sábado, 30 de junio de 2012

Un día, un Jacuzzi

La aventura nos espera!








Los propósitos planetarios, quiere decir la inmensa expectación familiar de que algo acaba, no se podía detener el tiempo, la sanguinaria ilusión de Occidente, cuyo énfasis humano habría que mencionar, reveló una interesante confianza con los momentos entregados por esos jóvenes universitarios. No existirá mejor momento del día para poder intuirlo.

Intuiciones que descubren la patética situación veraniega, que siempre estamos solos, a pesar que buscamos grandes expectativas respecto a este experimento llamado vida, de algo servirá, eso espero, despedirse a través de un beso que pronuncie consuelos rurales, no es aplicable hacia la boca. Hubo besos que condimentaron al ciclo sin fin de la vida.

Debería enloquecer, puesto que no pude enumerar los besos dados a conocer por este segundo día, un claroscuro de impresiones fuertes y observaciones subterráneas, pero no valdría la pena asumirlo, si no recuerdo aquello de lo cual incentivó mis ansias de narración mutilada, que alguna de esas bocas haya pronunciado el silencio.

Si estamos confrontados ante la dimensión pública de esos días veraniegos, por de pronto esos besos quedaran como el comienzo de algo nuevo, uno de los cuales ha sido objeto de atracción narrativa por parte de alguien, de todas formas, habría que señalar lo indispensable que entraña observar un beso en el más acá desarrollado por Lampa.

Besar para vivir. Con la complicidad biológica del lenguaje corporal que sugiere estrategias sin nombres propios. Ayuda saberse destinatario de un ritual impredecible.

Y pensar que nada es para siempre. Siendo la verdad mutilada del contrato social expresado por los hablantes ciudadano una empresa de significado compartido, con burdas sutilezas identitarias y obsecuentes victimizaciones disposicionales, recorrer el néctar vivencial de lo acontecido, entre jóvenes no muy habilitados, es un consuelo asimilar la permanencia revolucionaria del cambio.

A medida que transcurrían miradas, gestos forzadas de algunos jóvenes, conductas extrañas estando acá en el planeta tierra, diversos estilos de vida, hábitos ritualizados por nuestros prejuicios de horario valle, valoraciones morales con brindis repentinos, ciertos temores fundados que se dejaban traslucir en sus bolsos o mochilas, agendas personales para distintas formas de violencia institucionalizada y peleas acalladas al mirar sus dispositivos móviles, se acababa este viaje hacia ciertos demonios internos.

Ante la experiencia excéntrica de vivir adictivamente la realidad, todavía busco una forma veraniega de cómo convencerme que todo lo observado no es una ilusión persistente, también atribuirle un valor de verdad a lo vivido durante estos 2 días en Lampa, solo queda escribir para crear un antídoto contra el holocausto del tiempo cronológico.

Teniendo al tiempo cronológico a nuestro favor, en principio, habría que no tomarse demasiado en serio, de alguna manera, no verse encadenado al querer humano, a su vez, usar la risa como instrumento de seducción, incluso algunos de los protagonistas querían besar negociar con la realidad en off.

La bondad de los minutos veraniegos que aparecieron para este mes de Marzo. Después, segundos que configuraban un paisaje estremecedor. La lenta agonía de las huellas de nacimiento. Ya nacimos para morir, pero.

Nadie se atrevió a manifestar algún reparo respecto a esto. En ocasiones, Javiera disponía amablemente de sus estilo acogedor pero firme, al mismo tiempo, su prima Fedora buscaba ser libre en breves intervalos entre mirándose al espejo y maquillándose con total escolaridad anónima.

Nuestros hombres dibujaron sus subjetividades callejeras, escasos de edad pero exponentes ilustres sobre cualquier cosa que consagrara algo de agua en sus rapadas cabezas y algunos arreglos primaverales en ciertas ubicaciones presentes, se lavaron los dientes durante largos minutos. Debía decir este aspecto mesocrático.

Indicios humanos a buen traer por esas agradables cosas que regala la vida. Ahora hemos sido baluartes de un viaje sin retorno, una trama de relaciones humanas provistas de alegres absurdos conductuales y miedos mencionados a medida que crecíamos en educación pública, por si no lo saben.

Otra cosa extraña que a futuro, en unos minutos más, sucedería y haría de interpretar nuestro arrojo ante el mundo humano. Con olor a fugacidad urbana y humanidad pública, emergió otra historia singular para este segundo día.

Del segundo día al normal funcionamiento de las instituciones humanas, pronto íbamos a tomar un bus interprovincial que nos llevará a la ciudad de los espejismos históricos, tiende a ser bastante predecible en su matriz ideológica.

No pudimos anestesiar el dolor que emergió tras la llegada del fin, en otras palabras, esperar ese bus interprovincial en medio de un camino lleno de dificultades arquitectónicas y de diseño en off, acudió a nosotros, el pavor sagrado de un atardecer sin ambiciones mediáticas, solo observé la indecible cantidad de piedras que acompañaban a nuestras soledades.

Es de esperar que cada paso que se dio a medida que llegamos al supuesto paradero sirva como lección de vida. Como una verdadera y épica amistad entre jóvenes ciudadanos dispuestos a construir espacio público, una singular manera de individualizar lo hecho en ese entonces, este paradero no decía nada.

Tras la aparición radical de un paradero, a saber, construido a imagen y semejanza de un dios mutilado, en las inmediaciones de la parcela de Javiera que sugería ante todo agradecimiento y ternura respecto a la tensa calma en tanto a la espera que generaba nuestro bus interprovincial. 


Un día, un Jacuzzi

La aventura nos espera!








