolor de Febrero 27, instantes psíquicos tras escuchar a Pink Floyd o el Álbum Blanco de The Beatles, experimentos conductuales y narraciones fantásticas que nacían irremediablemente al fragor de los movimientos ciudadanos del año 201, éticas ensimismadas respecto al bolero a través de la vida de una persona, ciertas perversiones sexuales sin nombres propios, cuantas sucesiones horarias para contener la ira silenciosa de sueños mutilados por la frecuencia lenta de los vagones del Metro, emancipadas percepciones sobre el vigor repentino de fotos con mucho subsidio de un iPhone 4 o 5, después seguíamos escuchando a Luis Miguel, Sinatra, Inti Illimani o Beethoven. Nadie lo sabrá, pero envejecíamos con decoro.

Horario Valle



De súbito unas cuantas palabras dispersas, para las largas horas de los minutos que configuraron un paisaje de impresiones humanas entroncadas con las valiosas tonterías de su horario, éste ejercía su propia ideología escolarizada por medio de diálogos y conversaciones con cuanta persona existente, y no solo eran pequeños empresarios, desde luego, había que iniciar esta gesta con un saludo. 

Horario Valle




Resfriarse para cambiar la serie de amistades extrañas que impone el fenómeno de la vida, siendo lo único permanente el cambio, a fin de cuentas, no siempre habrá stand de libros en el ciclo sin fin. Son muchos más las novelas externas a los libros que las librerías instauradas por ellos y ellas, siempre perdidos pero gozando de almuerzos elaborados por los PYMES, éstos son adictos a drogas legales.

Horario Valle



Quiénes somos para después dulcificar las primeras impresiones que tiene el fenómeno de la vida sobre nosotros, puesto que, su muerte celular es intrínseco a todos los habitantes del Planeta Tierra, nadie se atrevía a comer de pie. Un nombre que describe épicas fraudulentas pero sufrimientos sublimes del Chile Profundo junto a sus valiosas tonterías.  


Es intrigante darse cuenta de las tonterías que rodearon el descubrimiento de la democracia occidental “a la chilena”, después de todo, la belleza inconmensurable de generar sinapsis trae costos si eres indigno de tu propio sufrimiento, al segundo día de trabajo una mujer compró  el “¿Qué hacer?” del ciudadano Lenin. 

jueves, 12 de septiembre de 2013

Horario Valle



Fue un espacio de socialización consciente, de no muy depuradas valoraciones éticas y de resfríos sugestivos, después llegó Gonzalo a compartir cafés e historias personales en Valparaíso. 

Horario Valle



Una pregunta sin respuestas impertinentes sobre el sentido de quiénes somos, a medida que compramos encadenamos nuestro domicilio electoral a preguntas absurdas, estableció algo de diversión cuando Jaime continuaba envejeciendo.

Horario Valle




No importaba. Hacer de esos inventos ciudadanos, cualquiera era Eduardo o Carolina, era una apuesta al abismo abanderizarse con algún nombre en especial, estuvimos existiendo en la incertidumbre acuciante del stand de libros de la misma manera surgió un predominio femenino que coloreó todo presupuesto provincial, ya que sólo en dos días su amigo Gonzalo pudo comprar más libros y misceláneos a los proveedores de la Región Metropolitana, sería suficiente que él descubriera la importancia de comer 3 veces al día. 

Horario Valle



A él no le importa el silencio elocuente del dinero, por lo que tengo entendido. Esperó, unas horas y algo más, para ir a lavarse los dientes al Hostal, eso sí, sus propias circunstancias fueron lavadas y secadas por cierto protagonista, alguien lo tendrá que decir para incrementar la esperanza de vida acá en Chile.


De manera tal, que estas breves divagaciones de vacaciones repentinas, hicieron de los días en la IV Región una narración vinculada a la época del Chile contemporáneo, puede que alguien descubra otro tipo de horario, pero, mientras tanto, las temperaturas relativas generaban infinitos eventos ciudadanos ¿y cuál es el problema de los problemas, entonces? No hay lenguaje todavía. 

