domingo, 31 de enero de 2010

Habilitado para educar

De algún modo, la educación entendida como el proceso consciente y deliberado que debe proporcionar destrezas y contenidos intermedios, habilidades abiertas, módulos sólidos de instrucción pero que permitan flexibilidad para buscarse, comprenderse y asumirse.

El énfasis, según nosotros, debe estar en las virtualidades o potencialidades que es preciso desarrollar. Educar e s un crecimiento guiado. Bien dijo Montaigne: “el niño no es una botella que hay que llenar, sino un fuego que es preciso encender “

Tal vez las necesidades del mundo por estar al dia en todo aquello que signifique innovación, creatividad, competencias mentales para adecuarse al espíritu de los tiempos e incluso una sensación de irrealidad pedagógica respecto a la profusión de una razón constructiva que impele a devorarnos en la frivolidad de ser meros autómatas del conocimiento entrañan que la educación, independiente cuales fueren sus objetivos que persigan, la metodología a la que recurra, la estructura organizacional en que se dé, es esencialmente conservadora .

“La sociedad prepara a sus nuevos miembros del modo que le parece más conveniente para su conservación, no para su destrucción: quiere formar buenos socios, no enemigos, ni singularidades. El grupo impone el aprendizaje como un mecanismo adaptador a los requerimientos sociales “


Luego, también, la implicancia de lo anteriormente expresado por dicho pensador español respecto a los modos de acción que ejerce la sociedad respecto a la educación, ante esto , otro pensador Hanna Arendt nos señala sin rodeos

" Me parece que el conservadurismo , tomado en el sentido de la conservación, es la esencia misma de la educación, que siempre tiene como tarea envolver y proteger algo , sea el niño contra el mundo , el mundo contra el niño , lo nuevo contra lo antiguo o lo antiguo contra lo nuevo " .

Incluso aquellos que plantean cambios a la educación lo hacen, y no podría ser de otro modo, a partir de una definición de lo “nuevo” realizada sobre la base de elementos y tendencias ya existentes, que estiman que en el futuro se reforzaran, respecto a las cuales precisamente perciben un desfase en el sistema educativo.

Por lo demás, hemos ido percibiendo, la absoluta trascendencia de “un saber educar” al fragor del cambio de milenio en donde la preponderancia de las tecnologías de la información reflejan la necesidad tanto del educando como del educador de reinventarse en sus pautas culturales que yacen inexorablemente en la densidad histórica de nuestras excrecencias socializantes.

Hemos ido asimilando a la idea matriz de que aquello que se estima valioso y se busca transmitir. La tradición está muy ligada a la verdad o las formas de vida verdadera y en las sociedades modernas no existe consenso alguno respecto a ellas.

¿Cómo podemos, entonces, definir los contenidos valiosos que aspiramos a transmitir?

La crisis educacional, en este caso, en nuestro país, aun cuando también es universal, que muchas veces se desliza hacia el tema de la metodología o de la evolución, reposa hoy más que nunca sobre esa duda fundamental.

Es una crisis de creencias. No sabemos vivir. Indiscretos para complacer a las calllejeras multitudes de una educacion ideologizada.

Dudando de todo

Dudando de todo. En estos tiempos hostiles y caros para endilgar grandes traiciones a la humanidad que pulula en este planeta Tierra. Somos hijos de las circunstancias conforme a los modos de comportamiento que creemos saber por haber sido los protagonistas del sin sentido de autorizar una confrontación social de índole sanguinaria en aquel Chile inefable.

En esto, hay una necesidad compulsiva por perpetrar instancias de ensalzamiento histórico, puesto que, de esto modo, se pueda adecuar, de acuerdo a las excrecencias amnésicas de los protagonistas, un velo de intimidante impunidad.

Una impunidad que los actores tanto sociales como políticos manifestaron deliberadamente durante el invierno tardío de aquellos años de efervescente movilización militante. Ciertamente habrá profusa verdad provista de errante intencionalidad bibliográfica para pontificar acerca de lo que aconteció en nuestro país.

