domingo, 31 de octubre de 2010

Chile Profundo

despues de la lluvia todos son empiristas y todos somos rotos.



Entre los 6 años hasta los 13 años era un niño tímido, inseguro, inocente, de calificaciones que limitaban con la nota 60 y recién a los 7 años aprendo a hacerle un buen nudo a mis zapatos ( apodos “Piolin”,”Luis Miguel”).

Después un periodo de transición hormononal, valorico, cultural, intelectual y conductual, la llegada al liceo Manuel Barros Borgoño (1997-2000) significo una tempestad de impresiones fuertes. Los 2 primeros años fueron mediocres (5 y algo), después los 2 últimos obtuve notas sobre 6.

Fue una adolescencia marcada por 2 variables: una activa militancia religiosa (estuve misionando en el sur de chile “Región de Aysén” y un despertar seductor hacia las mujeres. Ignoraba mi infinito encanto con las mujeres. Eso significo luces y sombras durante esos años de sueños de libertad. Al ser un colegio de puros hombres, solo teníamos una visión simplista de esos animales extraños llamados seres humanos.

Quería en esa época estudiar algo, no sabía qué, intuía que nuestra educación formal castra intelectualmente a los estudiantes pues los hace “pensar” sesgadamente. En mi caso, era la opción pues mi familia de origen social humilde, no tenía los recursos monetarios para solventar varios años de carreras. Pero los caminos de la vida dijeron lo contrario

Desde el año 2001 hasta este año he tenido múltiples anécdotas que contar en lo que concierne a mi vida personal. Estudie 3 carreras (Derecho, Historia y pedagogía), la última es la que estoy terminando. El pasado no me ha hecho muchas preguntas.

A contar del año 2006 estoy estudiando la carrera de pedagogía, estoy asumiendo un reto al destino. Después de muchas dificultades, sinsabores, frustraciones, inseguridades y miedos, estoy narrando una acción limite que permite ser escultor y pintor de cada dia que profeso, hacer de la educación no una botella con agua que haya que llenar, sino un fuego que enciende realidades.

En otras palabras, ese joven llamado Jaime es lo que ustedes ven, huelen, miran, observan, ironizan, admiran, detestan, conversan, ríen, abrazan, saludan, comentan, dicen, recuerdan, preguntan y narran milagros inesperados. Un dia con ustedes y los secretos simbólicos de un mirar.

Así han sido los caóticos días de clases, tanto en filosofia como en consejo de curso, tienen tantas cosas que decir pero la secreta elocuencia de los días que pesan no los deja ser plenamente.

Lo único que les puedo decir queridos alumnos es que sean dignos, lucidos y dejen huella en este planeta tierra. Construyan sus vidas a partir de lo que les apasiona junto destellos de locura. Sean escultores de vocaciones tutelares y benditos humanistas de miradas que acontecen

Piensen, jamás lo olviden. Pensar es un riesgo. Ustedes pueden hacerlo. Frágiles como una gota de agua dediquen tiempo al intimidante espectáculo de conocer al Otro. Por lo menos, en estos 8 meses intente hacer una revolución silenciosa, hablar desde el ancho pensamiento del sentimiento y algo de saber filosófico.

De momento, Adiós. Los quiero y luchen implacablemente contra sus fantasmas internos, pues la vida es un destello de fugacidad en el infinito océano del reí cósmico del Universo.

Chile profundo

despues de la lluvia todos son empiristas



Hace escasos 27 años un vientre materno dijo “Jaime”, la vida lo sabe. Una vida que se manifiesta en este cósmico experimento dispuesto a desarrollarse con algo de asombro, curiosidad y extraño sentido. Mi vida la amo ilógicamente, y con algo de letal inocencia ante lo que acontece a mi alrededor.

Estoy terminando mi práctica profesional de la carrera de filosofia en un colegio llamado The Greenland School. Tiene una duración de un año dicha práctica profesional.

Será una breve historia para un breve curso que quiere protagonizar situaciones límites. Ese curso momentáneamente esta en el 11 A al mismo tiempo dibuja espacios de confusión vocacional. Son aspectos bellos, sencillos y profundos.
Mi nombre es Jaime Godoy Flores, y sigo envejeciendo junto a los otros. Estamos ante un fenómeno único en su especie, intentar conocer a mis alumnos del 11 A. Muchos segundos de instantes vividos han transcurrido, la realidad se ha enamorado de mí.

Desde niño que recuerdo esas calles abiertas a la niñez de aquellos que no teníamos un lugar donde divertirnos. Vivía en la comuna de Santiago Centro, en los alrededores de Avenida Matta con San Diego. La calle significo un darme cuenta de lo expresaba socializar con gente muy distinta a mí. Esos años de recuerdos difusos, un “cite” era nuestro refugio contra los riesgos de una vida complicada.

Jugaba con niños de mucha mayor edad. Veía muy poco a mi Papa (un hombre pesimista, hermético, lucido, frio y noble), mi Mama (sufrida, sencilla, sociable, mujer ejemplar) era la persona que permitió que la familia siguiera unida. En ese entonces, nuestra famililla estaba constituida por Felipe, Nathalie y yo, todavía sigue haciendo así.

Esa niñez- durante los años inicios de los años 90- fue un luchar silencioso contra la pobreza material que poseía mi familia. Eran tiempos difíciles de una infancia asumida como algo lineal. Mucha pobreza pero existía el total convencimiento de que se podía salir, así fue. Sin embargo, siempre hubo calor humano, una madre que siempre estuvo ahí, valores del dia a dia y ganas de salir adelante.

En estos 27 años he sido educado en la educación pública (siempre gratis). Mi enseñanza básica la estudie en la escuela Guillermo Matta. Una escuela en donde existían los talleres de caligrafía, ortografía y de una disciplina autoexigente.

Chile Profundo

despues de la lluvia todos son empiristas


Germinan mis condenadas misiones emocionales
Es el encantamiento fugaz de lo cenado
Un pecado capital que nos seduce
Aspectos intrincados si tenemos que juzgar
Hubo años de promesas y de desengaños.

Alturas que observan alrededor de mí
Límpidos acontecimientos bien narrados
Octubre solo participa en este ritual olvidado
Es una melodía bien narrada
Me lleva a otros mundos.

No culpemos a la noche sempiterna del sentir
Pasan cosas extrañas que transcurren sin verdades absolutas
Ni revolución ni reforma, algo sucede
Obvias sujeciones morales
Llueven nuestros propios encadenamientos mentales.

Verdades cansadas de tantas demostraciones
Cualquier dia de Octubre aprecia eso
Infiernos nauseabundos del presente asumido
Nunca se acaba para Ellos
Convierten sus momentos en existencias silenciadas.

Brotan mis confesiones indeseadas
Subterráneas expresiones icónicas del Hoy
Ese instante de deferencias intuitivas
Holocaustos vivenciales emergen en cada segundo transcurrido
Un Chile profundo convencido de su chamanismo epistémico.

Adiós a lugares comunes
Conversaciones desintegradas en realidades inconexas
Acá, la vida sigue su curso proverbial
Caídas que redimen a las personas que van a desaparecer
Cosechando místicas acepciones volitivas.



Chile profundo

despues de la lluvia todos son empiristas


Los días de Octubres y sus complejos culturales
Risas delirando lirismos callejeros
Anduvieron por las ciudades sin plan regulador
Inquisiciones del libre albedrio
Enamorándome de la realidad presente, algo se sabe.

Alianzas acordadas entre el Hoy y los Otros
Acusamos el golpe de lo imprevisto
Todo lo cambia el momento
Existencias repentinas por cada dia transcurrido
Animalescas prisiones educativas.

Imposiciones hegemonizadas del vivir mundano
Los días festivos comparten miserias culturales
Vana expresión de diversión psíquica
Un mes dado a confrontarse con nosotros mismos
Alguien los sueña con opresiva adultez.

Ansias de dominación primaveral acontecen
Una imagen incompleta del Universo
En otros mundo humanos no explicados
¿Sirven los días feriados para promoverlo?
Absurdos bien intencionados, gracias vida

Universos significativos que giran en un mismo lugar
Las prácticas humanas aparecen indefinidamente
Viejas ascensiones hacia los infiernos incautos
Infiernos que cuestionan los modos de vida
Del fértil tiempo del Chile Profundo.

¡Chile profundo asume verdades mutiladas!
Nos han engañado a través de una identidad velada
Incontrarrestables historias anónimas
Fecundadas junto al néctar de despertares sin nombre
Una imagen simbólica de encuentros fugaces.

La revolución inadvertida ha pasado por Octubre 31
Experiencias consensuadas conceden valoraciones modernas
Pero esos perros callejeros no creen en las utopías colectivas
Algo de “Transantiago” apareció para quedarse
Influencias más allá de un feriado secular.

sábado, 30 de octubre de 2010

Chile profundo

despues de la lluvia todos son empiristas y todos somos rotos.



Educar, vivir y libertad
Son 3 hermanos con distintos enfoques valoricos
Durante Octubre siguen su curso de cambios incomprendidos
También atañe al Chile Profundo y a alguien más
Unos recreos vocacionales quieren protagonizarlo.

Conocer al otro es una empresa humana compleja
Limita con los infinitos emocionales que se dan en cualquier inodoro
Hacemos múltiples apuestas desde lo que consideramos
Encadenados a la rareza de ir a otros universos significativos
A esas cavernas de fruición sofisticado.

Dedicaciones a la maestra vida
Una música de la asimilación significativa
No hay nada que decir, amamos sin lógica a esa docente
Ni la escuela ni la universidad se pueden interponen
Vayamos al origen mismo de lo mundano.

Enigmáticas conexiones con la realidad
Los seres humanos juegan a no saber lo que les pasa
Cualquier psiquiátrico estalla en sollozos minimalistas
Un reto al destino contra lo previsto
Somos raros.

Una sinfonía coral interpuesta en la vida de los días de Octubre
Una rítmica percepción de irrealidad junto a decisiones
Buenas o malas, pero son interpretadas
Ese cantar de los pesares humanos
Estética de los pobres lugares fúnebres.

Nuestros pasados componen sonatas psíquicas
Hay que tener el coraje de confrontarlo
Con la realidad que tiende a la fragmentación
Cara a cara
Toda una vida buscamos algo que nos permita estar habilitados.

Esperando situaciones cotidianas
Constituyen evidentes muestras de desiertos valoricos
Tantas muertes acontecidas por ahí
Y no lo sabemos
¿una realidad que nos seduce a su vez nos atormenta?

Debemos dar gracias
Por la santa elocuencia de los errores humanos
Y de infinitos experimentos valoricos
Hacer de la vida misma ese quebranto de feliz sucedáneos
Los prejuicios atípicos del cerebro humano.

Consideraciones valoricas cuando hablamos
Por ahora, octubre enloquece con eso
Envolventes multitudes conductuales
Son las aspiraciones hegemónicas del ignorar
Inicios para un vivir con un sinsentido evidente.

Chile profundo

despues de la lluvia todos son empiristas


Muchas apreciaciones cuando tratamos con la identidad personal
De esto, nuestro Chile Profundo no se escapa
Se asume que sabemos de lo que hablamos
Es el misterio de los misterios
Develar el carácter desquiciante de ese artificio conceptual.

Es el desarrollo de la historia de las ideas humanas
Asombros planetarios y pavores sagrados
La enfermedad sagrada del lenguaje humano, la verdad
Por lo menos ese chile Profundo no hace aspavientos epistémicos
Sencillo, profundo y comprensivo.

Una ética de la disensión callejera
Alberga la dimensión desconocida del Hoy
Lo siniestro de auto engañarnos
Cuando existe un país de por medio
Es ese Chile Profundo que danza al ritmo de esos “raros peinados nuevos”.

