jueves, 31 de mayo de 2012

Un dia, un Jacuzzi


No es nada personal, solo negocios
Michael Corleone







De más esta decir que valió la pena esforzarse para ampliar el universo simbólico de sujeciones vivenciales que cada uno de los protagonistas inesperados aspiraba a narrar, luego hablaré otra vez de sus singulares individuales, habrá que enfatizar la especificidad aparente de aquellos muchachos.

sin embargo, hacer caminos sobre la mar, para acercarnos al capítulo en cuestión, dialogar entre jóvenes dotados de impresiones fuertes e hilarantes escuelas de lucidez callejera, insisto, que no hay pizarra de acrílico que pueda aprehenderlo a cabalidad.

Del cielo estrellado sumido en la más precaria aceptación urbana a la belleza indomable de las luciérnagas que dibujaban estados de sacralización veraniega, algunos consideraron la opción verdadera de colgar sus atuendos en la sala de visitas junto a las toallas para visitas.

Lo sagrado y la violencia estructuran la vida en sociedad. De la sociedad humana a empresas de significado compartido, el más dulce de los besos repentinos, buscar un signo de paz conforme a los rituales de Occidente, algo hubo en la dimensión espacio-temporal del segundo día.

Imponiendo lugares sagrados en este espacio público, las anónimas calles de Lampa, distancias humanas que no pueden considerar la posibilidad de la incertidumbre que nace producto del sufrimiento humano, un enigma corrosivo.





Un día, un Jacuzzi

No es nada personal, solo negocios
Michael Corleone



Persisten nuestras ideologías torrejas con las tonterías humanas que la legitiman, razonar conforme a nuestras voliciones conductuales, en este caso, la atención al jacuzzi como espacio de sacralización ética, más allá de la imagen icónica que reflejaban nuestros trajes de baño a punto, alguien tenía que decirlo. 

Un día, un Jacuzzi


No es nada personal, solo negocios
Michael Corleone


Sigue el ciclo sin fin perpetrando huellas de nacimiento. No hay pedagogía que valga ante lo inefable. Siendo una experiencia aclaratoria mencionarlo a diario. Con sus derroteros veraniegos abrazó estos 2 días en la vida. Para volar sin previas educativas, evitemos las evidencias estandarizadas.

Lo evidente de saberse destinatario de una aventura sin retorno.  La aventura nos espera, pensé a medida que transcurría este segundo día, separó nuestros destinos personales para ampliarlo hacia el horizonte de sentido que engendró Lampa, una amistad sin consecuencias con el universo.

Ante esta situación de hecho, no hay mucha literatura al respecto, el brillo resplandeciente del inexacto presente, es lo que hay que verbalizar sin nombres propios, pero debemos encontrar un frágil entre las palabras y acciones, acá, esos días tienen mucho que decir.

Decir algo sobre este segundo día aporta muestras de aprendizaje humano, o sea, saber más y conocer menos, desde la perspectiva anónima que instaura el ciclo sin fin, infunde el gran legado, tomarle el gusto a las palabras a través de intrigantes soledades repentinas, a partir de eso, debemos buscar.

Buscando por medio de este segundo día siendo Marzo 2, todavía es real, por ahora, lo cual no quiere decir que nos pensemos en generar otros eventos veraniegos, dejarse llevar por la corriente secular del cambio, muchas ilusiones persisten en aquél suceso cronológico. 

Un día, un jacuzzi

No es nada personal, solo negocios. 
Michael Corleone




Enigmas corrosivos que se multiplican deliberadamente por los caminos insondables de la vida misma, a su vez, no existen los ecos ideológicos de una educación pública que enseñe con mayor ahínco persuasivo, solo queda rezar a medida que este segundo día se acaba para morir como cualquier prejuicio humano.

Los derechos humanos siguen manteniendo su estela de situaciones límites al mismo tiempo historias anónimas cuya escolaridad básica no es de las mejores, disculpen la digresión mencionada. De la misma manera, viajar sin retorno a las profundidades enigmáticas de un nombre llamado Lampa, perpetuando la especie humana. No es menor señalarlo.

Señales rurales vinculadas al fenómeno de la vida. Ahora bien, la emergencia de la vida humana ocurrió con total humildad minimalista, en ese entonces, existió un modelo a seguir, después habrá noticias espontaneas respecto a eso.


miércoles, 30 de mayo de 2012

Un día, un jacuzzi


 No es nada personal, solo negocios
Michael Corleone


De repente, infinitos sin nombres propios allá en Lampa, conductas y hábitos no muy instaurados en Lampa, junto a miradas descontentas alternaban a medida que los segundos se transformaban en educación pública.

Pronto hablaremos de la educación pública, habrá tiempo para desnudarla, de la misma manera, que lograr la tensa calma a través de la adictiva observación de jamás tomarse en serio. Por lo tanto, encontrar el espacio cósmico de la llegada del término del segundo día en este experimento llamado un día y un jacuzzi, son los susurros veraniegos del ciclo sin fin que ríe sin cesar.