Resulta grotesco enfatizar verdades cuya intencionalidad es bibliográfica, esto es, alardear sobre la supuestamente razón histórica que, de algún modo, se impone a las ficciones ampulosas del indesmentible opinar.

Este opinar cargado del peso intangible del autoritarismo sanguinario cuya apariencia de realidad lo hace inmune propiamente tal a las diatribas tanto de la Izquierda democrática como de la Izquierda revolucionaria en su discurso de moralidad social, aun cuando.

Suscita una importancia relativa mientras ejerce, periféricamente, un proyecto de modernización humanista. Su conciencia hermenéutica se hace previsible, en ocasiones, cuando desea cándidamente concebir un ideal entronizador secularización ciudadana.

Al parecer contemplar desde la vereda del frente aquel espacio sagrado de excrecencias socializantes bajo el abismo purificador del eterno retorno del poder en su dimensión dialectico-histórica no es sino una instancia reflexiva que nuestro país como incipiente República ha sabido acrisolar ante el pragmatismo descarnado que le ha ofrecido el holocausto del tiempo.

Un saber ético que emerger desde el existencialismo sanguinario cuya mundanidad del conocerse emancipa aquel mundo de los desorientados que, en realidad, no hemos sabido comprender lo que somos. No sabemos vivir.

Cuentos de Alberto

Cuentos de mi amigo Alberto que cualifican mensajes dispensadores de sentido y, a su vez, imponen al libre albedrio una pesada carga de histrionismos ideológicos. Un cable a tierra estos cuentos de Alberto.

Es una ficción novelesca que permito encarnarme en cada instante de afirmación caótica que propugna Enero. Ya se va. Nunca más volverá con sus ansias de totalización dialéctica. Triste, misterioso pero moralizador.

Cuando buscaba, sin causa alguna aparente, estrategias de asimilación psíquica, para embellecer las ficciones estivales de Enero, me encontré con mi amigo Alberto. Había una necesidad por conocer el universo desde el aspecto secuencial del nativo coexistir con el estado de desvarío vocacional a medida que albergaba una omnímoda discusión con sus padres.

Se veía inmerso en la comunidad lingüística de los desorientados por esta desafección radical de los sueños erigidos como los caminos de la memoria de su país.

Ante esta situación, insinúo que la democracia representativa que surgía mediáticamente como el paradigma explicativo para problematizar las complejidades de las sociedades modernas era una superstición muy difundida. Estaba confundido por las sacrosantas letanías de poder popular expuestas por la miseria humana durante el “horario valle” de la democracia representativa.

La condición humana se refleja en su máximo divertimento, es decir, miente como acto subversivo respecto a las normas que satirizan concerniente a su absoluta futilidad para conocer.

Haber sido un relator de historias tutelares en su lenguaje ordinario que usaba constantemente, fue para Alberto, durante esos años de hipócrita transición intencionada, una manera de humanizar sus vacilaciones afectivas que eran una empedernida duda a traves del dialogo que fluía con sus compañeros de estudio en esa progresista enseñanza media que le toco vivir.

Tanto agradezco al fugaz Alberto por sus cuentos de frugalidad narrativa bajo el curso fluctuante de mi expirar discursivo. Nos despedimos de Enero, agradeciendo sus intuitivas manifestaciones de genialidad analítica para tomarse las calles “en off”.

Las formas analíticas del lenguaje ordinario que le perturbaba como el sin sentido de usar el lenguaje como instancia de confrontación dialogica.

En ello, cabe señalar, una incipiente pero permanente sensación de renuncia sostenida, intensa y estereotipada a pensar que la teoría como evidencia universal e indubitable nos hará develar la cuestión moral de la política.