Ansiamos considerar aquello que nos mueve
Sin embargo existe la letal complejidad de hacerlo experiencia
Son claroscuros de benignos resultados generacionales
Primaverales divagaciones tutelares
Educar se ha convertido en un sistema de idiotismo instruccional.

La letal humildad de la miseria humana
¡Es algo que penetra laberintos primaverales!
Incapacitado para gobernarme por la razón humana
Coqueterías costumbristas del quehacer humano
La latencia imperecedera de la muerte anuncia épicas vocacionales.

Algo nos mueve a la distancia
No tenemos un directo protagonismo con las vivencias construidas
Confiamos muy poco en cuanto creacionismo humano podamos imponer
Malditas cobardías comedidas por Occidente
Una tenue algarabía insinúan las calles desiertas de mis escepticismos primaverales.

Digo primavera porque estamos en un Octubre que se va
Dificultades de la alta definición melódica del tiempo transcurrido
Porque las personas siguen su curso, van a desaparecer
Lo mejor no es estar atado a nada
Es una angustia que aletarga el origen mismo de lo vivido.

Chile Profundo

despues de la lluvia todos son empiristas


Días revestidos de holocaustos cotidianos
Reflexiones apresuradas al decir situaciones humanas
El duro peso de los segundos transcurridos al educar
Discusiones y motivaciones, asombros primaverales
La osadía de saberse narrador de esas ficciones.

Mis ficciones didácticas quieren encadenarse a Algo
Cuanta efervescencia ética existe cuando pensamos
Nunca lo hacemos con un sentido planetario
Increíbles disputas protocolares
Estamos educando maquinas pulsionales.

La genialidad diagnosticadora que explica fenómenos
Instancias ilógicas cuando decimos ¡presente!
Es la realidad delirante de la razón oficial
No hay nada que hacer con activas certidumbres
Nuestros fenómenos humanos están llenos de experiencias límites.

El silencio de los inocentes
Esos inocentes que miran sin precisión atmosférica
Han sido sancionados con las regiones oscuras de la subjetividad humana
En cada recreo se capta algo de subjetividad
Sujeta a los más excéntricos cánones de juicios dispersos.

Guerras humanas se interponen enfrente del Hoy
Licencias históricas le han sido otorgadas al Chile Profundo
No tiene porque demostrar orientaciones valoricas
Valoricas cuando se trata de depuraciones lingüísticas
Tantos sufrimientos sin dignidades cavernarias.

Mucha proezas épicas ha habido durante los días de Octubre
Alocuciones viscerales de las “pobres gentes”
No saben observar el vasto universo de fenómenos planetarios
Sus conciencias están a la deriva del tiempo
La dulce condena de los momentos humanos.

Alguien quiere encadenarse al Otro
Suceden cosas extrañas estando en sociedad
Humanas manifestaciones y secesiones bibliográficas
Bicentenarios absorbidos por la vorágine del tiempo
Conspiraciones envueltas en un velo de ignorancia, el universo sabe.

Chile profundo

despues de la lluvia todos son empiristas



Indecibles comentarios de la vida en sociedad
No alcanzamos a comprender su en “off”
El eterno retorno del tiempo humano
Para describir vocaciones inconclusas
Son vocaciones aletargadas por tanta efusión vivencial.

Una revolución de la mente
Errores categoriales de los seres humanos
Viajes repentino hacia lo gregario
Aquello que llamamos soledades sofisticadas
Ir al Otro, Octubre lo sabe.

A esa revolución la simbolizamos con raras decisiones
En cada avenida del subterráneo pensar artístico
Emergen constelaciones novelescas
Son aquellas que permiten vivir
¡Cuánta verdad hay en considerar una realidad embelesada de sí misma!

Estelares pasatiempos históricos
Asumen los hombres de irónica voluntad cósmica
Desde calles vacías hasta congregaciones humanas
El pesimismo de los pesimismos
Un antídoto contra ese optimismo de alta repulsión lingüística, los prejuicios.

Años que se convierten en dudas y días que se convierten en ignorancias
Salidas intempestivas hacia un presente que se aparece
Pesa interminablemente la realidad
Estamos relatando decesos conceptuales mientras somos experiencia volente
Pero nada es para siempre.

Chile profundo

despues de la lluvia todos son empiristas y todos somos rotos.



Divertidas estrategias emocionales
Estiman al acto subversivo de educar
Conocemos menos al saber
Las letales experiencias de mis días inconfesados
Un viaje sin retorno hacia la búsqueda del tiempo perdido.

El tiempo es el disfraz sofisticado del vivir
Son sus inicios de una infancia incomprendida
Intermitentes coloquios vocacionales
¿Quién mantiene los equilibrios planetarios?
Alguien escribe sucesos de mutiladas verdades “en off”.

Necesidades ensalzadas con el néctar del autocuestionamiento
Espontaneas muestras al vivir aburrido de las “obvias gentes”
Inmanencia del lirismo asumido
Pero los niños ironizan con ese fenómeno emergido
A pesar que la intersubjetividad hace muy bien su trabajo.

No es infrecuente tratar con el Chile Profundo
Cada dia, cada densidad de aprendizaje significativo
Son estratos de espasmos cotidianos
En un dia cualquiera, la vida dice
Tiempos modernos ¿qué caverna más sofisticada?

Vibrantes consideraciones “picunches”
Al pontificar de lo Bueno y de lo Malo
Desde y hacia experimentos artísticos
La cultura y la sociedad, narran valiosas tonterías
Ese desdén por las evoluciones de “horario valle”.

¿El Horario Valle nos regala fenómenos humanos?
Respuesta impertinente tras miles años de civilizaciones patriarcales
Una mente que no tiene claridad vivencial
Puede que no exista como perspectiva clásica
Las horas de dicho horario son espasmos ideológicos.

Tantas tentativas revolucionarias
Actualidades históricas por conceder
Instintivas asunciones humanas
Cierto protagonismo del Chile Profundo
Fecunda comprensión de las irrelevancias republicanas.

La historia de la verdad mutilada
Al anónimo héroe del Chile Profundo le asfixia
Tanta realidad aparecida
Sus éticas prescriptivas apestan
Esa misión desangrada del Hoy.

Chile profundo

despues de la lluvia todos son empiristas



Un libro viajero aparece
Descifrando signos y símbolos
Conversaciones en la catedral de lo domestico
Mis alumnos observan atípicamente
¿Cómo se hace la vida en sociedad?

Fue un tal Octubre 30
Dijo “Viernes junto a 20 humanidades”
Un lugar con miradas dispersas

Un frágil segundo que hizo historia
Es el ciclo sin fin, Jaime y sus alumnos.

Imprevistos domésticos acontecen a cada momento
Viles prejuicios didácticos
Hacia frio y algo de antojadizo viento
Anteceden a las temerarias discreciones humanas
¡No sabemos vivir sin prejuicios!

Unas tranquilizantes aventuras humanas conceden
Aquella sala de los años alcanzados
Un curso en abierta expansión valorica
Orientaciones vocacionales silenciadas
Por la secreta indecencia del cómplice educar.

Nombres y más nombres
Asumen sus criterios aleccionadores
Buscándose en las vanguardias culturales de cada Hoy acontecido
Las armas de la crítica acallan revoluciones atípicas
El gobierno de la razón narrativa.

Miradas indecibles de los niños que juegan en sus patios
Existencias súbitas de los paisajes escolares
Narraciones extraordinarias y sus descripciones humanas
Cambios para permanecer en lo alucinatorio
La explosión demográfica de sufrimientos acotados.

Loas al envejecimiento residual del aprender
Vulnerables docencias indocumentadas
Esos recreos ilustran formas indómitas de observar
Algo de realismo apareció
Ese optimista que es un pesimista bien informado.

Chile profundo

despues de la lluvia todos son empiristas



Es interesante cuestionarse el origen mismo de la vida
Desde cualquier secreto lugar del planeta tierra
Emergencias de dimensiones desconocidas
Ínfimas capacidades humanas
Pero perpetuamos miserias humanas de alta definición.

La inmoderación de lo penetrante en los cielos estrellados
Esas miradas de adolescencias identitarias
Estudios académicos vulnerables a lo exterior
Su reflejo de realidad es el fenómeno de la vida
Cambian la noche escéptica de Octubre 30.

Que yo cambie no es extraño
Es la permanencia de lo volitivo
Un amor duradero y sus efectos generacionales
Una didáctica hacia viajes sin retornos
Emergen mis alumnos ante la catedral del mirar acontecido, el Chile Profundo.

La génesis de la vida en sociedad significa
Acallar la ignominia de lo predecible
El último eslabón nos regala esperanzas arqueológicas
Divertidos momentos éticos
De momento, estamos en un país diferente.

Con influencias indecorosas
Los seres humanos habitaron este planeta tierra
Asumieron la postura hegemónica de controlarlo todo
Remedios sin etiquetas consensuales
¿Tan civilizados como los animales?

Vanas ilusiones de que cada corazón merece una oportunidad
Películas de mi vida durante una sala de clases
Vulgares recuerdos cuando nos miramos sin dolor
Pensar es saber un torrente de genialidades anónimas
¡los problemas no siempre tienen una explicación!

Chile Profundo

despues de la lluvia todos son empiristas




Tratados de moral humana
Surgen a cada momento esperado
Nosotros nos comportamos de manera extraña
Es un acto de coacción permanente
Asfixias históricas que nos persiguen.

Esa altiva impaciencia de la historia de las ideas humanas
Un peor ignorar fue hacerse vulnerable desde el mirar moderno
Dioses ausentes y descreencias atónitas
Aun no sabemos cómo llego a la vida a convertirse en algo duradero
¿Qué hicimos para ser domadores de nativos aburrimientos?

De la química de la vida a la biología de la vida
Constataciones de la más extraordinaria asunción teorética
Una genealogía de la moral
Infinitas han sido sus interpretaciones
Es el misterio de los misterios.

Historia de la vida, algo de autorrealización
Un lento caminar hacia la repúblicas de las locuras sistémicas
Ilógicas conversaciones con la existencia del Otro
Un ser dado a configurar desvelos gregarios
La fruición imperecedera del reír a diario.

Poco a poco la experiencia humana dio a la luz
Fue un proceso no exento de dificultades siderales
Cósmicos prejuicios atentaban contra la opción de entender que existe afuera
Se trata de hablar con el fenómeno de la vida
Observando, mirando y pensando.

La vida continuara existiendo
Los seres humanos somos individualidades algo mortales
Acá, la naturaleza relata sus narraciones extraordinarias
Es el ciclo sin fin
El “inútil de la familia” ¿Quién es?

Sin amaneceres no hay tensas calmas
Intento diseminar la corrosiva danza de dudas
Dentro de una sala de clases aparecida
Numéricamente con escasos 16 años
¿Cómo se origina la vida cuando cada alumno toma conciencia de sus libre albedrio?

Chile Profundo

despues de la lluvia todos son empiristas



¿Cómo se inicio la vida?
Algo tendrán que decir los vientres maternos
Espacios sagrados para la razón seminal de Occidente
Todo está permitido cuando se trata de pensar
Un riesgo temerario al mismo tiempo corrosivo.

¿la vida sigue siendo mágica al estar la Tierra sin humanos?
Es una pregunta pertinente sin temores reverenciales
La impertinencia reside en respuestas cerradas
Sigue siendo genuina la vida cuando emerge
Desde el salvajismo geológico de un emocionar.

Complejo discurrir valorico es interpretar al hombre
Interpretar es un falsear la realidad misma
Ese bípedo que sufre cuando esta encadenado al querer
La pluridiversidad de la naturaleza salvaje
Ironías a la civilización como tal.