                                 

Un día, un jacuzzi


No es nada personal, solo negocios 
Michael Corleone


Compartir con los demás, preguntas más o preguntas menos, eso supone que hicimos, desde este mundo ordinario de inclemencias veraniegas a su vez con la visión omnipresente de observar lo que aconteció aquel día Marzo 2. 

Con otra pregunta este día podrá saberse destinatario de un viaje único, para los humanos carece de lógica, desconfiar ante todo de sus hijos demócratas, hemos degustado los panes terrenales en aquel lugar sagrado para Jaime, la cocina.

Creencias ingenuas de que esa fragancia repulsiva diseminada a partir de los pasajeros, sin embargo esta situación humana aconteció posteriormente al estar sentados en el bus, con la ayuda de estos días, la vida rural en Lampa aportó importantes grados de aprendizaje significativo, darse por entero ante el fenómeno de la vida humana, y seguían habiendo panes terrenales en la cocina principal.

 Al fondo mismo de lo mencionado, el segundo día como eterna pregunta de lo establecido por el azar, insinúa una lactante existencia sobre los caminos de la vida intima de los jóvenes universitarios que señalaron a través de sus gestos urbanos. 

Un día, un Jacuzzi

No es nada personal, solo negocios
Michael Corleone




Nunca estaba el preciso instante de conversión temporal observar la caída misma, somos seres pluricelulares que consumen realidad, aun cuando, la vida es una encerrona y la violencia que entraña esa encerrona es una narrativa visceral. Y este segundo día que provoca milagros inesperados.

Afortunadamente, durante este recién iniciado este mes de Marzo, de acuerdo a lo impuesto por el universo, encarnado en esos jóvenes demócratas, apetencias espirituales que satisfacían al uno mismo, al mismo tiempo, permitían comprender los juegos didácticos, cósmicos y silenciosos que caracterizó a Lampa.

Una espera cautivante, porque solo algunos de mis amigos se habían bañado, la experiencia veraniega que obsequio aquél segundo día, olor a pueblo a medida que evocamos a la historia humana desde dentro del jacuzzi, éste, nos regalo construcciones identitarias, desde la disponibilidad horaria de los dispositivos móviles de los hablantes jóvenes hasta el lavado de loza por parte de algunos de los hijos de la educación formal.  


Un día, un jacuzzi


No es nada personal, solo negocios
Michael Corleone


Nunca más estarían a la orden del día esos espejismos engañosos. Debido al clima de insípida y marchita fragancia existencial estival, pocas hojas de otoño caían, el aparecer radical del fenómeno de la vida irrumpía en torno al segundo día.

Esto tocaba, según lo señalado por el mes de Marzo, a sus dispersos instantes veraniegos que jamás volverán a casarse, a cualquier día le habría pasado saberse desnudo ante lo propuesto por el tiempo, Lampa no quiere problemas judiciales.

Lo único que deseaba era ver el rostro de su inefable destino, por lo menos, estuvimos al borde del abismo que entrañaba raras manifestaciones humanas. Así tiende a ser cuando buscamos desde dentro de la vida en sociedad, vale decir, empresas de significado compartido que dotan se infeliz tranquilidad a sus huéspedes, eso sí, seguíamos en este segundo día.

Un día, un jacuzzi

No es nada personal, solo negocios
Michael Corleone





Una atmosfera humana con rancia estupidez patentada por los hablantes ciudadanos, suele haberla por medio de incontables muestras de poder ciudadano, generar prejuicios y sucesos veraniegos, hay millones que pueden ser sus protagonistas, pero siendo simples organismos pluricelulares dotados para crear oportunidades históricas.

De las oportunidades históricas a la implosión gestual de sucesos humanos, por cierto, en Lampa y en alguien más, durante este segundo día, durante la celebración hogareña de un desayuno, anidaban en cuerpos perdidos, epidérmicos, herméticos, asumidos, obtusos, cotidianos, dudosos, asexuados, ficticios, voluptuosos, sobreexcitados, sudorosos, ubicuos y expectantes ante el ciclo sin fin, porque se había acabado el pan.

Albergó, este segundo  día, un mandato de sujeciones éticas. Con ellos, el mapa tutelar de breves comentarios se esparcía por todo el ancho pensamiento de sucesiones humanas, vivir como si fuéramos pequeños dioses en los confines rurales del hogar que Javiera nos prestó para vivir. Las estaciones del año, en ese entonces, iban y venían como espejismos engañosos. 

Un día, un Jacuzzi


No es nada personal, solo negocios
Michael Corleone


Desde los gestos humanos en permanente expresión corporal, a saber, desde las tonterías creativas hechas realidad por nuestros muchachos hasta las proezas anónimas de los días perdidos en Lampa.

Decir algo más sobre esa comuna indica lo intrigante que produjo estar en este segundo día, qué duda cabe, perturbaban soterradamente las imágenes paganas de muchos jóvenes dados a olvidarse de sus espejismos estéticos al proyectarlo en el jacuzzi.

Y todo este existir apasionado a través del uso de los trajes de baño, deja huellas de nacimiento que ensalzaron la nueva mirada que irradió Lampa, jamás tomarse demasiado en serio.