Enamorarse de la realidad supone un acto de locura. Evocar mundos paralelos para construir senderos que relaten una epifanía del peso de la noche. Pues bien, en este caso, por hacer del lenguaje una comunidad universal de formas estéticas en función de las necesidades holísticas de la política.

pensamientos veraniegos

" de que le sirve al hombre ganar el mundo, si pierde su alma "



Blaise Pascal




El pensamiento político clásico estuvo dominado por la idea de lo que podría, sin duda, denominarse, las condiciones de un buen gobierno conforme al ideal de la comunidad universal cuya consecución de la felicidad humana era una manifestación plena de la virtud suprema que el griego buscaba afanosamente.

No es sino, en esta situación de hecho, que nace, cuando la polis entra en crisis tras la guerra del Peloponeso: ¿qué es un buen gobierno?, ¿cómo se establece?, ¿cuáles son las condiciones de su conservación?, ¿quiénes deben gobernar?

También, irrefutablemente, para que existir un orden político. La libertad, a su vez, está referida a la defensa religiosa o legal del individuo o al eterno problema de la libertad respecto del libre albedrío, un eterno juego de lenguaje asumido por los protagonistas.

Por el contrario, desde la ilustración existe una idea que ha tenido un protagonismo inextinguido hasta hoy día, la libertad. Esto, ciertamente, no significa que el problema de la libertad haya estado ausente en la historia del pensamiento y, por cierto, de la historia espiritual.

De hecho, no es por los caminos del azar que su origen radica en el ciudadano de la polis, y en la responsabilidad a la que llama Cristo, como una apelación a la parte del libre albedrío del ser humano. No obstante lo cual, el pensamiento político lo expresa de manera relativamente escasa.

Así, pues, en el origen del pensamiento político moderno, la libertada empieza gradualmente a ser mirada como un objeto preferente de atención y meditación.

Ciertamente, esto implica, necesariamente, los rasgos más arraigados del mundo occidental, esto es, la distinción entre Estado y sociedad y el lugar que le corresponde al hombre individual en ese mundo.

El cambio material, que suscito la Revolución Industrial significo una manera consciente así como deliberada de considerar el alcance y sentido respecto al debate que se genera. Las rebeliones a favor de la libertad, revolucionarias o contrarrevolucionarias están impregnadas de una historia política pletórica de fenómenos socioculturales al fragor factico de estos dos últimos siglos.

Por ello, hasta nuestros días, la libertad ocupa un lugar sagrado de reflexión insoslayable en el pensamiento político.

Por lo tanto, puedes ser considerada y, por cierto, concebida de múltiples maneras: como libertad individual, como la manifestación de un proceso histórico-racional que descubre una interioridad libre en el hombre. También como el motor de la auto creación del hombre o como la rebelión personal ante las fuerzas colectivas.


sábado, 30 de enero de 2010

Enero y algo




Con todo el cúmulo de Tragedia Griega que invocan las relaciones humanas desde el apropiamiento de esas aventuras cotidianas que corroen la naturaleza del comportar factico. No hay existencia que no haya sido emancipada de este modo.

En realidad, conformar una visceral entrevista con la existencia individual del existir propio de todo bípedo provisto de ramificaciones de aletargada sujeción moral.

Soy consciente tanto de los estados de cosas efectivos que se erigen en la sociedad del espectáculo con las lactantes ideas bizarras acerca de la democracia junto a los juegos de excesivo gregarismo moral desde el vociferar neolítico de la sociedad del conocimiento como de la obsesión compulsiva de los homínidos remasterizados para desintegrar átomos en vez de prejuicios en lo tocante a las ideas.

Lo increíble de todo esto es que se busca un destello de fértil egoísmo por medio de los juegos del lenguaje. Estos juegos permiten la adopción de una pluralidad de hechos lingüísticos.

Su uso se asume cuando hay cierta regularidad en la comunidad lingüística de los ilusos demócratas. Esta comunidad lingüística, de algún modo, abjura de su sinsentido explicativo para anidar en la menesterosa degradación de las estridencias urbanas del año que se va.