A pesar de los desvaríos cósmicos, la vida nació
Incluso para los hombres de Febrero 27
También para los indómitos días escolares
Vinculados a la perplejidad de prácticas pedagogicas
Solo el Universo estaba asombrado por lo que sucedía.

El Universo y yo
Coquetas ficciones humanas que envidian situaciones limites
Los otros son los sueños de libertad
La libertad vinculada a la vida
Un experimento de salvaje inocencia holística

Fantasmas que regalan instrucciones específicas
“no busquen la verdad sino el asombro”
Inquietudes satirizadas por las pedanterías de ser civilizado
Todavía la vida genera fuentes dispensadoras de sentido
Creacionismos inefables promueven algunos.

Vida y muerte han tenido la vida cuando esta muda
Existe la opción de deshacerse de todo
Ese todo que abdica de la burda procesión de Occidente
En nuestro Chile Profundo existe Algo
Avidez por impresiones fuertes.

sábado, 23 de octubre de 2010

Chile profundo

despues de la lluvia todos son empiristas y todos somos rotos.



Unos interesantes diálogos colaborativos con la existencia fraudulenta del vivir moralizado, algo entraña el Chile Profundo que permite crear evasiones emocionales. La torpeza emocional de los hombres para confesar lo que sienten, son apocados cuando se trata de verbalizar cosas extrañas.

La contemplativa emoción cotidiana. Discusiones apasionadas entre la cultura y sociedad, un Chile naciente cuyos complejos culturales navegan por las regiones oscuras de su lactante subjetividad, alguien sonríe.

Hablar de cultura y sociedad en estos tiempos históricos es también hablar de la importancia crucial que supone ir al origen mismo de la pregunta por la vida cuyo prístino misterio es un reto al destino humano.

Durante millones de años los seres humanos, esos animales extraños, han hecho de la experiencia misma del pensar un acto de depuración cotidiana, y se han servido de cada proceso histórico, compartiéndolo con las más variadas formas de intimidad cultural.

Chile Profundo

despues de la lluvia todos son empiristas


Una cosa cómica se desarrolla invariablemente ante nuestros propios ojos, el duro peso de los días transcurridos. Bailan esos días, los de Octubre junto a la latencia del Chile Profundo, hacia el frenesí de lo observado. Observaciones superpuestas a cuanto festival de contradicciones valoricas previamente enseñados por ídolos explicativos.

Tendiente a favorecer los museos oficiales de bipedismos ironizados con la eternidad de lo transcurrido. Pasan cosas extrañas. Transcurren inesperadas casualidades durante segundos vividos, incapacidades de la tecnología de punta para develarlo, los humanos intuyen que existen otras maneras de captar la realidad del Otro. Por lo menos, eso, creemos todavía, la postmodernidad alardea sobre eso.

Repentinos actos de intuición extremos apuran muchas decisiones humanas, un brindis asumido para el misterio de los misterios, la eternidad de lo considerado. Una historia de la eternidad, un silencio retorno hacia lo mundano de existir, que se puede iniciar a cualquier hora.

Un súbito despertar existente, la hora señalada, nadie puede anticiparlo. Solo se manifiesta como un acto de subversión minimalista. Un lenguaje sencillo que propone Octubre 2010, envejecen los seres humanos.

La lógica temeraria de ir contra la corriente del tiempo pero Octubre, claro está, comprende su labor pedagógica, dejar huellas de nacimiento. Es tan audaz convencernos de lo irrisorio de luchar contra la constricción permanente de un modelo a seguir al mismo tiempo resulta seductor usas los signos de los tiempos actuales para lograr imponer interpretaciones que falsean la primaria verdad del Chile Profundo, después de la lluvia todos son empiristas.

Octubre y la revolución mental de lo anónimo, aparece el Chile Profundo con sus estridencias éticas, atípicas explicaciones dirigidas hacia lo insólito de imponer verdades absolutas. Inventos audaces de los hombres de decadente felicidad corrosiva, ficciones históricas inmoderadas aparecieron.

Chile Profundo

despues de la lluvia todos son empiristas y todos somos rotos.


Un riesgo teñido al mayor espectáculo de perplejidad humana. En espaciales encuentros con cavernas sofisticadas, desencuentros furtivos con el tiempo, y la vida en un dia cualquiera, responde a los encantamientos de Octubre. Mes propuesto, pudo ser otro. Pero el solo acto de pensar aparece como un acto de subversión extrema, tiene que serlo.

Da mucho miedo adjetivar posibles experimentos valoricos, y lograr una tensa calma propuesta por ese país de las obviedades volitivas. Los niños todavía nos ayudan a pensar en contra la sabia complacencia de los muros de la moral oficial.

Jóvenes aun, aspiran a demostrar sus intrincas maneras de disolución racional, vida y muerte han tenido en sus precoces vidas. Genuinas creaciones, cuando pintan su realidad con letales diversidades gregarias. Niños y sus vínculos con la faz del horizonte imperecedero del decir atematico.

Ha sido una historia minada la de conocer qué somos tratándose de componer asuntos humanos. Y si nos han mentido, algunos. Solo verifica la aparente adultez que tenemos como ciudadanos vitalicios de eso que llamamos planeta Tierra. Ese lugar de las ruindades sazonadas con el cómico cactus de la rareza callejera.

Cuando apunto a la dimensión de la calle como un aspecto digno de ser narrado es para ir describiendo ciertas situaciones límites. No se agotan esa situaciones límites, vivir en la opresión de uniformadas éticas de la modernidad objetivante, en lo que alberga Octubre desde el uso cotidiano de su proyecto vital, sino que se amplía respecto a otro tipo de evoluciones humanas.

Chile Profundo

despues de la lluvia todos son empiristas




Insobornables decesos conceptuales aparecen dia a dia, un país aletargado por sus imposiciones educativas, dudas radicales aprisionan a la razón humana, durante meses y meses, la verdad no se ha paseado por el Chile profundo. Un Chile sediento de estivales pensamientos significativos.

Es algo propuesto por los integrantes de la sinrazón prevaleciente, absurdos periodísticos interminables. Sinsabores doctrinarios condicionan esa nueva forma de gobernar.

Largos momentos vividos con la idea capital de que hemos sabido estar a la altura de las circunstancias vividas, como han sido esos tediosos encuentros con la historia reciente de nuestro país, y gestiones imputadas cono tal.

Es la autoafirmación de sobrevivencia que tiene el ser humano cuando construye realidades desde la genialidad del lenguaje del mundo exterior. Su genialidad reside en explicar los confines ignotos de la condición humana. Una condición inconmovible, burda, vana pero genuina en lo que refiere a construir sistemas de pensamientos divergentes.

El mundo humano necesita encadenarse al lirismo de lo absurdo. Ahora, cada absurdo contiene su dulce condena, estar a la deriva desde la génesis misma del eterno divertimento que genera la historia de la ideas humanas. Inconcebible coerción plagas mamíferas, los hombres, preservando sus rituales facticos, y su admiración insumisa por el poder. Teatro del absurdo cuando queremos encadenarnos a las explicaciones de un decir desatado, interpretar la realidad.

Indudables consecuencias humanas ante todo con lo que corresponde a descifrar signos históricos tras los sucesos históricos mismos. Siempre ha sido así. Aquello que un tal país Chile jamás prescindió en cuanto a sus propósitos Simplemente humano, es el éxtasis de lo que tenemos como fuerza vital, vivimos en este planeta tierra.

Sin embargo, no sabemos cómo afrontar las emergentes problemáticas bioéticas. Todo dilema bioético significa cambiar la mirada de lo establecido. Debemos estar en otra. Así, será la única manera de colocar a la naturaleza misma como un lugar de emancipación mental sin ambiciones. Habrá una visión sistémica sobre la naturaleza, somos la naturaleza, y revelar el hecho indesmentible del palpitar arrítmico de la biosfera. Insinuaciones factuales proceden a motivarnos, Octubre decrece en sus delirios republicanos.

miércoles, 20 de octubre de 2010

Chile profundo

despues de la lluvia todos son empiristas



La dimensión de lo decible del pensar humano, una revolución de la mente comporta cada suceso humano de fecunda inocencia narrativa, no obstante su escuálida calidad gregaria en cuanto a su propósito histórico. Un Chile ni profundo ni asumido, diferencias sencillas en momentos inesperados.

Días vividos como tales, esa gesta revolucionaria cuando compartimos sucesos históricos, un país abierto a las dominaciones mediáticas del manipular consumado, apunta a generar experiencias limites que asuman la tarea titánica de mirarnos sin piedad.

Eso, pocas veces hemos podido contemplar sin ambages la esencia intima de nuestras repulsiones primarias, significa devorase indefinidamente cuando los modelos culturales están dirigidos hacia la atomización de consciencias vivientes.

Narraciones dubitativas de los protagonistas de esta aventura humana, las pobres gentes, divagan distraídamente por calles ambiguas que disparan confusos miedos ritualizados, adocenados y adoctrinados. La fragilidad de un país transcurrido desde el colonialismo mental de sujetos acríticos, una historia humana con arcaísmos republicanos, a la deriva hacia un futuro misterioso.

La perpetúa danza del universo humano a la hora de entregar sus propuestas éticas. Cada ética merece su dulce condena, ese Chile Profundo las hace despertar del sueño dogmatico, con experiencias irrisorias. No sabemos vivir. Como si vivir fuera algo dado, prescrito por ciertos personajes de corbata bicolor.

Espejismos engañosos del fugaz Octubre presente, creencias diluidas en exaltaciones protagonizadas, ese país quiere no estar encadenado a los idiotismos de buena crianza mediática. Dialéctica de lo aséptico, una realidad espuria de que observa instantes precisos.

Chile Profundo

despues de la lluvia todos son empiristas



Un lugar enfrentado con los residuos personales de cada ciudadano envejecido al mismo tiempo depurando contenidos corrompidos por las palabras. Las palabras nacen con la realidad de lo aprendido por alguien cuando éramos muy pequeños.

Ese Chile desconfía de las sujeciones elocuentes del decir gregario, luego, verificado en la ruin divinidad de tecnologías digitales. Tormentos sofisticados desde la perspectiva de lo observado.

Es un estado de vejez naciente, letal y aclaratoria de lo que somos como sujetos proclives a la bipedación de alta definición. Seguimos aspirando al descubrimiento del último eslabón perdido, eso dicen en los barrios sinuosos de la historia humana.

Se entrevé el patrimonio intelectual de la humanidad no solo en el formalismo educativo suministrado por la razón iluminista sino que también por las apoteósicas percepciones de realidades humanas vividas desde las regiones oscuras de la subjetividad. Un alimento único para fertilizar el amplio empleo de decoros nacientes, lecciones de vidas que ensalzan patrones de narración volitiva.

Existe la posibilidad cierta de que no logremos una formación integral para dimensionar la tentativa revolucionaria de entender el significado mismo de vivir en sociedad, es posible que sea un conflicto interno con nuestras propias estructuras lingüísticas. Innumerables palabras sujetas al templo señorial de las vanas convenciones sociales. Algo está pasando en este Chile del conmover sumiso. Una intimidante opresión de

lo sucesivo, un Chile vinculado a las confusiones históricas, consumido en una cultura de la asimilación y de la mediocridad sofisticada.

Los modelos culturales hacen su implacable trabajo de alfarería verbal. Sin embargo, suceden infinitas situaciones en cualquier calle de nuestro país. Dimensión desconocida para la sociedad del conocimiento. Atomización de psiquismos nacientes, a saber, durante la constatación evidente del presente mutilado, más y más prejuicios morales, un Chile colérico por fracasos prístinos.