Estaba rodeado de imponentes constelaciones vivenciales, los niños invitados por Javiera querían algo, ignoraban cuáles eran sus móviles más oscuros respecto al universo, no pude captar lo que reflejó este segundo día. Un acontecimiento fundador apareció entre nosotros mismos. 

Un día, un Jacuzzi


No es nada personal, solo negocios
Michael Corleone





Creo estar creciendo a diario, con la complicidad delirante de querer estar atado a lo vivo, siempre y cuando persistan las preguntas que la fundamenten, todavía tengo unos 20 años relación al dialogo que soñé con el zorro.

La pregunta por la educación con escuela sumada a la búsqueda sin estridencias mediante el ciclo sin fin, sutil diferencia, y la existencia histórica de sentirme vivo, la realidad extraoficial para entender a Marzo 2.

Este día, con la vida y muerte inventadas por el ciclo sin fin, está vinculado a la violencia institucionalizada que ejercen las sociedades modernas. Vivir en sociedad es un acto transgresor contra nuestros pulsiones primitivas, no fue la excepción haber estar en la loca aventura de la fe por Lampa

¿Cómo se vinculan la educación veraniega dada a conocer por Lampa y esos días disfrutados y encarnados por todos los jóvenes universitarios? ¿Podemos cambiar el mundo humano haciendo uso de la palabra hecha patria nueva por Marzo 2?

Un día, un Jacuzzi

No es nada personal, solo negocios
Michael Corleone




Con los días de Marzo habrá, en otra ocasión, discutir su importancia como excusa para proponer una nueva forma de gobernar. Ahora bien, en estos tiempos donde nadie sabe a quién ironizar ese nadie, haber estado en los pastos silenciosos colindante al jacuzzi, recreo un cierto estado de cosas a medida que pasaban los minutos y las temperaturas descendían glamorosamente.

Del glamour estival que apareció hasta hacer política. En realidad, hacer política es hacer del segundo día en Marzo una pedagogía crítica ante el modelo de realidad prevaleciente que perpetúa nuestra narrativa visceral.

La educación veraniega en Lampa, bajo la dirección artística del jacuzzi, instauró una imagen de sí misma que implica decirlo sin rodeos, como un campo minado de luchas ideológicas, luego quise ser mayor.  

Un día, un Jacuzzi


No es nada personal, solo negocios
Michael Corleone





Hasta que no seamos capaces de ser dignos de nuestro propio sufrimiento, perpetrar una constelación de mandatos veraniegos, lograr penetrar las regiones oscuras de nuestro legado, y es el ciclo sin fin como reproducción de lo narrado en los muros de la civilización establecida que transformó a un tal según día en personaje principal de lo diluido por este primer día de Marzo. 

Un día, un Jacuzzi

No es nada personal, solo negocios. 
Michael Corleone




Desde ese país a la conquista que hace el hombre de su palabra mediante esos días en la vida en Lampa. De la manera tal, que la palabra como misión ideológica, comprometida durante siglos de impresiones fuertes, conversando en los pastos regados por el hermano menor de Javiera, se dieron cita entre nosotros mismos.

Nosotros mismos como una recapitulación de una tensa calma entre las perplejidades y estremecimientos del ciclo sin fin que lo mueve todo, jamás faltó la palabra para decir nuestras valiosas tonterías. Una de las tantas empresas humanas sin evidencias empíricas.

Es el ciclo sin fin que lo mueve todo, acá, en Lampa, investigamos el gran legado que surgió sutilmente para impregnarnos sin piedad, el vigor de lo establecido por el azar, muchos tesoros descubrimos contemplando en acción las aguas del jacuzzi, aunque estemos solos.

Sumidos en la soledad sempiterna entre cada segundo que transcurre, no hay nada que hacer con el prologo que el universo nos regala a diario, de la socialización de la palabra a las cadenas del querer humano, eso, es un acto de dignidad ante él, a pesar de estar solos, buscar sin recompensa alguna. 

Un día, un Jacuzzi

No es nada personal, solo negocios
Michael Corleone






Después de aprovechar algunos instantes sin esas previas valoricas, no razonar sobre este segundo día, vislumbre cierta obviedad que asombra a la raza humana, que vivir gregariamente es un acto de constricción permanente, cuyo énfasis veraniego radicó en considerar la posibilidad cierta de que somos seres pluricelulares.  

Siendo así la necesidad de proclamarnos como sujetos enclaustrados entre la racionalidad y la visceralidad, justamente cumplimos con ese dilema humano, más encima, en la Lampa profunda también pude comprobar algo, la naturaleza política del acto educativo, tras esa conquista lograda durante millones de palabras dispersas y prejuicios milenarios, el ciclo sin fin persiste en su tendencia a involucrarse con los actos educativos provenientes y encarnadas en aquellos jóvenes, en ocasiones, hijos del país del No.  

Un día, un jacuzzi


No es nada personal, solo negocios
Michael Corleone



Sin retornos, seguía haciendo calor aquél día, no he olvidado al espacio público de lo socializado por nuestros demonios internos, fueron años de afanes frustrados e intrigas cósmicas, pero vamos a lo nuestro, íbamos en la dirección correcta, por decirlo de alguna manera, seguía el juego de la vida haciendo de las suyas familiares, con el crucial antídoto de un segundo día, sigamos relatando.