Riéndonos del fuerte despertar confuso, en esta ocasión, al tener pocas horas para trascender las barreras generacionales, ideológicas, éticas, estéticas y pluricelulares que estos 2 días en la vida, donaron e ironizaron, solo bastó entender la dimensión instrumental del jacuzzi. Éste, anónimo joven adulto no se enfermó, pudo vislumbrar la dogmatica capacidad de confusión y perplejidad de los humanos al usar toallas ajenas.

De múltiples colores a recuerdos humanos. Por lo que, supe después, según mis informantes en alguna parte gregaria perteneciente a la realidad en off, la vida misma engendró innumerables milagros inesperados, es hermoso darse cuenta que jamás espero recompensa al respecto.

El aroma familiar de unos jóvenes adultos, alternando baños tardíos y degustaciones ideológicas respecto a mirar a alguien mientras existió el café de grano, sirvió con suma urgencia para otros propósitos planetarios

Un día, un jacuzzi

La aventura nos espera!





Cuando debes finalizar el suave resplandor de ciertos novios que algo que han sugerido, o sea, establecer una interesante sucesión de hechos humanos, que fueron determinados por nuestro insaciable personaje de espectáculos narrativos, el segundo día. Esta de más decir que no hizo frio.

Con progresiva sabiduría, las hojas de otoño no caían, al tenor carismático de lo acontecido tras silencios elocuentes provenientes del ciclo sin fin, la apuesta humana por crear otra manera de gobernar al jacuzzi, sin tierras firmes y sin límites éticos, impuso a las horas señaladas la actualización constante del segundo día.

Desde el segundo día al término del mismo alguien envejeció. Ahora, eso quiso decirlo, para comprender las complejidades y sutilezas de una convivencia humana, entre ellos y ellas, hubo fragancias universitarias deliberadamente hogareñas, Lampa iba a mantener su estado de adicción veraniega.

Así es como esperamos tener una visión sistémica sobre este Marzo 2, qué duda cabe, la historia personal de los jóvenes universitarios siguió un camino aleccioandor, la biología de la vida aparecía sin cesar. 

Un día, un Jacuzzi

La aventura nos espera!






Una feliz historia de incomprensiones humanas consume todo mi actuar valórico, a fin de cuentas, la preocupación y ocupación de esa hora tenía una razón de ser, estuve dando palos de ciega aquél día, pero asumí ese riesgo.

Solo una persona captó esa actitud hacia lo confuso, caótico, enigmático a medida que se sucedían uno a uno los momentos por los cuales aspiraban a preservar una cierta identidad veraniega, reí y lloré por esa captación visual, de la única manera que se puede tolerar tanta realidad.

Progresivamente el fenómeno humano afectaba a los demás, en otras palabras, a esos jóvenes universitarios que coexistieron durante estos 2 días, de vez en cuando, recordar la pasajera ilusión de vivencias intimas en el jacuzzi, ayudó a describir cierto estado de cosas que aconteció en el más acá.

La vida y muerte juegan indudablemente a ser novios, buscan sin recompensas, en cambio, las situaciones concretas de pasión estival, la misma Lampa observó, los susurros de este segundo día nos otorgaron un gran legado.


Un día, un Jacuzzi

La aventura nos espera!




La democracia representativa sigue su curso histórico. Además, ejercer total hegemonía respecto a lo que somos en relación a los estilos de vidas, ventosidades consensuadas, absurdos graduados por nuestros dispositivos móviles y hábitos estandarizados que cierta moral impone, de manera tal, que vivir perdidos en democracia, es una forma glamorosa de existir sumidos en la dictadura de lo políticamente “correcto”.

Resulta complicado dar una proporción determinada entre las palabras y acciones, entre hombres que buscan la trascendencia inmediata, con tal de seducir a sus engaños picunches,  de repente ayudará salir a pasear con amigos para dar un intento de visión integral relativo a la maestra democracia.

A continuación, no hay suficiente claridad para señalar la hora en cuestión, en virtud de la cual esos jóvenes ciudadanos pensaran en algo determinado sobre la democracia, la vejez hizo de las suyas familiares, y ellos tienden a considerar que la política como tal es un espacio público de negociaciones con la realidad humana. Nadie le aviso, pero apareció.

Un día, un Jacuzzi


La aventura nos espera!





Siendo majadero cuando se trata de acabar con las inercias institucionales del segundo día, de todas formas, sigue perteneciendo al mundo tribal de Lampa, más aun, a la ínfima convención humana de la educación formal, hambrientos y alocados, nuestro gran déficit vivencial, a veces, no era necesario llorar en on.

Podemos hablar solo de lo que sabemos, no obstante, queda en entredicho eso cuando alardeamos de lo que supuestamente sabemos, en estricto rigor, siendo animales temporales y pulsionales, cuando esperamos que los instantes fluyan como los prejuicios en un desayuno estando en democracia.



viernes, 29 de junio de 2012

Un día, un Jacuzzi

La aventura nos espera !





No basta con decir que cualquier trozo de pan posee el don insaciable de la ubicuidad callejera, sino que también apreciar el valor inconmensurable de la rareza veraniega, bueno, si debemos decir las cosas por su nombre, cuando aludimos a Marzo 2 encontramos interesantes entrevistas con la existencia humana en off.

Dispuestos a buscarnos en las profundidades planetarias de la subjetividad humana, uno de aquellos momentos fue cuando pudimos tomar un café de grano junto a la vida humana, haciendo uso de una cuchara y sin alardes academicistas respecto a lo que se conversaba, surgió una antropología de lo cotidiano, de súbito participó tanto el endulzante como el azúcar.

Desde allí, una mezcla de apariciones genéticas con enigmas vivenciales, de eso se trata la vida humana, independiente de si hubo o no cambio de mando, a medida que, la historia personal del segundo día finalizaba, cada uno de los nombres que coincidía con los cuerpos humanos en el jacuzzi, procuraban el momento más oscuro, para darse el más dulce de sus demonios internos, llorar sin hacer profundos comentarios. 