Chile Profundo

despues de la lluvia todos son empiristas




Susurros de Octubre, recuerdos de un Chile Profundo confrontado. Ir al origen mismo de nuestros prejuicios morales y de nuestras anomalías históricas, inicios de un juego terapéutico con el tiempo. El tiempo y sus metáforas cotidianas. Aquí, la realidad del mundo exterior, un país abocado a considerar cosas extrañas, impone individualidades singulares.

Sin embargo, esa singularidad aporta el repulsivo néctar de la autocomplacencia escolar. Donde se impone la cultura de lo indistinto. Han sido años de rodeos bibliográficos.

Abiertamente estamos incapacitados para construir edificios humanos que muestren toda la cosmovisión pensante del significado mismo de la miseria humana. Es un aspecto ineludible que ocurre dia tras dia, Octubre ofrece su menú de delicias gregarias, con el fenómeno de la vida circundante y penetrando contenidos valoricos.

Por lo que, aludir a contenidos valoricos es hablar de fraudes implacablemente límpidos contra el cuerpo soberano de humanidades asombradas. Mentiras haciendo su trabajo, usos del lenguaje humano. Siempre existe la posibilidad cierta de adjetivar situaciones humanas para instaurar un discurso hegemónico prevaleciente.

La frágil certidumbre del hoy aparece inefablemente. Nos venden determinadas cosmovisiones valoricas, engendros de opresiones endemoniadas. No nos damos cuenta, Chile Profundo sabe. Intuye ese algo que denota salvajismos civilizadores de praxis momentáneas.

No ha sido en la permanencia del vivir cotidiano en donde el Chile Profundo va tejiendo sus encadenamientos mentales, existe paraísos indecible para ese país anónimo, las instituciones de sus propias universidades ambulantes. Gracias, Chile Profundo.

martes, 19 de octubre de 2010

Chile Profundo

despues de la lluvia todos son empiristas y todos somos rotos.



Infinitas esferas del saber humano no se entienden desde la somnolencia de los muros de la moral oficial, no hay grandeza del alma para diagnosticar, eso que nos envuelve implacablemente. Es el grito desgarrador de cada tratado de pasiones humanas que albergan los días de un Chile que cambio. Cambios inducidos por tantas cosas extrañas ocurridas.

Solo apariciones fantasmales de que la vida humana es frágil, vulnerable y caótica. Pero este año ha sido configurado por los frutos del cerebro humano, un tratado de las pasiones indecibles. Ir experimentando cuantas emociones aparezcan en los horizontes psíquicos de los seres humanos. Con la dificultad de entenderlos. Algo nos sugiere el paso del tiempo, y a Chile nadie le ha preguntado.

Ese Chile Profundo propuesto por alguien. La errante belleza del inmanente pensar vivido. Un acto de subversión momentáneo. Increíbles decesos humanos, cada corazón atormentado merece su explicación asignificativa, y el Chile Profundo convoca a la voluntad de vivir, un acto de desesperación creativo.

Vividas manifestaciones creativas y de asunción dionisiacas, cuando ingresamos hacia lo inefable de vivir, es el país de los melódicos paraísos sinuosos. Estamos sumidos en barcos que se estrellan con los “nunca más”. Son 2 palabras misteriosas, impredecibles y temerarias.

Tienen su propia verdad mutilada, entender a las seres humanos en un Chile haciéndose al segundo transcurrido. Sus fenómenos tributan nacimientos de algo digno de ser narrado. Pero narrarlo implica aquello que la historia siempre prescindió.
Un país aprisionado por las pequeñas conspiraciones cotidianas que simbolizan los medios masivos de comunicación, las opiniones dispersas de los ciudadanos, la ira acumulada de los héroes anónimos, el engendro narcisista de los adolescentes asumidos, simples comentarios de sobremesa dominical, aulas magnas entroncadas con experiencias mudas, miserias humanas bien gestionadas por el túnel del tiempo, ironías del teatral Hoy, ignorancias mimetizadas como divertimentos circenses, revoluciones sin huellas de nacimiento, evoluciones callejeras de los prejuicios morales, escolares componentes periodísticos, prosaicos instantes republicanos, idiotismos literarios cuando juzgamos, hebras humanas que etiquetan luces y sombras, fraudes sofisticados de la educación formal y soledades comedidas por la democratización del consumo.

Aires violentos durante meses, tanto estivales como otoñales, de un Chile dado a confrontarse con los problemas valoricos que cada dia obsequia. Insumisos coloquios humanos con el dia que emergía, sobre todo, esos días con sus situaciones límites. Desde la perspectiva del observador ignorado, solo sé que nada es para siempre, hubo una dulce condena cuyos signos humanos fueron estar a la deriva de todo.

Captar la esencia misma del actuar en determinadas situaciones límites supone estar al tanto de muchas experiencias culmines, entender que la realidad tiende a la fragmentación en todo su amplio espectro vocacional. Ahora, la vida en Chile, ha cambiado pero son cambios subterráneos, indignos de elucubraciones bibliográficas. La calles de Chile sobornan al tiempo histórico de la moral oficial.

Chile Profundo

despues de la lluvia todos son empiristas y todos somos rotos.


Nuestro Chile Profundo está cargado de indecisiones generacionales y de engaños didácticos. Cuanta personalidad conspirada. Muchos quieren seguir encadenados al querer, no se puede vivir así, más aun, desde una perspectiva estremecedora de compartir intimidad con los otros.

Esos otros aducen elementos de juicios dispersos lo cual en estos tiempos históricos, hacer de ese chile cotidiano, su peculiaridad genuina, impone responsabilidades encadenadas a contratos sociales.

Componen estas indecisiones, problemas valoricos por violentar, cada persona que se precia como tal. Unos increíbles sucesos cotidianos, miradas aparecen por ahí, es el ciclo sin fin.

Es un país en el que germinan los sucesos de rareza humanidad, recapitulaciones de la realidad aparecida, las cadenas que se mueven, unos ciudadanos perplejos ante tanto considerar opinante. Son simples opiniones revestidas con el influjo emancipador se surrealismos cotidianos. Lo cotidiano de saberse conocedor respecto a las burdas mentiras de que somos un país solo verificado en los encuentros con la historia oficial.

Intentos humanos, un Chile latente, por modificar la tiranía de los hábitos culturales. La cultura abierta a las más evidentes muestras de candor humano. Perspectivismo de lo misterioso. Es la vejez anunciada por tantas palabras diluidas durante el transcurrir vital del compartir experiencias gregarias cuando negociamos con la realidad del Chile profundo.

Unos experimentos valoricos que no volverán nunca más. Tiene directa relación con una manera de ver las cosas que emergen al despertar un dia cualquiera en ese Chile de los abortos sublimes. Su sublime espectáculo de corroídas bellezas observadas, cambiar de mirada, son superposiciones con los patéticos prejuicios de ficciones Bicentenarias.

De repente, tenemos momentos de fugaz felicidad. A todos nos afecta entender el sentido mismo de la felicidad mientras tanto esperamos un desarrollo evolutivo en nuestras conversaciones con el querer. Esa felicidad concede relajos aparentes enumerados como la serie inesperada de regalos significativos.

Aquello de lo cual es significativo, un Chile Profundo dispuesto a insinuar centros caóticos de miserias humanas pero una miseria humana asumida como tal tras el reconocimiento indiscutido del fenómeno de la vida, dia y más días de epifanías lingüísticas.

Chile Profundo

despues de la lluvia todos son empiristas



Descripciones humanas en lo que concierne a ese Chile. Un año pletórico de indecibles fenómenos humanos en donde la secreta elocuencia de lo acontecido dio paso a la locuaz capacidad de agotamiento gregario.

Estamos poco familiarizados a no decir obviedades cuando se trata del sufrimiento humano. Sufrir, en este caso, se convierte en el árbol verde del conocimiento asistemático. Más encima, el lenguaje humano nos sujeta a su diario dudar valorico.

Sufrir como un lento nadar hacia súbitas existencias que narran florecientes sucesos valoricos. Mi país llamado Chile. Sin embargo, la conciencia de existir alberga una especie de pavor sagrado.

Saberse espectador indesmentible albergando aprendizajes significativos alternándolo con lecciones de vida. La vida misma con sus ficciones planetarias y, a la vez, esa incapacidad del lenguaje humano para no decir la ordinariez de lo extraordinario.

No hemos sido capaces de descifrar signos históricos. Puede que sean solo meros sucedáneos vivenciales y, así, tranquilizar las subversiones volitivas que fluyen implacablemente durante el drama humano de pensar. Pensar es un riesgo. Es la belleza de lo estremecedor.

Una que otra explicación prevaleciente para decir cosas extrañas. Son extrañas en la medida que ignoramos el sentido mismo de fomentar experimentaciones valoricas. Tanto la ética como la religión forman el material disponible de un Chile consensuado.

Tal vez, por ahora, estamos sumergidos en el llanto sempiterno de distinguir estados de ánimo. No es fácil comprender cada situación límite acontecía en nuestro país desde una mera perspectiva descriptiva anquilosada en experiencias sin filtro. Desde la vorágine geológica de Febrero 27 hasta el ciclo sin fin de los mineros, un país se hizo presente, y la complicidad indesmentible del tiempo.

No entendemos nuestros sinsabores identitarios, cuando usamos argumentos cargados de diversidades bibliográficas, ni siquiera con los ecos de errantes capitales comunicacionales, alguien tiene que ceder.

sábado, 16 de octubre de 2010

Chile Profundo

despues de la lluvia todos son empiristas



Aparentes demostraciones de orden señorial cuando se trata de educar a los Otros, los Otros son los jadeantes niños de diversidad etaria y sexual, en efecto, desde la provincia, un Chile aporta su gobierno de lo irremediable, coartar las ansias de genialidad cotidiana, no hay caso. Para el Chile Profundo no existe la creatividad y el descubrimiento, el hombre no se ayuda a sí mismo. Siempre culpamos a los Otros.

Se eluden los conflictos, pues, se piensa, así, cambiar, lo patético que tributamos al Dios de las tensas calmas, es decir, el vivir en sociedad.

Oportunidades desaprovechadas durante miles de días transcurridos, un Chile Profundo, que seguía buscando su sentido afanosamente. Letales humildades vinculadas a delirantes incertidumbres obsesivas.

La esencia de lo disolvente cuando intercambiamos palabras intencionadas hacia confusos propósitos vitales. Lo vitalizador de darse cuenta. Darse cuenta es cambiar los códigos valoricos, aparentemente, falseados, y transformarlos en la activa certidumbre de algo subversivo.

El aquí y el ahora, ese Chile Profundo, genera esas situaciones límites, hace una desfundamentacion radical a la comedida razón tecnológica. No necesita de tantos alardes de felices hipocresías o de bipedismos viscerales, solo algo de silencioso devenir vivido.

Nos han sucedido tantos fenómenos de la vida y de los otros, que describirlo, resulta, de por sí, una titánica empresa narradora. Por lo que, lo indispensable es saber que estamos en constante disolución cotidiana.

Chile Profundo

despues de la lluvia todos son empiristas.



Nos hacen creer que el país piensa de esta manera o de otra manera, ante lo cual, condicionamos todo cuerpo valorico como tal, y almorzamos descaradamente con los ruidos sinuosos de una democracia representativa.

Divertido es cuando hemos creído estar pensando. Son especies excéntricas de contenidos significativos, puesto que los hechos concretos de nuestro país ¿están en abierta simetría con lo emerge en los medios masivos de comunicación? ¿Hablar del Chile Profundo es hablar de problemas valoricos?¿es razonable manifestar que la disolución racional de los héroes anónimos- cualquier chileno- es producto de una sofisticada forma de represión? y ¿en ese chile indecible suceden cosas extrañas?