Desde esta ocasión, el fenómeno de la vida humana emergió para quedarse, por tanto, hubo que recapitular historias personales. Cada una de las instancias concretas, a saber, que tenían relación con los humanos, gozando del clamor gregario de este mes de Marzo, de todas maneras, formamos milagros inesperados.

Al establecerse la tierra firme del segundo día, todavía se llama Marzo 2, las insinuaciones veraniegas a través de esos jóvenes universitarios, ellos y ellas, configuraron un ámbito de relevancia ética confrontando a Lampa, tomar decisiones.

Decisiones muy aceptadas por rituales socializados por Occidente, por ejemplo, viajar por medio de los laberintos confusos del agua que ofrecía el jacuzzi, eso, qué duda cabe, promovió exultantes muestras de miradas sin previas valóricas. 

domingo, 27 de mayo de 2012

Un día, un Jacuzzi



No es nada personal, solo negocios
Michael Corleone


Con recuerdos como estos, insinuaciones románticas respecto a lo establecido por Lampa  a través del ciclo sin fin, haciendo de lo sencillo algo indispensable, comentar la dicha de saberse protagonista de sacar tus instintos a pasear, un té para tres lo disfruté con ellas. 

Cuando paseamos por ahí significó algo. Fue un gran día, todavía lo puede ser, no debemos medir desde la ventana. Y no desesperar si la encerrona hace de las suyas familiares, en cambio, motivar al fenómeno de la vida a medida que seamos breves comentarios, no tomarse demasiado en serio, esa es la cuestión.

En esto, el fenómeno de la vida emergerá como pompas de jabón ante cada ocaso que entrañan los días del año, no es necesario votarlo a través de las urnas, volveremos a comprender la encerrona veraniega que Lampa obsequio a sus seres intrigantes. De lo que podemos asumir es que hemos llegado al segundo día. Llenos de miedos y de sinapsis interconectadas con la dinámica del cambio.

Cambios. Una intrigante escuela del pensamiento vivido, estar perdidos en el segundo día, encuentra su reflejo de realidad en la domesticación simbólica del presente, nunca llegó aquel instante de conversión dialógica, solo transcurrían los segundos de aquel día.

Esos días raros buscadores de impresiones fuertes, desde revoluciones hídricas en el jacuzzi hasta el pavor sagrado para usar el lenguaje como valoración circense de lo establecido por el azar, mientras tanto, de vez en cuando, recordé algo que perpetuó nuestro mandato ético, no ser imprudentes con el destino.

El gran abismo que separa a Lampa y al universo generó una especie de mandato. Un mandato del cual uno puede sentirse parte de un ritual, después todos somos empiristas. 

Un día, un Jacuzzi







En ocasiones, estar en este segundo día apunta a desarrollar un sentido de la realidad, tanto torreja como indecible, luego aparecen los momentos que levantan prejuicios y ensalzan otros olores humanos, porque la vida humana encarnada en esos jóvenes universitarios contiene importantes cuotas de estimación circense.

Desde el circo que comparte mutuos lugares sagrados con este Marzo 2, el fenómeno de la vida que emergió en Lampa, consiguió valiosas tonterías representadas por nosotros mismos, eso, fue el más dulces de los besos al ambiente veraniego del día en cuestión.

Podemos cuestionar a cualquier día que pertenezca al planeta tierra, pero moralizar su propósito fundacional tiende a ser complejo, ni reformas humanas ni revoluciones semánticas, acá, nuestros amigos universitarios aportan con la savia imperecedera de cometer tonterías, puesto que, sin ellas, en este mundo no pasaría mucho. Creo, que a alguien dijo algo, le escuché decir la vida es una encerrona

Un día, un Jacuzzi



Al ser protagonistas, concebirlo como algo cierto, ayudará a enfrentar la rutina misericordiosa de aquel día, se pasó a llamar Marzo 2, también le diremos segundo día, hizo caminos sobre el andar y jamás opto por esperar recompensas de la educación formal.

Ante todo sugirió que los sucesos planetarios que acontecen en su realidad veraniega, sean un caldo de cultivo para enamorarse del universo. Logró encontrar un símbolo de paz al respecto, nadie de los que estuvo en Lampa pudo ver su actuación anónima.

Pronto hablaré tanto de Marzo 2 como de su correspondiente actuación anónima, por ahora, admiró los juegos del lenguaje del universo, que nada es para siempre y que somos dioses pequeños cuando estamos encadenados al querer.

Entonces acudiremos a los recuerdos de la memoria humana, con la cual no hay certezas respecto a su haber cerebral, lo único que sé es que son millones de millones de conexiones neuronales, entonces no hay encuesta de opinión pública que pueda etiquetarlo, pero estaremos presentes ante el espectáculo de la vida misma como narración imprevista. 

sábado, 26 de mayo de 2012

Un dia, un Jacuzzi


No es nada personal, solo negocios
Michael Corleone


Ahora bien, recordé la dignidad veraniega del segundo día, y fueron rituales necesarios que tuve que vivir. Vivir como la extracción alucinante de los instantes que el ciclo sin fin deja como legado.