Horario Valle


Fueron protagonistas de sus propias narraciones espacio-temporales, nadie sabe qué es eso, porque hay un solo Cajero Automático en la comuna de Los Vilos.  


Ésta siguió bajo circunstancias, sucesos, hábitos y comentarios secuenciados por su tiempo ritualizados por ¡Metro te ayuda!, a través de sencillas observaciones de un segundo, percepciones vinculadas a estados de ánimo sin derecho a réplica, muchas impresiones al considerar la posibilidad de no haber dinero en dicho Banco y los juegos del lenguaje  que se multiplicaban a medida que continuaba almorzando, emergentes fastidios de los ciudadanos que cotizaban libros, un sagrado respeto al fenómeno de la vida humana, nadie adoptó la táctica de solicitar rebajas de precios cuando llegamos a fin de mes, de lúdicos smartphones al atardecer de cada día, disponiendo lugares sagrados para comprar un vaso con café de grano, luego se genero una intrigante comedia humana entre ciudadanos de cualquier cota del Chile Profundo, una pequeña oración sirvió para que Jaime describiera sus billetes de $10.000.

Horario Valle



Hubo cierta sencillez al respecto a partir del historial cultural del personaje en cuestión sobre el cual formamos parte. No importaba mucho ser oriundos de la Región Metropolitana. Era solo darse cuenta de que la estremecedora sencillez de una creación humana modifica las percepciones previas que uno cree creer saber. 

domingo, 8 de septiembre de 2013

Horario Valle



Hemos sido vanguardia a pesar de la gula y el gourmet de productos del mar, también nos atormentó la frágil experiencia de impresiones cotidianas a dicha hora, continuaba la sencillez capitalista de las horas señaladas, nadie tiene por qué quejarse de una historia personal del dinero. Sólo apareció, Jaime y sus carismáticos clientes, para comulgar con el pluralismo ético en las democracias abiertas, constitucionales, burguesas, occidentales e hipócritas. 

Horario Valle



Se percató de lo vivido en dicha comuna, incluso adoptó decisiones que no solo adornaron sus posteriores elecciones personales, jamás desaparecen los ecos veraniegos de un stand de libros, ya que, nuestras percepciones personales progresivamente acudieron al transcurrir temporal de lo establecido, saber que el Horario Valle existe para observar a los humanos. 

Horario Valle

Esperando cualquier excusa para responder a los imponderables familiares que traía consigo, cabe señalar el silencio elocuente de los libros al ser parte de un viaje sin retorno, eso era cuando comía con augusta fruición, a partir del primer día obtuvo un pasaporte a la intimidad sugestiva de lo que sus valiosas tonterías convocaban: la ordinariez de lo extraordinario del horario en cuestión. 

Horario Valle



Las descripciones señaladas, con suma delicadeza y ferviente cinismo, concerniente a la casa matriz del trabajo acompañaron a lo largo de toda su vida biográfica al Horario Valle. Por lo menos, hubo rituales fundadores en forma de Panaderías recién iniciando actividades tributarias, Centro de Llamados, Restoranes de marca mesocrática y gourmet incipiente,  negocios de entretenimientos bohemios y rarezas pélvicas, a la Caja Vecina Banco Estado, lugares de comida lenta en los alrededores de las playas de los Vilos, caletas de pescadores indiferentes tanto a Pinochet como a Allende, artesanías contundentes como cosmopolitas en objetos milenarios de 3 letras y bastante colesterol, Pub de vastas intrigas monetarias pero necesarias, Terminales de Buses sin infraestructura acorde a la obra modernizadora de la dictadura, de Hostales entroncados al bolsillo privativo de los veraneantes de paso, de perros callejeros sin ambición por querer cuestionar el significado de la moral en esa Feria del Libro y también de lugares sagrados para promover las 4 comidas al día.  

Horario Valle



Después del crepúsculo de la tarde todos somos empiristas. Había que descubrir su encanto conmovedor, y seguían los ciudadanos consumiendo con énfasis, pero pronto acabarían tomando de la mano a sus respectivos hijos, para seguir en la senda inacabada del capitalismo y los acontecimientos extraños de la cafetería situada al frente del stand de libros. 