Lo que importa, es que creo poder asimilar y albergar todo aquello que está latente en esta caótica realidad de ensueño inconmensurable y vivirla lúdicamente.

Es más soportable, tolerable y, por cierto, místico. Lo místico es, para mí, el sinsentido de lo que esta mas allá de los límites del lenguaje. Debe ser así.

No lo sé claramente, pero lo único que sé es contemplar en acción el paraíso alucinatorio del mundo. Aquello que significa vivirse en los juegos del lenguaje cuando interpreto la realidad y un falseamiento de la misma.

Y mi mundo tras este año que se va es asumir riegos locamente en la imponente aventura de la Fe. La fe es un éxtasis.

De cuando en cuando, permea mis sujeciones familiares. Estando sumido en la vorágine del vivir en la idea de los demás. Cada partícula de tiempo que abogamos en la fugacidad del instante presente así mismo nos enfrentamos con este ritual de frenesí socializante.

Artista pensante





House y sus reconstrucciones éticas cuando toca su apreciado piano o improvisa con un " Etiqueta Negra" un brindis con su confusa miseria de corte deductiva. Es un artista pensante. Le resulta más entretenido y más barato encontrarse con su profundo dolor. Incluso se atreve a ser digno de su propio dolor. Le cuesta de sobremanera.

Un aparecer radical cuando habla con Wilson sobre su imperecedera capacidad de comportarse como un ilustre idiota pero un admirador silencioso de sus geniales deducciones sobre las conversaciones de las personas.

Es innegable la incomprensión de los pacientes, pues, ellos asumen una postura de pasividad concertada con sus otros afectivos, ante esto, House se burla reiteradamente de los miedos, mentiras, frustraciones, convicciones, valores y de los soporíferos rituales de Occidente actuados por sus respectivas enfermedades a través de ellos.

Todo puede desaparecer. Es un permanente estado de perplejidad ante la muerte y la vida. La vida es la muerte. De súbito, House aspira a retrotraerse de esas mutaciones aleatorias influenciadas por el universo desconocido de cada capítulo dado por la temporada misma.

Eso, House, lo sabe muy bien. Lo único que quiere es sentirse escuchado y que le digan, por cierto, es que tiene razón en lo que diagnostica. Evita las relaciones humanas cuando se da cuenta que puede intimar.

Ahí, en el lugar mismo de sus geniales alocuciones medicas, pero zigzagueante en su misional sentido psicologista no puede evitar sentirse vulnerable, permeable y miserable.

La rueda mágica de su libertad, su miseria misma. Tantos capítulos de enseñanza autobiográfica como de alucinantes conversaciones sobre la intuición medica de la existencia del paciente que teme al abismo pensante de su morir dado. Por supuesto, las acciones y palabras, invaden el espurio despertar dogmático de House.

Ir al fantástico paraíso de las enfermedades existenciales. Su diagnóstico médico es un arbitrario deseo de salvación. Expiación de sus males confundidos.

Buscándose, viviéndose, frustrándose, intratable para dimensionar deicidios cuando la razón humana actúa raramente, atormentado por su pierna coja, lucido para desentrañar atípicas enfermedades para los inicuos rituales de Occidente y un abyecto apasionado por cuestionar la genealogía de los prejuicios morales.



Palabras y acciones





Palabras y acciones giran en el mismo lugar del Olimpo decadente. Es el nombre del capítulo 10 de la 3 temporada de Dr. House. Si bien el contenido mismo del capítulo dado es diferente respecto a lo que escribiré me basare en dicho capitulo para relatar las aventuras cotidianas de House cuando construye su diagnostico diferencial de modo, exótico, pintoresco y rupturista. Ellos son los decadentes furtivos y los espeluznantes bípedos del vociferar momentos psíquicos, las personas mienten.