Un día, un Jacuzzi

La aventura nos espera!





Unas voces con sabor a Lampa, mucho campo que seduce a reducidos pecados capitales y bastante creatividad rural para estar solos pero buscando, que simboliza la pequeña oración que debemos asumir como tal ¡nada es para siempre!

Así, pues, la vida humana alterna lo pintoresco mientras generamos sinapsis observando, con suprema adicción lo que impone este según día, con la dimensión ambigua de las miradas universitarias situadas en las postrimerías del tiempo cronológico. Pero seguíamos respirando sabiendo que nada es para siempre, está en forma de exclamación su voz interior.

Innumerables voces humanas dispusieron de la más variopinta escuela de formación planetaria, dialogar sin exclusiones viscerales, tras experiencias de ensayo y error implementadas por diversos objetos de valor mundano: mochilas, bolsos, trajes de baño, sofás-cama sin posibilidades para perpetuar la especie humana, toallas ajenas, cepillos de dientes, monedas algo sucias, lentes de contactos incoloros y maquillajes femeninos sin avisos previos.

No conformarse con estos sucesos humanos, fue la consecuencia a partir del uso instrumental que hicimos de nuestros amigos mundanos, con la pasión desbordante de lo desconocido y la entrega auspiciosa del ciclo sin fin, la historia anónima de Marzo 2 aconteció como si fuera algo inexplicable pero acogedor para el universo, todavía el precio del pan bordea los 1000 pesos. 






jueves, 28 de junio de 2012

Un día, un jacuzzi

La  aventura nos espera!



Con sumo ahínco, ese horario amplió el espectro de impresiones humanas y de creaciones anónimas por parte de alguien y no de algo, según lo mostrado por este segundo día, el éxtasis silencioso de la realidad en on, involucró al misterio del amor sin términos tercermundistas y nuevas formas de inmortalidad humana sobre las condiciones de posibilidad de vivir encapsulados en el ciclo sin fin, opté por hacer algo nuevo.

Para hacer algo nuevo hay que estar dedicado al caos. Necesitas fuerza, valor y paciencia, e intimidar al destino solo por algunos segundos, debido a la siniestra pureza que se siente al realizarlo, si persistes en más segundos, esto, es una imprudencia.

Son las novedades que alimentan la sed insaciable por enamorarse, sin buscar recompensa alguna, de la vida misma y sus trayectos epistolares, en una de esas, vuelvo a recordar otras singularidades humanas respecto al segundo día.

Desde la tribuna del desconocido, siempre lo somos de acuerdo al espectáculo conmovedor de los segundos transcurridos, en conformidad a los rituales de Occidente, los reflejos viajeros de nuestras palabras ensalzan la calidad académica que vierten nuestros pesares hogareños al unísono de las voces que nunca volver a aparecer. 

Un día, un Jacuzzi

La aventura nos espera!




Intentamos extraer la medula a la evolución silenciosa de este segundo día, por si no lo saben coincidió con ser día Viernes, que contenía nombres propios y demonios internos, ante lo cual la biología de la vida afianzó su carácter alucinatorio, cuyos espacios públicos estaban situados en ese jacuzzi con perfume de sensatez anónima, las toallas vistas como locuras estandarizadas.

Ahora hemos extrañado la ausencia de lo transcurrido. Respecto a todo aquello que pasó entre Marzo 1 a Marzo 2, es casi imperceptible la intensidad como cada personaje ejerce su poderosa fuerza enigmática, nunca se despidieron, solo buscan experiencias limites.

No hay ritual que pueda comprender la complejidad gradual en ir de un día a otro, con tal que podamos generar una narrativa, parece que continuamos con la esperanza de usar ropa tendiente a emancipar ciertos demonios internos, y eso es interesante desde el punto de vista estético.

Se había olvidado la dimensión estética de estos 2 días celebrados como tales, puesto que las vidas personales de nuestros jóvenes universitarios invadían sin interrupciones a la advenediza Lampa, de modo tal, que el ciclo sin fin producía maravillosas inventivas espirituales, lo entendí después.

Después de la escasa humedad relativa que existió en ambos días, la gradualidad de los procesos vitales que la naturaleza obsequió, en otra ocasión hablare de su propósito fundacional, hizo de las mujeres, por ejemplo, un entramado de respuestas sin preguntas, esto, a más de algún hombre, le pareció demasiado cósmico para manifestarse en horario valle

Un día, un Jacuzzi

La aventura nos espera!






No recuerdo que alguien haya comentado sobre la experiencia del frio durante estos 2 días, a pesar que aparecían y desaparecían momentos, la corrosiva efusión de un sueño diletante.

Volveremos a seguir el programa político del ciclo sin fin, a saber, que la vida continua y, a la vez, no pude enumerar la cantidad de bostezos provenientes de las bocas ciudadanas de esos jóvenes expectantes.

Así también nacimientos y muertes, al parecer vinculadas con Lampa, ya que la vida continua, entonces podríamos señalar que el ciclo sin fin recorría intensamente los abismos inconclusos de la educación formal, una palabra a la moda, y muy proclive a miserias estandarizadas.

Eso era predecible a medida que pasaba el tiempo cronológico, en ese entonces, con la observación adictiva de Marzo 2, de esta manera, nacían valiosas tonterías instauradas por el ciclo sin fin, solo había que empezar algo nuevo. Algo que reflejará cierto estado de cosas que aun no se decía.

No se decía pero tenía crédito de fondo solidario, en todo caso, nada se puede crear a partir de las categorías conceptuales establecidas por empresas de significado compartido, es decir, vivir gregariamente en silenciosa crisis, así empieza algo nuevo.