Apareció dentro del ritual asumido, a saber, los vínculos humanos tienden a ser dignas narraciones gregarias, mucho de experiencia emergió en aquél espacio sagrado que perpetró sueños de libertad, el haber conversado con mis amigos sin grandes ambiciones veraniegas, en el hogar de Javiera, impuso una nueva forma de gobernar.

Espero recordar esos momentos rurales para desafiar a la adversidad, lo único que me queda es rezar, sin rituales encarnados en sujeciones humanas, solo dejar que fluya la corriente fluyente de la biología de la vida, basta unos segundos para que lo sepas.

Dudas, enigmas y quebrantos humanos a la par con los prejuicios que caracterizaban nuestras universitarias existencias, la revolución silenciosa de la biología de la vida se hizo presente para buscarse sin piedad, muchas verdades mutiladas se diluyeron en sutilezas gestuales, a cualquier hora, el segundo día fomentó una nueva forma de gobernar.

Tras evidentes muestras de encantamiento con el ciclo sin fin, este segundo día entregó peculiares maneras de socialización, hablando respecto a esos 5 jóvenes invitados a la casa de Javiera, persuadidos por estar perdidos en Lampa, todo fluía para olvidarse, por momentos, del duro peso de los días que el universo adoptó como aprendizajes esperados, un viaje sin retorno.  

Un dia, un Jacuzzi

No es nada personal, solo negocios
Michael Corleone




Una sugerencia muy atingente a lo mencionado pero delirante si se trata de manifestarla a medida que los estilos de vida y móviles conductuales promovidos por nuestros hablantes universitarios, encadenados a los rituales de Occidente no hay mucho que celebrar de esa manera. La utopía callejera, acá, seria extraerle la médula a la vida para enamorarse inexorablemente de la realidad en Off.

A pesar de la cual la vida vio una oportunidad por medio de muchachos súbitamente quebrantados y emancipados por tanta tontería valorable, acá mismo, luego lo pude vislumbrar, la educación formal se sonrojó sin excusa alguna. 

Un día, un Jacuzzi


No es nada personal, solo negocios. 
Michael Corleone

Una emoción humana, no olviden que estamos en el segundo día, ahora mismo, las enseñanzas rurales de Lampa, nacen y mueren sin cesar, sin embargo ha sido una excusa relativa a conmocionar al ciclo sin fin, tal vez, mañana no este, pero habré despertado a mis instintos para buscar esa dosis de empirismo señalado.

Si bien no irrumpió la lluvia como empresa humana establecida, ambos días evocaron cierta manera de gobernar, tanto en Off como en On desde la tierra firme de la modernidad, nadie escapa a ese frenesí de confusiones mutiladas por el libre albedrio, en ese entonces ocurrió, lo observé mientras no llovía, cuyo énfasis ético estuvo en que apreciamos el valor anónimo del calor durante este mes de Marzo.

Cuando iniciamos el viaje sin retorno hacia el segundo día mediante el cual hubo diversos sucesos planetarios de diversa raigambre experimental vinculado a las risas repentinas de esos jóvenes universitarios así como percepciones escolares sin evidencias claras, debido a que pocos bolsos o mochilas participaron en ese jacuzzi.

De cuando en cuando acudir al jacuzzi es constatar la maravillosa espiritualidad del fenómeno de la vida, se pudo ver mucho con el vigor atípico de esa aguda, y en el ciclo sin fin que nos mueve a todos, sin hacer más comentarios.

Pronto espero entregar preguntas sin respuestas sobre la bestia de lo cotidiano que afectó a jóvenes en permanente procesión gestual, en otras palabras, construir un legado a partir de la lluvia que configuró un cambio de mirada, la experiencia recibió el mensaje.

Los mensajes humanos crecen progresivamente en proporción a las conexiones narrativas que hubo entre los días de Marzo, la primitiva verdad que Lampa acogió, que para el ciclo sin fin este segundo día engendró valiosas tonterías, perpetuar la especie.

lunes, 21 de mayo de 2012

Un día, un Jacuzzi

No es nada personal, solo negocios.
Michael Corleone




Como un buen experimento, la vida misma, no hay vuelta atrás respecto a lo transformado por el momento, incluso abarca a la educación formal junto a sus propias habladurías semánticas.  Todo lo puede. Disemina la verdad mutilada de todos los días en este planeta tierra, los prejuicios humanos. Entonces haber vivido unos días en Lampa fue encadenante por la insaciable sed de vivir que emergió entre algunos de sus protagonistas.

Somos seres temporales, encadenados al propio querer que generamos y enigmáticos sucesos planetarios, no es necesario hacer carne a la parrilla para darse cuenta, solo no hay que ser tonto solemne, eso sí, cuesta en este país de los abortos sublimes e ingenios éticos, a fin de cuentas, hay viven nuestros protagonistas.  