Dr. House y sus asombros existenciales cuando trata al cuestionado paciente. Pone en cuestión al paciente, todas sus dimensiones formativas y performativas, al momento de mirarlo sarcásticamente para, luego, solicitar tiránicamente a sus 3 resignados lacayos (Foreman, Cameron y Chase), hacer lo que debe hacer, en todo diagnostico diferencial, ir contra las burdas sutilezas sociales, corromper sus ideas sobre la propiedad privada e ironizar sobre el sentido utópico de cada paciente que vive su situación límite con su lastimero grito de desolación corporal.

Al fragor emprendedor del hospital Universitario de New Jersey ocurren una secuencia de milagros inesperados entrelazados con los mundos perdidos de Wilson estando en constante predica de amistad envuelta con el susurro misantrópico de House.

Palabras y acciones significan, para House, un concluyente problema no resuelto por su estructura deductiva para pensar el mundo humano y sus decadentes apuestas psíquicas. Siempre buscando algún resquicio gestual del otro y, asi, jugar al juego de descubrir acertijos. Los acertijos son sus pacientes. Va demoliendo monumentales edificios de tradiciones cínicas, hipocráticas y estetizantes en su trato misional.

La indómita luz del sacrificio profesional de House para lograr su más preciado propósito ético, salvar vidas conforme a su universo lógico-misantrópico. Se divierte haciendo caóticas disquisiciones sobre lo baladí de las contradicciones internas de la miseria humana

viernes, 29 de enero de 2010

Ultimo decir





Aprende, aprende por mi
realiza cambios radicales en tu vida
en la tempestad colerica del mundo humano
danzando en tus narraciones extraordinarias.

Buscando algo de certeza
en mis perplejas convicciones valoricas
peroe se torrente de situaciones limites
no nos permite ser mayor.

Goce purificador cuando vivo
desde el cielo a la tierra
interpelaciones sugestivas
una empresa de dificil pronostico.

Seguir el curso decantador de la vida
permite leerlos intensamente
la ciudad y las palabras
proponen un trabajo colaborativo.

Escribir es leerte
recordarte es penetrar tus rarezas afectivas
significaciones a la baja
hacer de un gesto una epifania.

Corriendo un no se que
hacerse de la cotidianidad de los desorientados
pero el Universo sigue enfriandose
aleccionadoras enfermedades cronicas de la vida humana.

Tristes momentos estivales
y sus lenguajes significativos
insania de los tiempos historicos
¿ los pecados capitales del mundo urbano?


Un amigo fiel

Cal y Canto un amigo fiel que evoco abruptas emociones personales mientras vivia el caracter alucinatario de oir inumerables historias de voto blando en esos pasajes mustios del cual se erigia nuestro stand como un canto al desplante psiquico de un Enero multicolor. Subitas existencias aparecidas asi como decesos sepulcrales del caracter sacralizador del gobernar hacia el pueblo. Los propositos eticos de Cal y Canto.

Una recapitulacion del Todo historico en diminutos espejismos ideologicos. Tomarse las calles para eludir sus propios idiotismos reflexivos. Reconozco que el angel de la soledad estival jamas me abandono en esta experiencia laboral.

Miedos profanos, deseos inconexos, infancias acrisoladas por el velo embaucador de la pobreza aspiracional, dudas irracionales sobre el gobierno e turno, resentimiento visceral de las personas cuando discrepaban de sus propios ropajes valoricos, sonrisas sinuosas al entregar folletos, coquetería femenina de media jornada, colérica perplejidad por las bondades de la razón histórica en las inmediaciones del Mercado Central, escepticismo espurios de vástagos innombrables de las tribus urbanas, conspiraciones urbanas cuando conversaba la vejez pronunciada del votante anónimo hacia nuestro stand, automatismos irreflexivos cuando nos destrozaban el material propagandístico e historias dadas por la cultura popular de raigambre decimonónica.

Cabe decir que estaba con 2 compañeros mas trabajando, Eliseo y Teresa. En el caso de ellos, eran fervientes simpatizantes de la UDI y de Pinochet. A partir de su riqueza etaria, ambos, hacían de las conversaciones militantes un temerario brindis a la autenticidad humana.