Desde la sugerente novedad que implica percibir la evidente soledad de alguien que nace a experiencias culmines alrededor de algunos días que se prestaron para esa ocasión. Sirvió, qué duda cabe, para imponer sujeciones veraniegas y milagros inesperados, y extraer demenciales recuerdos escurridizos.

miércoles, 27 de junio de 2012

Un día, un Jacuzzi

La aventura nos espera!







Trabajamos, incluso el segundo día, para explicar que no tenemos nada que hacer más allá de lo que ofrecía nuestro café de grano, con la complicidad de las acciones humanas, así le dicen en algunas calles anónimas de la noche, teniendo al horario valle como una excusa bien dispuesta que narre singulares experiencias individualizadas por nuestras tonterías pluricelulares.

De lo pluricelular a andar usando ropa durante el segundo día en Lampa. Por lo demás, especulando sobre el fenómeno de la vida mientras tanto acaba el protagonista de tanto concebirlo, este día será comentario de tu historia.

Tras la búsqueda impiedosa de una historia, condicionados por una voz susurrante y quejumbrosa, nadie padeció frio estando envejeciendo sin dramas mediáticos. 

Un día, un Jacuzzi

La aventura nos espera!




A medida que pasaban los instantes que configuraban el campo unificado de aquél día, la vida universitaria se diluía en relatos dispersos e historias educativas hechas al fragor de dudas humanas, de todo un poco para alimentar a nuestros demonios internos.  

Son estas 2 palabras que pintan elocuentemente huellas que emergieron sin piedad por los lugares palaciegos de la casa que Javiera facilitó, con una breve digresión a nadie le falta dios, por supuesto que también significó otra cosa, derivar hacia otro afán humano.

Un afán compulsivo por comprender los derroteros de claroscuros rurales, si bien la educación te permite hacer de la estupidez un arma de destrucción masiva, la mención a Lampa resulta halagadora y simbólicamente prudente, porque estuvimos perplejos en ella.  

Ella dura lo que existe un suspiro antes de responder a la pregunta, de todas maneras, repleta los temores fundados hacia lugares desconocidos por la racionalidad instrumental hecha café de grano por Occidente, cuya respuesta busca representar el frenesí cognitivo a medida que somos un claroscuro de móviles conductuales y de épicas historias psíquicas, nadie sabe para quien trabaja.  

martes, 26 de junio de 2012

Un dia, un jacuzzi

La aventura nos espera!







Una apuesta arriesgada, temeraria, narrativa y muy dada a interpretaciones humanas, es así al fragor de instantes veraniegos que dicen mucho de la mediocridad planetaria que entraña la educación formal, no obstante, cuando se vive para sufrir, la racionalidad invita a pasear a las calles de Lampa en off, y eso, es admirable. 

Un día, un Jacuzzi

La aventura nos espera!



A medida que seguían apareciendo y desapareciendo procesos vitales en la naturaleza salvaje de los humanos, cada uno de estos días ofrecían un glamoroso germen de lo sobrenatural, porque las posiciones valóricas y los móviles conductuales que la confundían, hicieron que, estar en ese jacuzzi y alguien más, el ciclo sin fin obtuviera su gran legado: no esperar recompensas, honor, divertimento y gloria, recién ahí los milagros existirían.

Estamos comprendiendo la locura estandarizada de los milagros. Pero esto se hace con humanos, todavía. Así es como los seres humanos adosados a increíbles estrategias costumbristas y a enamoramientos literarios con sus propios demonios internos, ahora bien, la necesidad biológica de estos días en la vida en Lampa, encontró en esos jóvenes universitarios sugerentes discursos enclaustrados en el diván del jacuzzi.

Será que aquél diván contiene innumerables razones desconocidas así como sugestivas constelaciones visuales, de cuando en cuando, hubo estallidos de hilaridad horaria de la misma manera múltiples miedos a verbalizar lo que sentían y percibían ellas y ellos, pero el ciclo sin fin esperaba mayor sofisticación gestual, quería que supieran negociar con la realidad acuciante del sufrimiento.

Hablar de la dimensión desconocida del sufrimiento es hablar de las luces y sombras de la subjetividad humana, no hay lenguaje alguno que pueda decirlo con mayor rigurosidad escolar, también apunta a un aspecto intratado hasta este entonces: hacer del sufrimiento humano en la educación formal la ordinariez de lo extraordinario. 


Un día, un Jacuzzi

La aventura nos espera!



Rendir el examen de grado ante el ciclo sin fin era una experiencia estremecedora para Jaime, ya que este joven siempre asumió que ir al abismo mismo de la experiencia humana en relación a lo académico, ahora amaba ilógicamente a la educación pública, sin embargo acepto que tenía una opción única respecto a romper las ataduras patriarcales de tantos años de sufrimientos como de salidas a la calle sin sacar de paseos a sus instintos.

De la racionalidad instrumental a la fabricación visceral de genuinas tonterías, la vida de los demás permitió a cabalidad buscar incesantemente un sentido a este segundo día, procuramos el momento más confuso, para hablar y actuar, pero ocasionalmente el libre albedrio quedaba desempleado. Queda poco para irnos.
Volver a entender la lógica del mundo humano a través de simples consideraciones anónimas, a saber, de lo construido en este segundo día, involucrando a ciertos jóvenes de adultez primitiva y de consistentes pecados capitales, al fragor de errantes paisajes cuyo reflejo de realidad fue haber finalizado el ciclo sin fin, alguien dijo que ya era tarde y había que irse.

Entonces, luego de 18 horas veraniegas, la vida misma quería descansar, por lo menos, tomarse un café de grano junto a la soledad, de algún modo, hacer un brindis por la magna conmemoración de organismos pluricelulares y sucesos indecibles, al aparecer le funcionó. 


lunes, 25 de junio de 2012

Un día, un Jacuzzi

La aventura nos espera!