Un día, un Jacuzzi

No es nada personal, solo negocios
Michael Corleone





El ciclo sin fin de la vida transcurría diligentemente hacia convertir los instantes en Lampa, como un épica de lo cotidiano, tanto Marzo1 como Marzo 2 resultaron ser audaces jugadores, y nuestros muchachos actuaron como si fuera así.
                                                         
Antes de partir debo decirlo, estos días en Lampa hizo cambiar la mirada sobre el ciclo sin fin que había construido tras años de éticas de rebaño y rumbos perdidos vinculados a cómo enamorarse de la realidad, y pronto tendremos que morir.

Poco a poco hemos recuperado la capacidad de asombro ante el cosmos. Sin lugar a dudas, la misma aceptación respecto a la vida conlleva a otras consecuencias de las cuales uno mismo no siempre se comporta a la altura de las circunstancias que sugiere el cosmos.

Digo lo que siento para esperar algún pronunciamiento del universo, no basta manifestarlo en donde exista un lugar para la libertad de expresión, solo nos queda rezar, en la medida de lo posible, para entender la vida de los demás en este pequeño cosmos, Lampa y sus 6 enigmas erotizados por su palabra.

Algunas palabras ejercen total liberación entre las jadeantes almas humanas que buscan su destino. La única señal del destino es que aparecíamos como turistas empedernidos de aquel segundo día, no olviden su nombre en democracia, en sentido estricto, en las urnas como lucida visión cínica, Marzo 2.

Sin hacer más comentarios, somos novios, expresó Marzo 1 a Marzo 2 bajo el anonimato generacional de una etiqueta potente: nadie quiso asumir que no había vuelta atrás con ese comentario dicho por alguien.

De mucho luchar por tus ideas no existe necesariamente una retribución al respecto, en la complejidad del mundo real, por decirlo de alguna manera, sin embargo puedes ser hombre de honor, y morir por lo que crees que dejara huellas ante el ciclo sin fin.

Aprecié los espacios sagrados, patios como antejardines ayudaron a evocarlo desde la casa de nuestra amiga Javiera, que ofrecía esa Lampa a través de breves momentos veraniegos, una que otra mención a la flora y fauna humana, sirvió para encontrar un sentido a lo que experimentábamos. 

Un día, un Jacuzzi

No es nada personal, solo negocios
Michael Corleone





Déjame llevar hacia Lampa eso de lo cual atormenta a la educación formal, nada es real, en menor medida, lo que decimos mediante las palabras que quieren pronunciar su silencio, desde el origen de la vida, ahora mismo, con este Marzo 2, impone una expresión de violencia simbólica contra lo establecido, ya era hora. No fue necesario acudir a las urnas para darse a entender a cabalidad.

Desde ser una burda ilusión cuando hablamos sobre la realidad del fenómeno de la vida, hasta la incomodidad de hablar sin filtro respecto a ella, pero haber compartido con los secretos rurales del jacuzzi dejo una estela de tensas calmas y milagros inesperados, nunca olvidare a los perros de raza que Javiera nos presentó, uno de los cuales de llama Martin.

Un nombre que asimilaron a Jaime, sin duda alguna, debido a los móviles habituales que determinaban sus movimientos y gestos, en tiempos biológicos dados a la revolución tecnológica sin palabras de honor, ahora, su visión lúdica y múltiples interpretaciones sobre ser lo que quería ser, lo hacia un bastión inexpugnable, al igual que al joven Martin, en relación a los adictivos rituales de Occidente encarnados en mediáticas miradas sinuosas y breves comentarios de días feriados por la tarde.

De las tardes majestuosas revestidas de instantes, hay que sentir que estamos inmersos en meses del año y estaciones atmosféricas, alguien trasciende sin esperar nada a cambio, sin recompensa alguna.

Con esta esperanza silenciosa, insisto en este punto de referencia, sin esperar nada a cambio, morir con el audaz pesimismo de crear, nos permite mitigar el duro peso de los días, pintar los momentos ilusorios de hoy, siempre y cuando este mi amante sin relatos de vuelta, la vida misma, o también le asignan otro nombre, el ciclo sin fin. 

Un día, un Jacuzzi

No es nada personal, solo negocios
Michael Corleone




Acepté con resignada emoción que no hay mucho que hacer ante el fenómeno de la vida,  de vez en cuando, lo olvidaba alrededor de un instante que me anunciaba que podía ser más tonto de lo que he sido.

Esperaba aquel momento. Eso espero, cambiar la corriente cotidiana de lo establecido por los muros de la moral oficial, demasiada escuela que interfiere en mi educación, el universo ya lo sabe.

Entre todos nosotros existió un ámbito de relevancia ética, lograr construir palabras al fragor de un mes que recién empezaba a nacer. Y nació para completar el ciclo sin fin, tardé en captar su sutileza, en rigor, supimos mucho tiempo después que íbamos a envejecer.

Para lograr una mayor conexión con la vida misma, ante todo, recordar lo que pasó en Lampa, usando como melancólica excusa a ese jacuzzi situado en el segundo piso de la casa de Javiera, habrá que comprender la clara selección de origen, en cuanto a lo existente que hubo en todos esos jóvenes universitarios.