Horario Valle




Alternaba un exultante optimismo con divagaciones contundentes, de repente aspiraba a dar un giro radical a su vida, pero producto de sus encadenamientos valóricos, siendo lo económico un par de empanadas orgánicas, era medio necesario plantear con otras preguntas para buscar algún postre, su vida es un resumen de negociaciones holísticas en “off”. 

viernes, 6 de septiembre de 2013

Horario Valle



Resultó una interesante creencia sobre la gula en verano, un progresivo jubileo hacia los próximos días, también otros jóvenes establecieron dinámicas históricas a partir de almuerzos más evidentes, desde el primer día fue a comer a las “picadas” que le sugirió su amigo Gonzalo,  y no sé por qué el mejor invento de la vida ha sido la muerte, cuando divagó luego de una hora de almuerzo. Además, es increíble cómo la razón no puede solucionar los lenguajes sinuosos de los cubiertos. 

Horario Valle




De la misma manera, es un intrigante al mismo tiempo ciudadano con cierta inclinación negociar a prueba de todo junto a un horario, de modo que, aún cuando tiene dudas generacionales relativas al sufrimiento, sugiere que al quinto día de trabajo alguien debe agregar merluza austral al menú.  

Horario Valle




Dicen que se llama Jaime, desde el lecho materno que funciona así, luego se legitimó a través del Registro Civil e Identificación, por algo será, se respetaron sus principales nombres y apellidos, a saber, coincidió con otros millones de ciudadanos que nacieron para buscar su fecha de vencimiento. 

Horario Valle



Porque somos comentarios breves con énfasis, en cambio, no solo de cambios vive el hombre, hubo ciertas onces junto a cenas que también involucraron mariscales y líquidos muy contemporáneos, nadie quiso decirlo antes de febrero, al parecer había cierta incomodidad de los estómagos, sin embargo, pronto se solucionó, ya que Jaime generó eventos de alta hilaridad veraniega.

Horario Valle




Enterarse para ser mayor, con ello, lo establecido por la naturaleza tiene sus sutilezas sublimes y épicas incombustibles, después. No obstante, haber vivido en esas ciudades persistió como una ilusión aduladora. Luego, fue muy importante para mí, iniciamos dedicaciones al caos, para comprender la importancia de llamarse Horario Valle. 

Horario Valle




Los abismos personales vinculados a las señales y signos a partir de diversas experiencias de valor indecible, describir y escudriñar los confines familiares entre adultos que mayoritariamente votaron por el No, y todo ello asumiendo algo importante, que el Océano Pacifico sigue hablando para cumplir pronto la mayoría de edad. Alguien, creo, le respondió esto a Ovalle.

Horario Valle



Ahora, el inicio de algo mejor, respecto a la cual hemos asumido errores de importancia capital, de un momento a otro ocurrió eso, a lo que Jaime observó para creer en la vida, en ese entonces, Gonzalo y Jaime ya han almorzado durante los primeros días de la semana.

Horario Valle



Al fragor de acontecimientos fundadores hecho carne para creer un horizonte de sentido, entre demócratas hay incertidumbres adictivas, intentando concluir que el sufrimiento es un regalo inescrutable a partir del escenario electoral que dio origen al homo sapiens, sin embargo supimos inmediatamente que generar vínculos con nosotros mismos, hace 2 horas terminó de almorzar mariscal con limones, sería una buena excusa para perseverar en el lucro.  

Horario Valle




Una creación destructiva sugiere la empresa estatal, sin olvidar al mes de febrero que ofreció viajes en la medida de lo posible, para justificar sucesos históricos plagados de subjetividades arbitrarias y de ventosidades repentinas.

miércoles, 4 de septiembre de 2013

Horario Valle




Esa experiencia ciudadana de comprar libros producía negociaciones forzadas con la realidad veraniega diluida en comentarios breves y sugería a sus protagonistas vivir intensamente a través de sus conversaciones sin ambición alguna y, ante todo, creerse el cuento sobre cómo el protagonista principal compartió una amistad repentina con el Metro. 