Este abandono que entraña un resfriado. El resfriado y un segundo día. Aparecieron como genuinos exponentes de la miseria humana, con sutilezas bibliográficas y observaciones adictivas, incluso pueden llegar a ser amigos, una palabra que perpetra lealtades que conmueven a nuestra vecina Vía Láctea.

La sencillez horaria de ese segundo día separó los destinos, por un lado, de algunos, en cambio, por otro lado, unió destinos que aparentemente eran contradictorios.

Nadie pudo captarlo a medida que pasaban los segundos, por ejemplo, Fedora y Karina hacían uso de la vanidad femenina a través de la realidad cómplice de los espejos de los baños, vivian dentro de ellas mismas las ansias de emancipación sin nombres propios, en otro lugar del planeta tierra, Carlos revisaba sin miedos impuestos su mochila, ni reía ni miraba con fruición vivencial, en cambio, Jaime caminaba por los alrededores de la piscina que está situada algún lugar de la casa, miró que pronto hacia el cielo escasamente nublado, la aventura le espera, atendió que aunque estuviera solo, hay una fragancia a rendición de examen de grado. 


Un dia, un Jacuzzi

La aventura nos espera!






Imposiciones humanas, eso creo, aparentan aquellos buenos modales en estos tiempos cronológicos que se inclinan a dejar perplejos a la moral nacida de Lampa. De lo desconocido a la mundana sensatez de jamás tomarnos demasiado en serio, una interesante estrategia considerada por alguien, ya se había acabado el café y las tonterías surgidas del drama humano.

Olvidé la cantidad de tonterías expresadas y mencionadas al paso inquisidor de miradas que acontecían, ni Mundos opuestos ni ciertos programas de ficciones valóricas podían develar y revelar el carácter familiar de esos buenos modales surgidos tras algunos cafés ante ese segundo día, después había que seguir a los demás instantes.

 El resto de los días acaban de comenzar. Lo que comienza sin interrupciones es la agonía de nuestras lecciones biológicas, no es necesario que hayan miles de miles de personas ciudadanas en las calles para saber que el cambio es lo único que permanece, también es así para este según día.

Poco a poco se ha ido consolidando como el modelo a seguir por los silencios rurales de aquel personaje de impresiones fuertes, un jacuzzi y su habitual observación minimalista, en virtud de la cual existieron diversas sujeciones éticas así como delirantes cinismos idílicos, con esto, el fenómeno de la vida adquiría un haz de maravillosa espiritualidad cotidiana.

Es realmente conmovedor como a partir de un día haces una secuela de situaciones humanas incontrarrestables con el torrente de apariciones cósmicas, sin que te des cuenta de aquello, a lo más, intuyes sutilmente la participación azarosa de ciertos jóvenes universitarios inmersos en las cadenas carcelarias de la subjetividad, acá, les ayudo que más de alguno estuvo resfriado. 

domingo, 24 de junio de 2012

Un día, un Jacuzzi

La aventura nos espera!







Con risas humanas sin imprevistos domésticos, también tonterías graduales de Jaime al repetirse una taza con café, algunos abrazos con ambiciones distintas por sus protagonistas que existían como arrojo ante este mundo en off, fríos escasos en las inmediaciones de Lampa y la febril constancia que jamás volveremos a morir como el día anterior, recordaba lo que somos ¡que temeraria actitud enamorarse de la realidad del sufrimiento humano optando por los buenos modales antes que la moral en on que ofrecía aquel país!

Un día, un Jacuzzi

La aventura nos espera!





Al parecer, según lo observado estas 15 horas de relaciones humanas estandarizadas por el suave quejido de individualismos gregarios y angustias inenarrables, este día Viernes que coincidió con Marzo 2, otorgó cruciales aspectos al sufrimiento humano, poner en cuestión los supuestos educativos de la naturaleza o esencia humana, por ahora, lo único que pude captar, es que las mascotas de Javiera, Samantha y Martin, ignoraban esas ficciones en on.

No hay mejor antídoto para confrontar al sufrimiento humano, que mirar una estrella engarzada en los cielos omnipresentes de nuestra pública Vía Láctea, por lo menos, forman al artista que subyace ante lo que el ciclo sin fin ofrece. Que hermosa sujeción a las cadenas del querer humano.

Entonces, a las cadenas del querer humano agregamos sutiles pero adictivas observaciones, sacar a pasear a nuestros demonios internos favorece crear todo aquello de lo cual un té en las afueras del living-comedor de la casa habitada, y persuade a este segúndo día a jamás tomarse demasiado en serio. 

Un día, un Jacuzzi

La aventura nos espera!







A continuación murió otro ciudadano más. Pero existiendo la ilusión de tener algo respecto a lo cual permita respirar el suspiro familiar de la libertad, debemos ser hambrientos y alocados, no amen el conformismo. Seria muy poco estético asumirlo como tal.

Nosotros intentamos ser ciudadanos de las calles de Lampa. Suele ser herméticas, progresistas y mucho perfume de mujer. Sin el glamour de ir a votar. No es necesario aludir a la especificidad pluricelular  en cuanto a la dimensión gregaria de esos personajes admirados. La admiración es una agradable palabra. Esclava de las cadenas de la subjetividad humana, eso dicen en las calles del universo.

Un mundo difícil, el existente hasta este entonces, pero duró 2 días, desde la esfera de lo público, afianza el carácter alucinatorio de haber estado en Lampa, el énfasis vivencial reside en describir y valorar el valor de los valores personales que esos jóvenes universitarios albergaban, hasta sus trajes de baños decían cosas extrañas, por si alguien no lo sabe.

Un día, un Jacuzzi

La aventura nos espera!