La consciencia de la juventud actual, una civilización patriarcal que no quiere cambiar el mundo. Esa palabra- Chile Profundo- es la exaltación a la incertidumbre. Por lo menos, reconoce sus finitudes epistémicas.

Ahora bien, aplicándolo a la matriz cultural de la educación, esta, se ha convertido en una maquina de instrucción cuya una finalidad es aprobar exámenes. La maravilla de cuestionarse. De penetrar vacios asignificativos de coloquios vivenciales, las tensas esperas de esa palabra concluyente.

No obstante el estado permanente de que el cambio es lo constante de la vida, jamás hemos podido captar una mirada que disuelva los componentes valoricos vinculados al origen mismo de nuestros prejuicios morales. Es el ciclo sin fin, Chile no ha sido la excepción, se ha movido en la estridente soledad de interpretaciones humanas, es el gran pecado de lo ignoto. Buscamos la verosimilitud del misterio.

Un país que juega con la realidad del mundo exterior. Aparentemente sabe narrar la estructura valorica de lo creado. Han sido siglos de divagaciones oligárquicas y de obsecuencias bien remuneradas. Nadie se da cuenta o, dicho de otra manera, consideramos que nuestro gran legado no radica en emancipar la decadente estructura mental patriarcal de nuestro país. No lo sabemos, explicaciones atípicas al tratar de preservar valores humanos tanto para Febrero 27 como para los 33 mineros.

Búsquedas infructuosas de un gran legado, algunos dijeron “nada es para siempre”, coincidencias con el tiempo mismo, unas tales expresiones revestidas de fiestas históricas, un país que celebró sin tener plena claridad de lo vivido. Malditas complicidades gregarias entre el Chile Profundo y sus depresiones psíquicas.

Chile Profundo

despues de la lluvia todos son empiristas.


Algo insinuamos este año. Es la aparición del Chile Profundo. Penetra los confines significativos de un país revestido de ciudadanos genuinamente asertivos en la aventura de sobrevivir. Es el ancho pensamiento de lo vivido cada dia junto a sus muertes simbólicas. Está diciendo cosas que intimidan a los muros de la moral oficial.

Vivirse en este planeta tierra con las reglas juegos prescritas por algunos siglos de consensos históricos, sin duda, va delimitando el campo minado de las interpretaciones humanas. Por lo tanto, hablar del Chile Profundo es hablar de un torrente de conmociones indecibles y de tensas calmas, porque cuestiona el universo significativo del presente vivido.

De un país reprimido, innecesariamente, más de la cuenta, por los consensos cerebrales de un tal “no debes”. No solo lo critica sino que también deja entrever los decesos conceptuales de cuanta afirmación esgrimida por nuestra vana condición humana. Risas y quebranto, mientras tanto, están pasando cosas extrañas a nuestro alrededor, este Chile no quiere encadenarse a la autoridad inercial de lo que Ellos quieren.

Un, quizás, podría responder el Chile Profundo si se le pregunta por cuanta oscuridad contenida en nuestros propias verdades asumidas existen tras los eventos abismales protagonizados durante este año. Ha sido un país modelado por tantas tentativas de asfixiante candor histórico.

Lluvia de ideas inconexas cuando queremos encuadernarnos a éticas descriptivas proveedoras de situaciones límites (febrero 27, comuneros mapuches, los 33 mineros, ficciones Bicentenarias, cambio de gobierno, mutaciones valoricas, fuerzas centrifugas del Chile silencioso, etc.).Nos enfrentamos a fantasmas anquilosados en cada imprevisto domestico ocurrido en cualquier lugar que como tal genere impresiones fuertes. Lo ha sido Chile, y algo más.

Un prologo de mustias consideraciones humanas, hacer del Chile Profundo un ferviente espacio de interacciones significantes, valoricas e históricas. Un canto a lo que aparece repentinamente en estos días de Octubres irremediables. Son vibraciones emocionales desde una mirada que propone proyectos humanos inconclusos, lograr el éxtasis de lo confuso, incomodar al libre albedrio tanto en sus seducciones como en sus angustias. A reflejarse un entramado de valoraciones humanas, no sabemos vivir.

Resulta confuso poder descubrir los problemas internos que entraña esta palabra, pues toda palabra contiene un sentido y una referencia. Sin embargo, ambos componentes carecen de total legitimidad cuando su significación aporta otras dimensiones humanas, la de la locura de intentar reflejar la omnipresencia de una realidad humana en concreto. A lo más, se juega con los marcos orientadores de verdades mutiladas, jugamos a jugar en este país.

Son atrevidos los instantes históricos. Este “Chile Profundo” asume su condición de ficción imperecedera, no hay típicas explicaciones ni sumisas opiniones de “cajón azucarero”, pero pone en cuestión la opulencia surrealista de vastas dimensiones de la tecnología digital.

Chile Profundo

despues de la lluvia todos son empiristas


Entre líneas de nacimientos, latentes en su considerar sinuoso, este Chile Profundo aborda los instantes fecundos durante meses actualizados por las mismas proezas planetarias, sucedan cosas que no necesariamente tengan una explicación.

Sentimientos avasalladores aportan los espacios humanos cuyas situaciones límites han permitido penetrar épicos laberintos desde la cotidianeidad de un país perplejo ante tanta tentativa revolucionaria, vivir en sociedad. Un espacio sagrado en virtud del cual los anónimos héroes juegan a ser felices, risas del universo expandiéndose.

Cualquier dia asumido como tal en los confines domésticos de la mente humana impone una indecible responsabilidad con nosotros mismos. Algo extraño ocurre con el 2010.

Preludios elocuentes del frágil Hoy, un escape hacia algo tiránico. Se repiten esos niños confundidos interminablemente por encuentros cercanos con la vida humana.

Difícil es entenderlo, si nada sabemos de los Otros. Nos engañamos fraudulentamente en aquello de lo cual experimentamos decesos conceptuales. A cada rato, a cada valor impuesto.

Enseñanzas compuestas por el extraño altar de lo vivido mediante la experiencia humana, un aspecto crucial y enigmático, verifica el tratar a diario con nuestras agonías vivenciales, una sinfonía que entraña fenómenos humanos. Los fenómenos humanos son lugares herméticos para la razón periodística. Había olvidado la letal aparición, dependiendo de los tiempos biológicos en que vivimos, de la civilización actual, esto es, un entramado de juicios dispersos sobre el rol que juega la tecnología digital en la construcción de historias humanas.

Inicios ingratos para las éticas prevalecientes, las gentes conducen sus vidas como espejismos engañosos, desde un letal Febrero 27 hasta la inconclusas obra humana de un tal 2010 que tributa emociones raras.

Hace mucho tiempo que quería trasladar desde mis confesiones dispersas al sagrado universo de lo narrado este término “Chile Profundo”. Es una palabra cargada de sátiras políticas, sinsabores vivenciales, esperanzas en “off”, practicas pedagógicas y de ordinarias muestras de inocencia salvaje. Hay una necesidad evidente de cambiar las miradas valoricas en cuanto tratamos con la caótica realidad humana.

En esta ocasión, un país que amenaza sus direcciones históricas pero a su vez comportas múltiples estadías en el paraíso de los asombros mundanos.


object width="380" height="310">

Chile Profundo

despues de la lluvia todos son empiristas



No solo el Universo esta ávido por considerar románticas formas de sujeción narrativa, existe un país llamado Chile que genera situaciones atípicas. Lejanos paraísos dadores de infrecuentes explicaciones humanas entre un país afectado por tiránicos consensos culturales y el universo que germina de la más perpleja incertidumbre epistémica. Una hermosa experiencia humana, darse cuenta. Es una muda compañera de viaje.

De lo uno a lo otro, un país que resulta ser la mera excusa para que las cosas extrañas acontezcan, ignoramos el sentido último de lo realizado. Diálogos fluidos con la secreta elocuencia del tiempo.

Un tiempo que se nos escapa implacablemente. Sea febrero 27, comuneros mapuches, ficciones Bicentenarias, mineros pensantes o cualquier historia del Chile profundo, somos benditos vulnerables al hacer uso del lenguaje. La maldita adultez del lenguaje en cuanto a la promoción popular de consensos básicos de sobrevivencia.

Solo actuamos conforme a patrones de adicciones personales. Todos aquellos que proclamamos ser destinatarios vitalicios de la especie humana. Algo obvio pero insano cuando se toca la compleja realidad de lo vivido.

Intentar entender la secreta elegancia de la vida para llevarnos a otros códigos laberinticos es una empresa humana temeraria. Entran en juego muchos aspectos de la presente historia del Chile propuesto, acá, hablamos de Chile para describir una interesante historia de asimilación y de exaltación planetaria.

Proposiciones dignas a lo atípico de vivir sin conflictos. Algo de emoción tiene cuando observamos como los días recurren a nosotros para solucionar conflictos. Incapacitados para encontrar la certidumbre entre lo pensamos y lo que actuamos, pues cada dia tiene su dulce condena. Esta dulce condena aporta, en esta ocasión, en un país confuso, diversas expresiones de clamor psíquico, la sorpresa, miedos entregados al manto sagrado de lo olvidado.

Se inicia en tanto emoción indecible la grandeza significativa del Chile Profundo, un fenómeno indescriptible para los cinismos narrativos de una globalización cuestionada, superpuesto a convincentes estados de autenticidad callejera. Es la calle, lo genuino de vivir junto a estos mamíferos de monogamias cuestionadas.


martes, 12 de octubre de 2010

Susurros de Octubre

despues de la lluvia todos son empiristas


Un espectáculo digno de ser narrado, Octubre está envejeciendo. Nadie se da cuenta de aquello. Todas las personas viven dentro del circulo silenciador de repulsiones felices, estar con el Otro sin siquiera descubrir las infinitas posibilidades del tratar humano. Un continuo avasallador aporta al encuentro con las miradas multiformes del presente vivido de Octubre.

Un rol está jugando Octubre presente en lo concerniente a la apertura de vanguardias culturales, mutación de valores. Apoteosis de la liberación ética, acá, en este Chile perplejo pero consciente de sus ignotas experiencias identitarias.

Sin embargo, existen héroes anónimos dispuestos a pelear por ciertos brillos vivenciales, ser genios en la decadencia vigorosa de un envejecer resplandeciente. Es el ciclo sin fin, desentrañar los orígenes los espacios raros de la mente humana.

Esos espacios raros significan darle un componente humano a lo que acontece durante la rareza prevaleciente de Octubre a su vez a los aspectos valoricos con los cuales imputamos caracterizaciones empíricas, ontológicas, epistemológicas, psicológicas y conductuales. Sí, hay algo de evasión cuando apuntamos a las palabras.

No es menos cierto que la oscuridad axiológica para describir, diagnosticar y analizar las diferentes formas de confrontación discursiva existentes entre las palabras de determinadas acontecimientos humanos(rescates de los mineros y muchas cosas extrañas del Chile profundo)y las acciones cuestionables de dichas acontecimientos no hacen sino preguntarse implacablemente si ¿los tiempos actuales apuntan a un problema narrativo que encuentra descripciones humanas u oscurece el sentido último del vivir humano?

Esa es la cuestión. Benditas ignorancias de los silencios elocuentes de los días feriados, un 11 de Octubre dijo “presente”, pues nos permite comprender las discrepancias existentes entre los fallidos encadenamientos del querer genuino y las pétreas cadenas del dudar humano.

Un compasivo mañana dirá “otro dia con genios diagnosticadores” al mismo tiempo sin ser sabio no predecible volver a sentir el eterno clamor de los días de Octubre.

Susurros de Octubre

despues de la lluvia todos son empiristas




No se habla mucho de lo significa vivir en un lugar en donde los miedos de las personas están en constante demostración tribal. Escuelas de pensamiento vivido alumbran los confines cotidianos de Octubre.