Horario Valle




Con esa astucia por singularizar la historia de Chile, con sus creencias cuestionadas y admirables negociaciones con la divinidad mutilada de las gestas ciudadanas, para nosotros, el dinero obtenido en la avenida principal de Los Vilos alternaba con la lógica ideológica de un día feriado. 

Horario Valle



Y volviendo a lo nuestro. Para entonces, muchos espectáculos cósmicos aletargaron al joven adulto, y nada más hubo al respecto, porque evocar el primer día de trabajo significó jamás tomarse demasiado en serio. Por lo menos, eso entendí a medida que la vida humana iba reduciéndose a recuerdos persistentes pero lúdicos, pero al mismo tiempo que pasaban los efectos del lucro y la comida, no es nada personal. 

Horario Valle



La fe como la expresión simbólica de un capitalismo de variantes hogareñas, en ocasiones, era una encerrona porque Jaime debía obtener ventas de $100.000 diarios para lograr en el lucro con énfasis, sin embargo todos los días aparecían personas como la pequeña narrativa de alguna calle olvidad por la democracia.

martes, 3 de septiembre de 2013

Horario Valle



Insistiré en el afán embelesador de trabajar unas 10 horas al servicio de Adam Smith, Keynes, Friedman, Cepal y de la Cuenta RUT, ante todo, te seduce y angustia al mismo tiempo cómo percibir el valor monetario de los libros, incluso cada uno de sus compradores reflejaban hábitos indecibles  de ambición sagrada, lo que puedo decir es que no existió algún resfrió que marcara sus ventas vespertinas.

Horario Valle



Bueno, de lo único seguro es que los almuerzos condimentan sutilezas humanas, cuando las escépticas apariciones del pasado vaticinaron algo más, la vida en la playa llegó para quedarse en nuestro stand de libros.


Su historia fue majadera con respecto a las lecturas extraídas del negocio en ciernes, a fin de cuentas, hemos dado palos de ciego sobre el fenómeno de la vida humana, tanto en Ovalle como Los Vilos, solo a él se le ocurrió acentuar valiosas tonterías siendo indistinto al horario creado por ¡Metro te ayuda!

Horario Valle



A la vista tuvo que discutir con sus propios demonios internos, no hay sistema inmunológico que tolere tanto lucro, contra la pesada carga de la moral pública que surgía a cualquier hora del día, nadie recordó la hora del Plebiscito de 1988 cuando almorzaban para vivir, solo los recuerdos de un viaje olvidado verbalizó otros monosílabos de Horario Valle.

Horario Valle




Si bien suele no darse cuenta de las promesas o juramentos que señala la vida en la biosfera, ésta lo dice en escasas palabras, y también recorrió una historia veraniega, que tuvo un valor en sí mismo para los ciudadanos del Chile Post-dictadura, dejar que el cambio fluyera para cumplir con el mandato de inventar ignorancias y errores milenarios, ante todo, quiere que giren en un mismo lugar, descubriendo a Los Vilos significa que el lucro degustó mariscos y crustáceos a la hora señalada. 

Horario Valle



De la misma manera, su estado de reflexión respecto a su dulce complejidad de saberse activo espectador de respuestas intimas, seguía ganando dinero al pasar las horas lo cual convenció, a sus recuerdos callejeros, que el capitalismo tendrá siempre empleo, con sus cotizaciones previsionales y garantías explícitamente establecidas, acá en la Tierra. 

Horario Valle




Su nombre era Jaime, por si a alguien le interesa, sigue siendo vecino de la Vía Láctea para efectos de lograr un orden y didáctica justificando así ¡una educación de calidad, gratuita, secular y democrática! sin lugar a dudas, estar sumidos en el Horario Valle configura un campo minado de absurdos  e imposibles callejeros. No hay que mirar en menos las exclamaciones nacidas de una raza entroncada al lecho materno. 

Horario Valle



Agonizamos cuando vivimos en permanente consolación contra lo actual, por ejemplo, democracia es una crónica bien narrada pero concluye dudando, volviendo a párrafos anteriores, pero reía cuando vendía muchos libros. Creo, qué duda cabe, que todavía existía la democracia en nuestro vanguardista país, no obstante lo cual, hay algo debo decir, ésta muere por sus propias taras congénitas.