Sin interrupciones éticas, dese el comienzo que llegamos a la casa de Javiera, cada uno de los protagonistas, emanciparon a los distintos personajes de impresiones fuertes, bolsos y mochilas que generaban cierta inclinación a la tensa calma, existió una constante asunción de valiosas tonterías y transgresoras sucesiones urbanas, desde dentro y afuera del jacuzzi, adaptarse a lo que la incertidumbre rural nos obsequió.

Un día, un Jacuzzi

La aventura nos espera!






Cuando comunicamos algo la vida misma empieza nuevamente el ciclo sin fin. De un instante a otro, la vida de los otros, en este caso, que alude a la dimensión humana, asume un papel político por excelencia, sufrimos ante el devenir soberano que presenta el observar sin objetivos estandarizados, en ocasiones, tomar y servirse una taza con té promueve la comunicación en off.

De la misma manera, engañados y perdidos en cualquier lugar, en la perspectiva cotidiana de aquella parcela facilitada por Javiera, no hubo en ambos días un feriado que permitiera cambiar la mirada, no obstante la mención al termino feriado, espero que pronto exista sin hacer mayores comentarios, por esto mismo, la expresión humana de actuar como si fuéramos a vivir sumidos en el nativo aburrimiento entraña una manera de acceder a aquello que hace tolerable la realidad, ser adicto a este experimento llamado vida.

Es importante recordar la participación activa del ciclo sin fin que fragiliza los mundos ordinarios de este según día en virtud de la cual nacen y mueren personas, o ciudadanos o consumidores, así suele decirse en mi país a los humanos que intentar hacer uso del libre albedrio.

Alguien deberá pagar el precio de lo que genera el cambio desde comienzo de un según día, que siendo pasajero e incluso ilusorio provoca milagros inesperados, observar y captar el silencio conmovedor de los prejuicios que conviven con nosotros, por eso digo que tomarse un té para 4 institucionaliza la ilusoria hegemonía de la razón sobre la visceralidad indecible de nuestros demonios internos


Un día, un Jacuzzi

La aventura nos espera!





Ante esta expresión de sumisión creadora a través del según día, otros le dirán Marzo 2, el fenómeno humano irrumpe sin arrojos temerarios a dialogar con nuestro inefable personaje, aparece el lenguaje humano. Y se podrá narrar lo ocurrido.

Lo ocurrido como espacio de reflexión veraniega, de buenas a primeras, vislumbrar el torrente de derroteros de luces y sombras concerniente al ámbito narrativo de este según día, mezcla silencios adecuados al segundo transcurrido y risas que pronto desaparecerán, todavía somos algo.

Un día, un jacuzzi

La aventura nos espera!






Alguien tendrá que pagar las consecuencias, en otras palabras, comprender la sujeción planetaria respecto a ser hijos biológicos de la educación publica con la puesta en marcha de totalitarismos éticos, acudió a nosotros el influjo conmovedor de una pizarra de acrílico, todavía no se si experimentar aquél estado de fragilidad emocional, porque buscar los móviles que determinan nuestra conducta en Lampa, con las ambigüedades y arcaísmos del caso, suscita una valiosa muestra de agradecimiento hacia el cosmos.

Muchas de las consecuencias que hemos mencionado, no tienen vinculo alguno con los hechos ocurridos durante esos 2 días en Lampa, sin embargo la dimensión confusa de la sensibilidad humana, esto es, cómo se sufre estando en agonizando en clave política, patenta un cierto estado de cosas digno de ser narrado. 

sábado, 23 de junio de 2012

Un día, un Jacuzzi

La aventura nos espera!





Un cualitativo avance hacia otros mundos paralelos, racionalizar a partir de la visceralidad narrativa de esos jóvenes universitarios, no diré sus nombres, intentar comprender la extraña manera de crear sentido. Entonces, ser hijos biológicos de la educación pública, implica penetrar la dimensión espacio-temporal de este segundo día.

Poco le queda a este día, algunos aun lo tratan como Marzo 2, en fin espero finalizar pronto con esta teatral narración estival.

Alguien tendrá que pagar las consecuencias, todavía no se si experimentar aquél estado de fragilidad emocional, porque buscar los móviles que determinan nuestra conducta en Lampa, con las ambigüedades y arcaísmos del caso, suscita una valiosa muestra de agradecimiento hacia el cosmos.





Un día, un Jacuzzi





La aventura nos espera!




Lejos de la biología de la vida, por ahora, para entender los artificios humanos que hemos construido, siempre y cuando tenga vinculo con nuestro personaje conmovedor, el sufrimiento, de alguna manera, modificó lo que había aprendido sobre mis demonios internos. Ahora que no los olvido a pesar de la edad.

Entre personas universitarias, incertidumbres profanas que entrañan éticas callejeras, solo menciono este adjetivo para calificar cierta inclinación al leer de “corrido”, el ciclo sin fin nos hizo derivar hacia muertes supuestas que jamás pudieron manifestarse con total lucidez cínica.

Creo de la misma manera que asumo mi agonía cronológica, es una admirable aceptación cotidiana, instauro una trama histórica, decir cosas extrañas durante este según día, una desconocida habilidad urbana. De lo desconocido que sugirió estar perplejos en un té para 4 a nostálgicos hábitos familiares para cada uno de sus participantes.

Cuando somos seres temporales, inestables y temerosos ante la experiencia límite del sufrimiento, las expectativas veraniegas se caracterizaron por tomarse en su justa medida, sin alardes urbanos. Insisto en este suceso humano, tomar té ayuda a complementar nuestra pesada carga de soledad universitaria.

Íbamos a jugar a ser ilustres comediantes de un drama sin causas señaladas, a fin de cuentas, de eso se trató nuestro paseo a los confines de una comuna que observaba, donde pasaron muchas cosas pertenecientes al ámbito de las relaciones mundanas y visuales, se apeló a nuestra cercanía con la educación pública. 

jueves, 21 de junio de 2012

Un día, un Jacuzzi

La aventura nos espera!