Una revolución de la verdad atomizada. Esos acertijos cósmicos que suceden al intercambiar lenguajes en cada esquina de la gran ciudad. Una ciudad dadora de sentidos confusas y de complicidades reguladoras.

Nacemos siendo esclavos del desarrollo de la identidad personal, esto, aglutina acontecimientos carentes de impresiones fuertes. No sé hasta qué punto este Octubre se ve favorecido hasta la saciedad con subterráneas impresiones fuertes iniciadas, tal vez, por un Febrero 27 pasando por las audacias psíquicas de esos 33 mineros pensantes, un posible escultor de almas humanas.

Ignorancias promovidas por la confabulación entre palabras y acciones. Dadivas épicas del presente mismo dirigido hacia entender la forma como percibimos el mundo ¿qué hacer con las palabras cuando es feriado? ¿Los días feriados permiten decir “nada es para siempre”? y ¿sabemos expresar experiencias personales ante lo caótico que significa vivir?

Los impedimentos de los seres humanos para entender el significado de vivir en sociedad, Octubre aparece con los mineros pensantes dispuestos a romper formas de interpretación ética, un acto de constricción permanente, alberga un sentido de intimidante respuestas.

Conciencias sujetas a la expansión inmisericorde del tiempo transcurrido, unos feriados que alegan inocencia, con la abyecta tranquilidad de los paraísos perdidos. Eso apareció repentinamente en aquel lugar que corresponde al interlocutor de mis confesiones.

Uno a uno emergen los sagrados encuentros con la divina imagen de los días pesados. Están pesados de sinsentido, y algo cuestiona ese sinsentido. La conciencia y sus actitudes mundanas.

Conversaciones en la comuna de la Granja. Es esa comuna que enorgullece mis abismos pensantes. Un inicio de vivencias psíquicas cuyo preludio fue observar la fragilidad de los días pasados.

Buscando implacablemente algunos acertijos emocionales mientras tanto este feriado Octubre 11 balbucea atardeceres primaverales. Cualquiera que tenga un nombre puede hacerse caminar al andar. La indecible genialidad de saber que no siempre estamos solos.

lunes, 11 de octubre de 2010

Susurros de Octubre

despues de la lluvia todos son empiristas



Lo distinto cuando se trata de cambiar las bondades salvajes de vivir en sociedad, es lo que hay. Infinitas confusiones superpuestas en innumerables opciones humanas, jugamos a construir espectáculos mediatizados por nuestros prejuicios morales. Es un ir y venir de afrentas emocionales.

Engaños del más variado experimento gregario. En efecto, este vivir en sociedad nos conmociona, ante todo, cuando el hombre se ayuda a sí mismo. Pocas veces se da ese estado de cosas pero solo haciéndolo la chispa divina de la majestad vida alcanza su confusa alegría.

Esos salvajismos humanos inducidos por el frenesí de contratos sociales tributado por los seres humanos. Esos seres humanos y sus conveniencias psíquicas. Insólitos viajes hacia las miradas inconfesadas que aboga cada dia de Octubre, y la percepción humana observa distraídamente.

En esta ocasión, al maestro Octubre le corresponde patentar instantes de asimilación pendenciera, desde donde, tenemos a esos 33 mineros pensantes con sus audacias corporales, no tenemos porque ser viles profanadores de razones periodísticas.

Una ética de la responsabilidad, saberse espectador de activas certidumbres atmosféricas, mentiras fundadas en humanidades temerarias, octubre dice cosas extrañas, y ciertos decesos simbólicos ocurren en sus hijos predilectos.

Sus hijos predilectos convertidos en diagnósticos diferenciados, viajes sin retorno hacia el abuso del poder del Hoy, días que satirizan con la realidad que se nos aparece.

Aparecidos y desaparecidos, giran en un mismo lugar, un lugar con adiciones planetarias, la música de lo desconocido, un grato palpitar de nuestros mineros pensantes. Sin excusas que no nos permitan vivir caóticamente.

Susurros de Octubre

despues de la lluvia todos son empiristas




Estos 33 hombres han puesto en conocimiento de la humanidad algo intrigante, la voluntad de vivir todavía tiene sus días contados. No quiere dejarse avasallar por las afrentas menesterosas de opiniones desleales esgrimidas por las instituciones sociales, en ocasiones, violentan los derechos humanos.

Deseos desenfrenados por cambiar la sempiterna mediocridad de tutelares consensos valoricos, autovictimizarse y quejarse por todo. Una alegría moderada de apodera de ellos.

A pesar de la grotesca generación de imágenes humanas, estos hombres, han podido permear los sinsabores cotidianos del Chile Profundo. Aquel país no está en las líneas editoriales o los folletines de “horario valle” de prensas alternativas, tampoco en el diván de jocosos sistemas radiales con frecuencias republicanas, solo aparece en los fecundos instantes de caminatas interminables por los nacimientos azarosos de un tal “No”. Es aparentemente un mero monosílabo con ambiciones minimalistas.

Sin embargo, es un recordatorio simbólico de lo que denota al dejar translucir descripciones humanas dia tras dia en los paisajes olvidados de millones de chilenos.

Son chilenos dispuestos cambiar sus muertes valoricas e ideológicas por pragmatismos bien dramatizados por la corte imperial de los juegos del lenguaje. Exultante procesión de prejuicios morales para explicar el cambio cultural que ha sufrido nuestro país.

Susurros de Octubre

despues de la lluvia todos son empiristas



De tanto en tanto están ocurriendo cosas en nuestro país. Desde la incertezas de las posibilidades del lenguaje ordinario para entender el acontecer humano hasta lujuriosas formas de captación ética, este Octubre, y su Chile aparecido, consta de un campo minado de conversaciones en la calle.

Esas calles ignoradas por siglos de alianzas cósmicas entre la sociedad, Estado y mercado. Alguien tiene que ceder. Abarca múltiples complejos culturales revestidos de evidentes opresiones históricas, opinando tiranizamos valoraciones humanas.

Espontáneos desacatos de la evolución azarosa de los días vividos. A propósito, eso dicen, estamos en Octubre. Hemos sido gobernados por el determinismo ciego de construcciones mediáticas así como también de radicalismos democráticos en lo que concierne al modo de tratar con las cosas mundanas. Lo mundano de vivir hará obvio el suspirar de la miseria humana. Tan humana como los pasajes anecdóticos de nuestra historia contemporánea. Es así, una historia anquilosada a vastas apariciones fugaces.

Diferentes encuentros con la realidad humana. Si es pudiéramos, desocultar, el velo de ignorancia de esa realidad cargada de enigmas concienzudos. Por muy mediático que sea, esos mineros pensantes han cambiado la mirada del hombre moderno. Una modernidad constreñida a numerosas formas de intercambio ético.

domingo, 10 de octubre de 2010

Susurros de Octubre

despues de la lluvia todos son empiristas



Complejos culturales de la dama ciencia
En estos días de errantes caminos sonoros
La historia de una ficción desatada
¿Pensar o dejarse llevar por las incontinencias volitivas?
Ironías al dador de sentido, octubre ocurriendo.

Un dia domingo junto a sus letargos generacionales
Ciertas primaveras acusan el recibo
Las personas multiplican sus angustias cotidianas
Creando los desquicios del letal aburrimiento
Escasa genialidad para romperé esquemas gregarios.

Sentimientos avasalladores con inicios indecibles
Volver al eterno retorno emancipador
Darse en la soledad sempiterna de un “horario valle”
La tensa calma de nuestras incertezas éticas
Opciones populares para el entendimiento humano.

Sollozos que amenizan mi éxtasis acallado
Años con comportamientos titubeantes
La sagrada alianza con la vida
Instantes fecundos que desenredan nidos
Esas duras cadenas que conmocionan al Hoy.

Sencillos conformismos significativos
Una odisea desde Octubre 2010, y tal vez
Posibles verdades latentes del vivir
Un fallido ensayo ignorado por el libre albedrio
Genialidades aportadas por el inquisidor observador.

Adiós Octubre 10, adiós ecos cómplices
Un dia domingo que observa situaciones limites
Un jolgorio al contemplar las muertes reflexivas del atardecer
Ansias de dominación opresiva
Un dia más de idiotismos valoricos.

sábado, 9 de octubre de 2010

Susurros de Octubre

despues de la lluvia todos son empiristas


La comedia que todos protagonizan
Fallidas experiencias humanas
Inocencias salvajes inexistentes
Ese momento de fugaz epifanía indesmentible
Recapitulando contenidos emocionales.

Estúpidos discursos por influencias humanas
Intimidantes mutaciones aleatorias
Enfrentándome con mis confesiones
Titubeos mentales ignorados
Los infinitos emocionales de los días paganos.

Dejándome llevar por las ausencias de Octubre
Digno de ser aprovechado por mi humanidad
Ilusiones furtivas perplejas
Un respiro místico hacia Algo
Formulas para penetrar esa realidad.

Era la primavera de octubre 8
Comprendo que había llegado el momento
De alejarme de mi pasado
¿Ser habilitado o mendigar benditas ignorancias?
Cantos que susurran en el patio indómito de mi vida.

La bendita ignorancia de los instantes fecundos
Epifanías disueltas en cotidianas percepciones
Dejarse caer en la ciudad de la furia
Aligeran el extenuado vivir de nuestros días
Perdidos en Chile.

Explicaciones atípicas provocan dulces condenas
Rápidos tiempos históricos
Raras dimensiones humanas
Extrañezas valoricas hacia lo patético
Un diagnostico reservado, dice el planeta tierra.

Unos cuantos años tiene el planeta tierra
Y unos millones de revoluciones terapéuticas
Nuestros conflictos nos hacen bípedos cómicos
Rendiciones al borde de desquicios conceptuales
Negociaciones con la realidad humana en concreto.

Esa enfermedad llamada vida
Hacemos alardes de ser ubicuos personajes
Pero las calamidades de la existencia nos condicionan
Hacer del sufrimiento humano una filosofia de la narración
Asombros en el túnel del saber mirar.

Susurros de Octubre

despues de la lluvia todos son empiristas



Otro dia que Octubre obsequia
Diversiones primaverales deliberadas
Raros gestos patriarcales
Sigue el desarrollo de la identidad personal
Un juego de niños malcriados.

Viajes alcanzados por acá
Observando miradas adolescentes
Un Octubre que no deja salir de si
Son encuentros cercanos con la muerte
Indecibles amores junto a éticas descriptivas.

Compromisos encarnados en discusiones escolares
No sabemos cuándo conversar con el Hoy
Esos adolescentes excusan sus miserias
Culpan a los otros, obviedades valoricas
Bellas insinuaciones de letal inocencia tribal.

Ignotos deseos humanos
Comparaciones inadecuadas del tiempo
Poco a poco nos juzga a todos
El ancho emprendimiento para ignorar intenciones
El misterio de los misterios.

Captar la esencia misma de la realidad
La música respira con sus armonías letales
Las napas geológicas de la psiquis humana, despiertan
Nuestra caverna sofisticada queda perpleja
Algo de filantropía humana anida a lo largo del dia.

Fotografías de mi vida
Unas cuantas manifestaciones de ilusiones asumidas
Engaños colectivos con sus tiempos históricos
Enamoramientos confusos con la realidad
Éxtasis ético al sobornar al dia transcurrido.

Amantes decesos conceptuales
Desde la prehistoria que adoptamos conductas
Creemos entender lo que sabemos
Escasa información privilegiada tenemos
Octubre ironiza con sus letargos vocacionales.

Complejos culturales cuando conversamos
Conflictos desatados y miradas modernas
Vanas comprensiones humanas
La historia conduce simbolismos paganos
Esta permitido delirar.