Por lo demás aprender de lo hecho a través de las aventuras personales de esos jóvenes universitarios, dice mucho sobre la inagotable capacidad de perplejidad familiar hasta lo medular de estos 2 días, dentro de las cuales, estar invitados a bañarse en el jacuzzi sumado a la información privilegiada de tener a disposición toallas facilitadas por Javiera, instauro nuevamente mi confianza en el género humano.

Todo ocurrió al inicio del según día, según fuentes cercanas le llaman Marzo 2, por lo que se consideró cono un avance cualitativo en proveer de narrativa veraniega a los estilos de vida y móviles conductuales de esos niños apasionados por violentar a la biología de la vida.

Nadie, en su sano juicio, podría verbalizarlo, puesto que, en definitiva, el lenguaje humano no tiene que hacer absolutamente nada ante los instintos que saca de paseo la biología de la vida, son días imposibles de recuperar, estoy acá aludiendo a nosotros mismos.



Un día, un Jacuzzi

No es nada personal, solo negocios
Michael Corleone 





La importancia de una historia humana, cualquiera sea esta, del mismo modo, estar en Lampa durante ambos días significó algo porque lo que importa es querer encadenarse a algún abismo que se presenta a diario. Fue un abismo entre trágico y circense.

Así, alguien podrá, ojala se den cuenta que lo único que permanece es el cambio, sobretodo, a medida que la jovial Lampa, en comparación a la edad de la Vía Láctea, conjugó sus espacios de socialización rural con los movimientos humanos en el jacuzzi, a pesar de lo cual la vida continuo.

Continuara hasta acabarse, tal como un desayuno en democracia, tanto haciendo uso de azúcar o endulzantes, con la complicidad mística de las horas cronológicas y la deferencia de la familia de Javiera.  

No obstante esta breve digresión, era necesaria para poder ir asimilando lo que soy, mientras todavía espero la fecha para defender mi tesis de grado, luego, algo paso que cambie a otra interpretación de este mundo al cual pertenezco, creía que el ciclo sin fin de la vida provoca delirantes diálogos con las regiones confusas de la psiquis humana, después el diluvio.

El diluvio veraniego como una historia hambrienta de impresiones fuertes que generó una encrucijada sin previo aviso a las visiones clásicas del pensar humano en Lampa, si es que podemos decir eso.

Pero aparecen y desaparecen estos días en medio de la loca conciencia del planeta tierra, en ocasiones, se diluía el pensar humano en juicios dispersos sobre cualquier asunto que configuraba una historia sencilla, entonces hay que amar al fenómeno de la vida de nuestro planeta tierra sin lógica, sin razón.

Un día, un Jacuzzi

No es nada personal, solo negocios
Michael Corleone 



Ambos jóvenes, hijos biológicos del Chile profundo y narradores transgresores de lo establecido por sus demonios internos, tienen cierta edad para cierta galaxia, ya saben a cual aludo, por lo que he averiguado, tienen una intrigante vinculo con el universo, en ese entonces, era necesario expresarlo de alguna manera, pero intuí que querían desencadenarse, a ratos, del querer humano.

Con la calidad de vida que ellos entraña, estos inexpertos universitarios buscaban sin piedad encontrarse, cuando aparecieron en Lampa. Una amanecer antojadizo siempre les alegró, cabe señalar lo importante de lo azaroso de ésta intima amistad, con la cual, no se requerían hábitos occidentales para seguir siempre queriendo, a ellos les encantó estar habilitados.

Habilitados para no ser demasiado graves ante la encerrona que les lego el fenómeno de la vida.  Con ello, las luces y sombras de una violencia institucionalizada, vivir gregariamente con los demás, apuntó a tener en cuenta que serán novios, en el momento ausente del hoy, el presente nos entrega eso, luego espero mencionar algo más. 

domingo, 20 de mayo de 2012

Un dia, un Jacuzzi

No es nada personal,solo negocios
Michael Corleone

Sin llorar y sin esperar recompensa alguna, recién ahí podrás esperar que los milagros existan, se trasciende las fronteras escolares de los trajes de baño, si lo pretendemos vivir, por si no lo saben, esos personajes enigmáticos participaron durante los albores del segundo día en Lampa.
Luego iremos al fondo mismo de lo acontecido durante este segundo día. Además, la riqueza silenciosa del pasado, que dejo de ser, para cada uno de los jóvenes universitarios, instauró ciertos márgenes simbólicos respecto a ambos días.
Ahora bien, el aire desatado por las cadenas de la libertad humana, haciéndose al andar en cuanto a su origen controversial, teniendo a Lampa como a alguien confiable, significó darse cuenta que jamás hemos podido calcular la lógica implacable que impone el universo, su conflicto de interpretaciones.
De interpretaciones sin evaluaciones humanas a delirantes espejismos estivales. Alguien debía decirlo, para poder lograr la tensa calma, aquella de cual genera vínculos concretos con esos 2 días en mi vida.
Es lo que debemos hacer ante el holocausto de percepciones ciudadanas que ejercían influencias veraniegas, en este mes de Marzo, a cualquier hora, e incluía a la joven Fedora y al indecible Jaime.