Compartiendo entrañables vanguardias otoñales, aparecer como si fuera verano pero con la diferencia esencial que no habrá cambio de mando, sin siquiera darse el tiempo cronológico de confrontar lo sufrido tras una aventura hacia esas raras migajas empíricas, las palabras que se usaron durante el anonimato de té para cuatro.

Más adelante la vida misma se canalizó posteriormente a ese histórico té, aludiendo a lo que fueron esos 2 días en Lampa, irrumpirá como un suspiro a medianoche, desde luego, en un día relativamente normal en estas conversaciones humanas que no han aprendido a servirse de la inocencia salvaje que proyecta un niño ante la aurora enternecedora del aquí y el ahora.





miércoles, 20 de junio de 2012

Un día, un jacuzzi

La aventura nos espera!







Para verbalizarlo habrá que ser un hombre de honor. Así se logra tolerar al según día, bueno, si esto es así, la vida continua sin mayores dramas familiares.

Ahora que hemos caminado junto al ciclo sin fin, sin constatar lo que somos al envejecer, unos consensos, indudables consensos respecto a lo anterior, a esa alusión como especiales animales de un ritual institucionalizado, nadie podrá decir que la genética carece de verdades mutiladas, de todas maneras.

La fiel constatación de continuar el festival sempiterno de la especie humana, múltiples conversaciones entre la pluralidad universitaria que apareció en aquella casa, para perpetuar heroísmos anónimos a medida que la realidad se diluye en segundos sacralizados por el universo. También es necesario encadenarse al esplendor rural del segundo día.

Después del segundo día, emergen migajas empíricas. La experiencia veraniega de ganar acción humana por medio de cuentos cíclicos, nada es lo que parece, en estos decesos momentáneos que padecen los humanos, claro está, reflejado en jóvenes dispuestos a silenciarse para vivir. Sin embargo, todavía seguimos sufriendo.

Esto de querer sufrir promueve huidas hacia lugares sagrados. Éstos configuraron un estado de cosas digno de ser narrado, de manera tal, que la existencia misma de Lampa coincidió con espectros particularmente conmovedores, decir adiós a los dueños de casa, y a la vez, no saber quiénes somos. 

Un día, un jacuzzi

La aventura nos espera!





De aquí podemos sacar ciertas conclusiones, que todos están desnudos cuando se trata de confrontar al sufrimiento, no es mucho lo que podemos comprender. Pero se puede crear.

Al comprender su aparente significado simbólico, esto es, vincular a este segundo día con el sufrimiento, recurrimos a la imaginación creativa de recuerdos erigidos en instantes más los sueños de libertad a medida que pasaban los minutos, entonces disfrutar el goce siniestro de la comedida asunción humana, vivir como si fuéramos dignos de nuestro propio sufrimiento, no hay palabras para manifestarlo.

Se puede crear. A partir de la miseria y del sufrimiento. Pero jamás debemos olvidar los buenos modales ante el fenómeno glamoroso del sufrimiento humano. Porque hay que empezar algo nuevo, cuando procuramos ser imprudentes, esto es, creer vencer al destino, a lo más, podemos ironizar contra las propuestas educativas del universo.

Sin énfasis dogmaticos, continuaba este según día. Fomentó pasión, locura estandarizada  e historias humanas inconcluyentes. De Javiera a Carlos, hubo conversaciones para todos los gustos y disgustos posibles, eso obsequió cuidados al ciclo sin fin, espero pronto verbalizarlo. 

Un día, un jacuzzi


La aventura nos espera!









Bien se ha dicho que la biología de la vida es una especie de narración teatral que condiciona nuestras conductas sin móviles establecidos, no la define pero hace interesante generar interpretación. Vivimos perdidos en este segundo día y enamorados de cierta realidad.

Para mí, estando enclaustrado en el mundo de las interpretaciones irrisorias, Lampa significó una glamorosa excusa para brindar con el universo a través de una mirada hacia la primera y única noche que estuvimos habitando ahí.

En primer lugar, el ciclo sin fin nos movía hacia esa cierta realidad llamada Marzo1, que dibujó líneas de nacimiento que apareció y desapareció, aunque estemos solos, habitábamos un espacio público que engendraba rarezas prevalecientes, salvajismos hídricos, decesos simbólicos de los segundos transcurridos, lógicas humanas en el ocaso de su dimensión oficial, desapariciones éticas cuando emprendían el viaje hacia Marzo 2, didácticas veraniegas encarnadas en sucesos humanos como tomar té mirando hacia el jacuzzi, no mirar la hora en los dispositivos móviles que se mostraban de acuerdo a ninguna razón necesaria, coincidencias azarosas entre el primer día y su hermano oficial, regalos espontáneos de la biología de la vida mediante ciertos sollozos de algunos de nuestros protagonistas y olvidos deliberados de la educación formal ante las toallas que proponían un secado sin grandes ambiciones generacionales.


martes, 19 de junio de 2012

Un día, un Jacuzzi

La aventura nos espera!






Había olvidado, de algún modo, la valiosa colaboración del ciclo sin fin a través de importantes ingestas de té con diálogos dispersos con jóvenes universitarios, sin embargo prontamente recordé que existían asuntos por los cuales había que decir tonterías sin énfasis.

Para conversar sobre asuntos humanos, basta ser adictivo a la observación. Un problema insoluble para la inmutable estabilidad del cambio como observador diletante, en otras palabras, ante la astucia mediática de la escuela hemos sido esclavos de un ritual atildado.

En un par minutos, no hay nada que puede superar la realidad, como a todos, incluso si hubiera mencionado otros minutos es de una arbitrariedad que suele ser importante para reírse de uno mismo, el dogma del tiempo cronológico tiende a no sonrojarse.