Susurros de Octubre

despues de la lluvia todos son empiristas



Declaraciones denotativas al hacerse ese que llamamos “realidad humana”, no obstante su pesada carga de ironías planetarias. De súbito, el pensar aparece con sus ecos que no vuelven más. Son difíciles de atrapara cuando se trata de entender lo que subyace a toda realidad encarnada en infinitas posibilidades cotidianas.

Nunca hemos encontrado explicaciones convincentes para entender lo enigmático de vivir. Las esquinas subversivas del Hoy, inicios atípicos de un mirar, acogen a cuanto signo histórico se inicia. Solo Octubre actúa como mero instrumento de orientación vivencial. Ve, observa y emancipa momentos.

Seductoras consideraciones significativas del mes de Octubre, acá, hay una presencia concluyente de impresiones fuertes, una aclaración póstuma por cómo debemos lograr el satírico clímax de caídas humanas. Son vocaciones mal vistas por ahí. Esa altiva impaciencia por sospechar ante lo que nos mendiga los muros de la moral oficial, laberintos experienciales de la existencia humana.

Creacionismos humanos. Volviendo reiteradamente hacia esas derrotas breves, negando su voluntad de vivir, octubre junto a sus oficialismos valoricos, pero construyendo hermosos presagios de patrias primaverales. Encontrar un remedio para evitar los fundamentalismos furibundos dados por los caminos del azar.

Lo inescrutable de vivir conforme a idiotismos atomizados. Una sinfonía de dogmas volitivos, palabras sacan palabras, lenguajes sirven para ironizar estimas personales, que no evitan el problema de los problemas, ese Octubre como principio de todo modelo de realidad confusa en el Chile 2010.

Susurros de Octubre

despues de la lluvia todos son empiristas y todos somos rotos.



Los primeros días del mes de Octubre han significado un aparente descanso de los paraísos lingüístico que nos ofrece nuestro país. Están sucediendo muchas cosas extrañas durante este año asumido como un lugar de las derivas psíquicas.

El mes de Octubre hizo de las suyas familiares, caminar junto al modelo cultural hegemónico. Sin embargo, ignoramos hacia dónde vamos. Nos hemos convertido en consumidores de realidades aleatorias. Vulnerables somos, Chile se ha hecho un país en que se han perdido cosas.

Complicadas sucesiones humanas, las personas se diluyen en sus mascaras transfiguradoras de existencia, ante la tragedia de volverse frágiles. Lo somos al estar encadenados al espectáculo histórico de interpretar fenómenos humanos.

Vivencias del fruto humano al cambiar de mirada. Un año con sus estratos de elocuencias estrelladas si disponemos de un terreno minado para los aprendizajes significativos.

Se colorea cada aprender constreñido a los caprichos nauseabundos del destino humano, a su vez, una seductora confesión del ancho momento de este Octubre emergiendo. Presencias dichosas de las estaciones del año al considerar las situaciones límites de su haber atmosférico.

Meses que se suceden indefinidamente con sus delirios anónimos. Un dolor que agita jadeante un amplio programa de hipocresías tribales, educar con la mente puesta en violentar inocencias. Un amplio panorama de la experiencia humana vivida en un análisis desorientador y consolador.

La búsqueda de esta expansión cotidiana, vivirse en Octubre 2010, haciendo muchos días de prácticas profesionales, aconseja seguir en esta interminable ascensión hacia el infinito, encontrar un sentido.

Existen al parecer continentes olvidados por Dios, cada dia se verifica ese estremecedor fenómeno. El ser humano con sus hegemonías muestras de dramatismo volitivo resulta ser bastante despreciable con tal de alcanzar sus propósitos más duraderos.

En todo orden de cosas, aparece un mensaje póstumo ante el cual esos animales extraños asumen su ubicua abyección de manipular los equilibrios planetarios presentes en esta biosfera.

Susurros de Octubre

despues de la lluvia todos son empiristas



Agradecimientos a la vida misma con sus llantos planetarios. Ahora, de momento, aporta un frenesí de risas y quebrantos, como expresión cabal de mostrar el relieve interpretativo de las teorías humanas sobre los susurros de octubre, aludo a la indesmentible opción que propone cada dia transcurrido desde la perspectiva interpretativa del Hoy.

Octubre y sus posibilidades humanas. Estamos sujetos a la opresión omnipresente de la vejez humana. Indecibles juegos del lenguaje entre estos días, dispersos juicios humanos y los delirios personales de considerar que nuestra especie existe la justicia.

Por lo que la comprensión de nuestro saber humano no es sino una muestra más de que necesitamos el valor inclaudicable de crear lecciones vida. Dia a dia, segundo a segundo, abandonarse al temerario ensayo incierto de vivir, y con el genio avasallador de aquel sentimiento de considerarse algo extraño.

Insumisos comediantes de una historia anónima cuyas explicaciones humanas están condicionadas por las interpretaciones que extraemos de los fenómenos que se nos aparecen, sin duda, existen innumerables tentativas de lenguajes simbólicos y de descripciones humanas ambicionadas por imágenes paganas.

Derivaciones humanas, las personas con sus muertes simbólicas, incluso, ahora, durante la fiesta icónica de Octubre 2010 nos ofrece una congregación de perspectivas valoricas así como de ruindades acogidas al santoral de sistemas planetarios.

Esas rebeldías aparecidas a determinadas edades, adolescencias confrontadas a una realidad violenta, es un ciclo sin fin, pero están encadenados al querer esclavizado de la educación gregaria. Un colegio llamado The Greenland School aporta nutritivas formas de mirar valorico. Haciéndose al andar cotidiano con molestos compromisos literarios.

jueves, 7 de octubre de 2010

Susurros de Octubre

despues de la lluvia todos son empiristas



Un dia con mis prácticas profesionales
Son emancipaciones mentales, eso dicen
Manteniendo las ansias de vivir con riesgos
Esas adolescencias desorientadas
Malditas muestras de adultez acostumbrada.

La tensa calma de educar con restricciones volitivas
Sucesos de fecunda significación vivencial
Esa música de lo desconocido
Tantos rostros de universos domésticos
Una indecible asunción de segundos didácticos.

Innumerables demostraciones de depresiones emocionales
Cuyos quebrantos adolescentes están a la altura de las circunstancias
Son horas revestidas de inconveniencias cósmicas
Horizontes escolares donde bailan prejuicios
Patéticas expresiones del ciclo sin fin.

De un momento a otro
Bebemos en las extrañas salas de la rareza emocional
Miedos cómplices en cada alumno que suspira
Los profesores buscándose en la obviedad de vocaciones cuestionadas
Cada sala de clases tiene su dulce condena.

Cada rostro humano tiene su tensa calma
Caminando por la senda del enseñar
Una escuela que se interpone en nuestra educación
El fenómeno humano y Octubre aconteciendo
Un The Greenland School susurra situaciones jamás verbalizadas.

Desde un 5 de Abril a diciembre 15
Intervalos de delirios didácticos
La loca aventura por enseñar
Admirables coincidencias volitivas
Decesos culturales del presente vivido.

Creencias que cambian percepciones sobre el mundo humano
Muchas dudas emergen desde el pensar
Riesgos temerarios cuando describimos situaciones humanas
Mágicas consideraciones protocolares
Somos patéticos al tratar de entender al Otro.

Amistades con los silencios elocuentes de los meses pasados
La inconsciencia de la docencia actual
Para penetrar los indómitos lenguajes nativos
No hay nada que hacer
Una intimidante experiencia humana, comenta el viejo tiempo.

Susurros de Octubre

despues de la lluvia todos son empiristas



Promesas sobre un pendenciero vivir
Distintas formas de asimilación apoteósica
Ni Octubre ni otro mes se quedan abajo del viaje
Oportunidades envueltas en un haz de secreta elocuencia
Influencias y sus anchas ideologías.

Reflexiones cotidianas del instante disuelto
Raras enseñanzas de Octubre
¿Qué es esa realidad que se nos aparece repentinamente?
Inagotable incapacidad para captar lo que existe afuera
Es un mundo de los idiotismos institucionalizados.

Creencias afectan la percepción del mundo
Ignoramos cuanto afectamos a la realidad
Productos humanos y su proceder intermitente
La osadía expuesta por la razón humana
Pensar es un riesgo, dijo Octubre.

Apariciones fugaces del duro peso de nuestros días
Octubre no está inmune a ese fenómeno
Adolescencias escolares perplejas
No entienden que se negocia con la realidad
Tristezas valorizadas en el dormitorio de tu casa.

Cuando octubre era 7, suspira
Ocultos paraísos valoricos
Nos susurra cómo entender sus silencios irónicos
Confusiones descreídas de sus vocaciones callejeras
El sacrosanto amor de las miserias de un tal mes aparecido.

Cansancios apresurados que nos enseñan
Días de octubre apuntan a descubrir modelos
La tiranía de las sociedades humanas
La liquidez de interpretaciones históricas
Confesiones al borde de éticas callejeras.

Insignificancias concluyentes de un vivir humano
Esos meses abdican con sus muertes simbólicas
Narrando realidades que pesan
Tenues alegrías cuando cuestionamos esas ficciones
Te hacen creer que debemos vivir conforme a ciertas hipnosis éticas.

Un tal dia de Octubre
Conversaciones duraderas con juegos valoricos
La disolución racional de los días transcurridos
Esos momentos fecundos pero estremecedores
Frágiles compromisos vitales.

Susurros de Octubre

despues de la lluvia todos son empiristas




Siguen los susurros de Octubre
Sendas explicaciones condenadas
Déjame intentarlo de nuevo
Ecos con violaciones vivenciales
Letales inocencias que entienden de valiosas tonterías.

Sinfonías de delirios cotidianos
Lo desconocido de entender al Otro
Usamos supuestos lingüísticos para atenuar
La boyante ineptitud de Occidente
Un acto de coacción permanente.

Experimentos valoricos en cada dia transcurrido
Los estudiantes adolescentes están desorientados
Sus realidades apestan a poesías de prejuicios adocenados
Esas docencias que carecen de delirios didácticos
¿Hay un continente olvidado por Dios?

La vejez y la sátira de Octubre primaveral
Depresiones urbanas de esos ilusos conscientes
El alicaído universo de aprendizajes significativos
Cada estudiante, cada abismo aparecido
Un mes confrontado con la tradición pesimista de Hoy.

Optimismos perplejos ante la insensatez humana
Ignoran el ciclo sin fin
Soo aportan decadencias y sus formas sofisticadas de represión
Ir al origen mismo de la psiquis humana
¿juegos del lenguaje o ficciones de cálida asunción gregaria?

Algo nos mueve a todos
La necesidad inconmensurable de perpetuarnos
Muertes simbólicas tributadas por los días de Octubre
Innecesarias ofrendas a los muros de la moral oficial
Octubre y su desdén hacia la obviedad de ignorancia.

Pasan los momentos felices de mis silencios indecibles
Intimidantes sollozos cuando despierto
Un ensayo fallido hacia la muerte, dice mi almohada
La perseverante actitud de esculpir misiones descriptivas
El sentimiento y sus quebrantos democratizantes.

Un nombre llamado Jaime
Digna estimación de la galaxia Vía Láctea
¿Mutaciones aleatorias o animales extraños?
Dicen que dicen que tiene 27 años
Ese gran teatro con sus circenses dramas volitivos.

domingo, 3 de octubre de 2010

Susurros de Octubre

despues de la lluvia todos son empiristas



Nunca sabemos quién puede darnos la activa certidumbre de lo qué es la realidad de un Chile asombrado por deslealtades en “off”. Surgen problemas cotidianos para un Octubre que susurra ¿es la vida misma una manipulación de símbolos planetarios? ¿Puede un país como Chile hacer algo con las palabras? ¿Las personas pueden cambiar de mirada? ¿Las personas no saben vivir cuando están encadenadas al querer?