Un dia, un Jacuzzi

No es nada personal, solo negocios
Michael Corleone

Pronto debo iniciar una trama humana, y darle rienda suelta a la experiencia, hoy puede ser un gran día para alguien especial, por lo menos, me daré la oportunidad imposible de recuperar, así mismo, la excusa veraniega situada en Lampa nos sugirió que este segundo día era interesante inicio.
Un modelo a seguir, ir a lo misterioso de nosotros mismos, en tiempos veraniegos donde todos buscan la facilidad mediática que evite lograr la bendita ignorancia que entraña vislumbrar al gran día.
Empecemos por señalar que la vida misma carece de verdades oficiales, de todos modos, me habría dado por enterado. Al ver como el ciclo sin fin de la vida iba imponiendo su nueva forma de gobernar, permanecía sin reformas humanas: todo cambio radica en la estabilidad.
Viendo con perspectiva lo transcurrido en esos 2 días en la vida, el viaje sin retorno que representó compartir con vidas paralelas, uno de las tantas consecuencias hechas realidad por sus protagonistas, esto es, abarcar la totalidad del jacuzzi como algo de lo cual se sabe más y conoce menos.
No hemos olvidado al jacuzzi, pero mientras más anónimo aparezca habrá una mayor tendencia a comprender a los 2 primeros días de este mes a través de los humanos.
Cuando hablemos, por tanto, de humanos expresaremos una misión evangelizadora sobre cómo jugar con lo establecido por el azar, respecto a lo cual ha sucedido miles de millones días, constatar que estar en un jacuzzi es observar el silencio elocuente que obsequiaron los trajes de baño usados por todos nosotros. 
Todos nosotros seremos comentarios repentinos para ulteriores generaciones. Pero lograr cierto rumbo a contracorriente resulta conmovedor y al mismo tiempo sublime. Entonces, lo diré.

Un dia, un Jacuzzi

No es nada personal, solo negocios
Michael Corleone
Hace bastante tiempo que no mencionamos al baño como un lugar común pero que provoca narrativas ilimitadas, porque, ésta, sugiere que la subjetividad humana juega a sus propias experimentaciones fisiológicas y a la vez aconseja evitar los extremos discursivos sobre lo que evacuamos.
Evacuamos, ahora, para vivir en democracia, cuyo cinismo es su propia paz perpetua, y no hay nada personal si lo decimos durante esos días, por cierto, que agrego a Fedora, Jaime y a los demás jóvenes universitarios.
Todavía aludo al término universitario consiguiendo describir a un entramado de breves comentarios pluricelulares y vivenciales creacionismos provenientes de la educación formal, estos seres cambian la felicidad por seguridad, no fue la excepción haber viajado a los confines anónimos de Lampa. 
Después de Lampa todos somos material disponible para aceptar al universo. Por esto mismo, empezamos una historia cargada de heroísmos anónimos.
Reconozco que, en verdad, esperar algo de los héroes anónimos que, sin avisos previos, dibujan y pintan la realidad dinámica del universo, sin hacer más comentarios somos Lampa.
De acuerdo a lo vivido allá hemos especulado a no más poder con esos días mediante el ciclo sin fin de la vida. De manera tal al convertirnos en meros espectadores de una lógica cuestionable, razonar conforme a estos días.
Días y más días que gozan de inmunidad diplomática respecto a la visión autoritaria del universo, en principio. Entonces, no fuimos espectadores dóciles a medida que nuestra Javiera apareció para ayudarnos, una intrigante mirada suya coloreaba al segundo día.

sábado, 19 de mayo de 2012

Un día, un Jacuzzi



No es nada personal, solo negocios
Michael Corleone




Envejecer implica reírse silenciosamente de la vana condición humana, ahora, el estar caminando por las cadenas del querer humano, unas 6 personas jóvenes configuraron aquél espectáculo del cosmos, y con consecuente espacio público.

No olvide el trato fisiológico que logré con el ciclo sin fin, estar caminando para generar mayor elocuencia de mis piernas, en esto, la vida lo comprendió.

Aunque seguía caminando la vida seguía con su historia personal, sin motivos preestablecidos, compartía sus secretos con cualquier asunto humano que se preciara como tal, no he podido recordar la infinidad de asuntos humanos que perpetramos en las estepas urbanas de Lampa, espero pronto caminar junto a la educación publica.

La isla siniestra de los asuntos humanos, que todo cambio es permanente, una de las tantas verdades sin nombres propios, emergió para quedarse durante esos 2 días en la vida de ellos, nadie quiso arriesgarse a enjuiciar este gran asunto, es lo que hay.

A modo de resumen torreja, la vida veraniega de este mes de Marzo apareció para colorear su sentido de horizonte valorico, vivir como si fuéramos seres infinitos, sin embargo el absurdo ideológico de ambos días mencionados, vivieron sin afanes frustrados ni esperanzas cercenadas, ayudo bastante al respecto el jacuzzi.

Hasta Jaime captó junto a su dulcemente compleja Fedora, los demás estaban en otro lugar de relevancia personal, en los baños del primer piso, que la vida misma es un resplandor intrigante sin respuestas evidentes.