Debo anunciar que la vida misma con un té para intimidar a nuestros demonios internos que pululan sin cesar en la totalidad epidérmica de lo hecho por la biología de la vida, en suma esencia, permite considerar la posibilidad de tener una intimidad sin nombres propios, solo dejar que fluya la adolescencia del silencio originario, la mirada de ella.

Ahora, por ahora, no diré su nombre propio, ante todo, quiero disponer de la buena voluntad de este según día para desarrollar una antropología de lo cotidiano junto a perpetuas sorpresas deparadas por el universo. Con el brindis de Lampa. 

Un día, un Jacuzzi

La aventura nos espera!








De la búsqueda absoluta hacia regiones arcanas de la existencia veraniega que envuelve a este mes de Marzo. Luego habrá valiosas tonterías con algo de té encima de alguna mesa fortalecida con el néctar del autocuestionamiento femenino.

Y digo aquella experimentación con tal de mantener a mis demonios internos en una estrategia de adaptabilidad y sobrevivencia, solo quieres mantenerte a cierta distancia de la subjetividad que se burla de nosotros, así es como de negocia con la realidad humana en perpetuo movimiento, estaba tibia el agua para ese té.

Desde un simple comentario respecto a la calidad de vida que caracteriza al té hasta observar adictivamente con agitación universitaria lo que propone el ciclo sin fin durante ese segundo día. Porque cada día tiene sus derroteros de silencios elocuentes.

Solo hablan para discurrir en pasajeras consideraciones veraniegas, de todas maneras, los hechos humanos desarrollados a partir de cuanta interpretación realizada, mujeres y hombres generaban desquiciantes conflictos históricos, o azúcar o endulzantes para legitimar cierto estado de cosas.

Es mejor esgrimir espectáculos humanos a partir de la maravillosa cotidianeidad de lo desconocido, a saber, confiar en el sabor que dejan las palabras durante el segundo día, con sus singulares individualidades ideológicas. Ayuda esos espectáculos a no tomarse demasiado en serio, eso sí, siendo cómplice nuestro inefable té.


Un día, un Jacuzzi

La aventura nos espera!






Poco a poco el frenesí de las percepciones individualizadas por alguien más que sea simplemente la educación formal, el sentido delirante de la biología de la vida, éste, resultó ser un gran conversador en los bares porteños, Jaime estudio en la ciudad de las calles surrealistas. 

Un día, un Jacuzzi



La aventura nos espera!






También navegando contra lo establecido por Lampa, para recordar que siempre estamos solos y abandonados por los espacios públicos del universo, en ocasiones, ofrece caramelos galácticos, algo que le dicen libre albedrio acá en el planeta tierra.  

Un día, un Jacuzzi

La aventura nos espera!









Un margen de acción para Marzo 2. Solo para poder decir algo anexo a esa acción. Siendo que vivir embarcados en el sufrimiento, un vigoroso tesoro que fomenta sus razones desconocidas, dispone de experimentaciones subjetivantes y encadenantes, solo la música hecha realidad logra confrontar en algunas estaciones del año a él.

 A medida que respiramos el aire que ofrecen los dioses sin semánticas previas, toda la tradición cultural de occidente se comprime de tal  manera para compartir con el sufrimiento esos raros peinados nuevos, los 2 primeros días de Marzo, para decir valiosas tonterías.
Son tonterías que hacen que aquí en el mundo humano se vuelva divertido y muy dado a lo tragicómico, por lo menos, darle la pelea al aburrimiento. Ahora bien, cabe señalar  la importancia del aburrimiento como generador de conflictos humanos y situaciones límites encarnadas en las calamidades de la existencia humana: enfermedad, vejez, muerte.

Volviendo al problema glamoroso del sufrimiento, que no es incompatible con la necesidad acuciante de nuestras calamidades, porque alguien debe decirlo, o dicho de otra manera, vivir es sufrir, es una inescrutable viaje hacia las corrientes arcaicas de nuestra conciencia.

Podría decir que hablar es un acto revolucionario, si es que apreciamos el valor indubitable de los valores como prologo de valoraciones creadoras, de manera tal, que estos días tan enfatizados por el anónimo destinador, enriquecieron los móviles conductuales de nuestros protagonistas, tan universitarios y tan enigmáticos para sonreír, y el conflicto de interpretaciones cuando navegas por ahí. 


Un día, un Jacuzzi

La aventura nos espera!





Siempre esperando, en una de esas aparece ese hechizo que perpetra irrealidades en off, pero jamás dejarse engañar por las apariencias, no hay punto de retorno cuando estamos vinculados a ellas, creemos saber que pasó durante la totalidad universitaria de Marzo 2.

Compartiendo recuerdos que pronto desparecerán. Son las reglas del juego a medida que suspiran. Los humanos, bípedos y pluricelulares, existen tal como un suspiro en un país democrático. Es indispensable dejar clara esa distinción planetaria. De algo ayuda haber estudiado en la educación formal, no mucho.

Incluso, más aun, si recordamos lo que somos, a veces, aparecía el influjo emancipador de experiencias sin nombres propios, conversaciones en el jacuzzi de Javiera, permitía una desgarradora soledad existencial, eso si, atenuada por el jacuzzi en versión segundo día.

Desde allí, la comicidad callejera de vivirse sin locuras estandarizadas, a pesar que el viento que corre en esas calles no anuncia su llegada, solo sugiere que hay un momento en la vida íntima de los humanos en la cual no nacemos ni morimos, ojalá estos días nos guíen en eso.

Conduciendo hacia el horizonte callejero de este según día, como hemos cambiado tras cerrar ciclos universitarios, del aula magna a la calle existen milagros inesperados, no buscar recompensas de lo aprendido. Dicen que viene por añadidura.