Estas simples preguntas abarcan el aspecto capital de meses dados desaparecerse como el espacio adecuado para cuestionarse sobre las implicancias significativas durante los susurros de Octubre. Ir al abismo mismo de ese Octubre subterráneo. Hambrientos de impresiones fuertes condonamos nuestras vilezas emocionales, porque queremos tener algo genuinamente nuestro. Lo nuestro culmina en la disolución de verdades instantáneas.

Las muertes simbólicas de cada dia transcurrido de Octubre con sus estrategias de asimilación vivencial. Locuras imperceptibles a los ojos tribales de un prejuicioso Chile. Es la misión de las horas cotidianas y de las ansias de dominación adictiva. Infinitos conflictivos en lo que cabe a la tarea titánica de entender a los seres humanos al fragor de sus mustias sinrazones conductuales. Octubre y sus obsesiones vocacionales.

La experiencia humana se hace camino al andar, y los susurros de Octubre lo consideran una imponente expresión de valentía vital. Pocos son los llamados a lograr una clara decisión de convocar voluntades a cuanto imprevisto domestico acontece. Cada dia tiene su oportunidad.

Difusas escuelas de pensamiento vivido, Octubre y sus profundidades indecibles, evocan las diversas perspectivas humanas cuando se trata de pensar. Por lo menos, hay un intento por hacerlo. No hay tiempo para eso ni siquiera para crear y descubrir. Nos imponen determinados miedos incidentales. Te van convenciendo de que esto o lo otro es perjudicial para la estabilidad del mundo circundante al cual pertenecemos, caóticamente.

susurros de Octubre

despues de la lluvia todos son empiristas




Desde miradas valoricas referidas a vivirse distendidamente hasta esas cosas sencillas que cada Juicio Final del instante acontecido propone a las inconclusas formas de comunicación humana. Tal vez, ese Octubre nos quiere decir valiosas tonterías. Se lo solicita el ciclo de la vida, es un sin fin de medidas anónimas.

Daría una respuesta algo diferente a la pregunta que es ese vivir o su fenómeno, una respuesta que reflejaría sus propios intereses específicos. Espero que los susurros de Octubre, me ayuden en esta aventura.

En esto, una filosofia del sufrimiento humano alternado con las reflexiones cotidianas de cada haber callejero no es sino una forma de considerar lo artístico de narrar realidades, ese Octubre que no quiere estar encadenado. Algo hay. No lo puedo develar, salvo cuando esos nativos silencios susurran extrañezas gregarias.

Expresa su total sumisión a repensar el problema del Octubre aconteciendo. Es el ciclo de su vida. Es una epistemología de las evidencias inconcluyentes. Apuntar al problema de vivir y Octubre es apuntar al aspecto conmovedor del existir, de eso que está más allá de la experiencia circundante que nos aparece radicalmente. Darse al Otro es una actividad digna de vivirse pero tiene sus galopantes confesiones indecibles.

Este conocimiento en tanto expresión cabal de esclarecimiento abismal. Su origen está plagado de oscuridades bellamente prolijas en cuanto al espectáculo de ciclos vitales revestidos de salvajismos valoricos. Este inicio de Octubre, un tal 2010, toma incontables decisiones que ponen en cuestión las certezas oficiales de las pobres gentes, envejecemos como el segundo transcurrido.

Es tratarlo con un énfasis claramente distinto, el problema de los problemas, saber quiénes somos. Solo cambia, por cierto, el énfasis. Pues bien, cambiaran muchas cosas en este mes, en el otro y la lista interminable de semanas aparecidas.

La exploración humana de asombrarse por las situaciones que emergen desde la realidad del mundo exterior, perplejidad de lo mágico de vivirse cuyos contenidos temáticos supera el ancho pensamiento de pedanterías racionalistas, es el sentir descarnado de que siempre estamos solos.

Pero debemos buscar. Ese tesoro inagotable de ser curioso. De asombrarse por lo que vamos descubrimiento, Octubre sabe. Es un ciclo sin fin que nos mueve a todos.

Es una nueva manera de analizar las relaciones existentes entre instantes fecundos de Octubre y los Otros. Son maneras de culminar la tarea gigantesca de explorar la experiencia humana tras la revolución bicentenaria de promover pecados capitales.

susurros de Octubre

despues de la lluvia todos son empiristas



Son siglos de descubrimientos humanos en cuanto a la manera de responder a preguntas sin explicaciones sencillas. Esa sencilla narración de pasiones humanas, un Octubre Bicentenario aburrido de tantas tentativas de renuncias humanas. Acobardados ante lo repulsivo de experimentaciones patriarcales.

Es el modo cómo pensamos las cosas que suceden a nuestro alrededor, romper los esquemas preestablecidos de siglos adocenados, lo que nos hará más cercanos a la genialidad de compatibilizar tensas calmas con el misterio de los misterios, la intersubjetividad en cada reflejo cotidiano del Chile Profundo. Nadie quiere cambiar el mundo, pues es más cómodo estar en la complaciente concordia de escapismos adictivos.

El aquí y el ahora han sido hipótesis bien conducidas por los seres humanos. De súbito aparecen dudas, las dudas del desencuentro bicentenario. Ese fenómeno histórico, si es que existe, aporta vastos estratos de aprendizaje significativo, genera vínculos con la dimensión desconocida del Hoy.

Pero cada duda merece su oportunidad, a su vez, las experiencias que permiten esas dudas se acogen al sagrado ritual de las verdades mutiladas, interpretar lo que se nos aparece. Un curioso modo de penetrar la asunción letal de los universos significativos de los días pasados, septiembre lo supo.

Dudas dadoras de un sinsentido que favorece las inventivas humanas por proceder, vivir en sociedad en una galaxia en pleno apogeo adolescente. Nacientes adolescencias corrompidas, acá, en este planeta tierra por la patriarcal aparición de los encadenamientos mentales de personalidades ambiciosas.

Algo conmueve. A pesar de tantas codicias planetarias asumidas por los animales extraños ¿El ciclo de la vida?; no lo sabemos con lucida exactitud. Pero el realismo impoluto de un octubre sin ambiciones desmedidas, solo que fluya el rio de la vida, aporta una cósmica consciencia de existir. Salirse de sí, esa es la cuestión.

Susurros de Octubre

despues de la lluvia todos son empiristas




Consideraciones explicativas de un amor atípico, así despierta Octubre al tratar con las cosas. Buscando esas cosas extrañas que pasen. No hay lenguaje, en realidad, que lo exprese de manera rotunda. Sin embargo, nos suceden esas cosas que ponen en cuestión tanta realidad que nos asfixia.

Lo incorregible de estar encadenados al querer. Considerando que Octubre inicia su viaje hacia su influencia rebelde, su mes con vientos primaverales. Nos avisaron que de repente somos tan esclavos de los cambios emocionales, el planeta Tierra acusa su importancia momentánea.

Unos pasados que nos dejaron un legado de patrimonios históricos, de odios diseminados, opresiones lingüísticas, cinismos tribales, de psicologías diligentes con su clamor popular y una desaprendida filosofia del sufrimiento humano.

Este es Chile, este es nuestro país de los coloquios dispersos. Cada fenómeno de la vida, esto es, cada instante de sublevación evolutiva para poder entendernos, apunta al esclarecimiento de problemas significativos.

Lo significativo de pensarse. Un acto de valentía absoluta. Pero es lo más difícil del mundo. La complejidad deliberada de pensar, en estos tiempos históricos, se hace urgente al mostrarse la incapacidad de las personas de vivir al estar encadenadas al querer.

Querer es un estadio de ficciones condimentadas con el néctar de lo desconocido. Vivir en un país es solo una sofisticada excusa de instituciones fugaces.

sábado, 2 de octubre de 2010

Susurros de Octubre

despues de la lluvia todos son empiristas



El pan de la Tierra acude al encuentro
Frías manifestaciones de comprensión humana
Perdidos en Santiago
Usos silenciosos de las ausencias personales
Hegemónicas misiones con Octubres pasajeros

Invasiones espontaneas con el brindis de esas ficciones bicentenarias
De un Octubre perplejo comienza una historia
El árbol verde del sentimiento narrador
Ocultos espectáculos sobre dudas radicales
¿Qué hacer con las palabras cuando se celebran bicentenarios?

Nauseas complacencias de un país olvidado
Lugares sagrados durante Octubre 2010
Lingüísticas consideraciones valoricas
La vieja campana de la sumisión colonial
Ciegas comportamientos de un galaxia extraña.

Un café junto a los efectos generacionales de Octubre
Los bares santos de la verdad arriesgada
Esas humanidades construyen tiranías éticas
Devorase, esa es la cuestión
La dimensión desconocida de la identidad humana.

Enfermedades humanas y los días de Octubre
Convencido de los remedios atípicos
Respirar el aire azul de la libertad
No existe una ética para el dolor
Sin considerar el problema de los problemas, vivir.

Estudios del entendimiento humano
De una boca se pronuncian tensas calmas
Inagotable capacidad de enloquecer con la realidad que aparece
Estamos envejeciendo
El frenesí de la locura tecnológica nos atemoriza.

Tocamos un poco fondo
El tiempo es nuestro pasajero compañero
Otra ilusión que merece una oportunidad
No hay explicaciones, no hay cinismos
Redentor paisaje de quedarse con las huellas de nacimiento.

Condiciones repetitivas del mito humano
La vulgaridad de mendigar afectos adolescentes
A mi manera, dice la Civilización
La irritable soledad del proyecto humano
Quebrantos humanos y miradas que acontecen.

Susurros de Octubre

despues de la lluvia todos son empiristas


Saludable emociones cautivas
La fugacidad tiránica de los segundos de Octubre
Ese 2010 que fluye pomposamente
La conciencia de existir, estoy haciendo prácticas.
Tengo que confiar en mis pensamientos.

Éxtasis cotidianos del decir humano
La culposa escuela de adolescencias dispersas
Dubitativos vicios y academias confundidas
La mística pensante de diálogos colaborativos
Influencias estremecidas por dichos de Octubre (3).

Vicios abordados con estilos propuestos
Desde la infancia de sucesos lúdicos
El mundo adulto comparece ante su deber
Rítmicas intuiciones del tiempo invernal
¿Hola Octubre?

Rapaces extrañezas gregarias
Vidas humanas que permanecen a la deriva
Octubre y el fenómeno de la Huelga de Hambre
Soluciones sin ironías y negociaciones sin inocencias
Las mentiras que nos hacen felices.

Sollozar cuando el segundo se acaba
La ruta de la agonía provocadora
A todos nos llegará la hora del adiós
Los niños durante Octubre siguen aprendiendo
Y agonizan al tratar con esos predecibles adultos nuevos.

Esperas acobardadas del instante vivido
Agradecimientos al origen mismo del Universo
¿Cuál será su respuesta?
Interés reverencial de los silencios de Octubre
Existencias latentes en mí.

Totalizaciones humanas al fragor mediático
Todos intentan decir la “verdad”
No hay nada de que reír
Nuestras estructuras cerebrales están en el purgatorio
Solo la ciencia y su obsecuencia, callan.

Las cosas que no son DIOS
La importancia de llamarse “ser humano”
La flor del desierto reflexivo
Instancias diplomáticas que embelesan
Los sucesos de la gran ciudad cosmopolita, la fe.

Unas semillas fecundan instantes que no son Dios
La larga letanía de letales prejuicios
No lo podemos desintegrar en este país
Diversos formas de autopreservacion moral
Sigue su curso la gran rueda de la miseria humana.