Afables personas cuando se trataba de compartir con el otro esas emotivas historias personales, a su vez, proponían un interesante comunitarismo a toda prueba cuando almorzábamos.

Vastos entramados de paisajes disueltos en la misteriosa belleza de la condición humana, estos, permitían vislumbrar cierta dosis de realismo sanguinario en lo tocante a la geografía electoral del Chile profundo.

Cal y Canto asumía su interpretación ilustrada sobre la redención de los caídos cuánticos de un Chile olvidado por la pedantería progresista de jornada completa de los cambios culturales forzados por el arcoíris de asombros republicanos, dudaron de su indómita luz democrática.

jueves, 28 de enero de 2010

Contornos educativos

Despues de vivir inmnunerables formas de adoctranimiento socializante, la educacion como optima adecuacion al sistema cultural prevaleciente, ahora, pasare a decir esos contornos educativos que nos inhiben de encontrar el eslabon perdido.

Adaptar una educación que sea resultado tanto de aspectos intrínsecos que suscita la sociedad del conocimiento como las instancias reflexivas desde la acción en lo relacionado a la experiencia concreta que sucede, por ejemplo, en nuestro país, entonces habremos de estar satisfechos-

Nosotros al analizar este modo de ser de la educación durante la atomización de vanguardias culturales, si hacemos del divagar continuo y aplicable al suceso incoercible de la educación como esa instancia en constante proceso de retroalimentación imbuido de un realismo claro y preciso respecto a nuestras consideraciones pedagógicas.

Por lo mismo, de acuerdo a lo aseverado, existe una forma de aprendizaje que resulta evidentemente crucial para entender el fenómeno social de la educación, esto es, desde el paradigma explicativo que connotan las prospectivas educacionales del siglo veintiuno, vale decir, un acucioso plan de elaboración programática, de hecho, la expresión “planes y programas de estudios” es usual en la terminología educacional.

El plan fija objetivos finales, objetivos intermedios, contenidos y habilidades que transmitir, metodológicas para transmitirlos, insumos e infraestructura necesarios, establece organizaciones, asigna tareas dentro de ellas, fiscaliza su cumplimiento, evalúa periódicamente el cumplimiento de los objetivos, premia o sanciona, en fin certifica.

El objeto de esta meticulosa planificación, la materia sobre la cual se verifica está bien calibrada alquimia, es un neófito, un alumno, o, más concretamente un niño.

En Otras palabras, en un contexto de continua ambivalencia para reflejar claramente lo que es un modelo ideal de educación en tiempos donde la información refleja la crisis del paradigma en como ejercer cabalmente el rol de pedagogo en el aula que está provista de un mosaico de innumerables variables socioculturales, eso sí, durante la dinámica galopante del momento histórico que suscita indefectiblemente la Globalización.

De este modo, se concibe la idea de erigir al hombre, desde este modelo cultural, como un sujeto plenamente inserto y útil para la sociedad, sea que se persiga con mayor movilidad y bienestar social para un mayor número de personas, sea que se anhele alcanzar el ideal del hombre integral, sea que se busque desarrollar a un ciudadano comprometido con la democracia, el pluralismo, la tolerancia, y la solidaridad, o sea que busque crear un hombre sabio, que sepa amar y ser feliz, o sea que apunte al desarrollo del hombre plenamente autónomo y libre o, digámoslo como lo estamos estudiando, el hombre abierto a la integración multicultural, cualquiera sea ese objetivo , esa meta, sea compleja básica de evaluar, curiosamente se pretende lograr a traves de un plan que, en ocasiones, dura 6 años, otras 8 e incluso 14 o más años.

De tal modo, cabe la posibilidad cierta de que ¿ hay una primacía del producir indefinidamente cantidades industriales de erudición basado meramente en la utilidad práctica en virtud del cual nos provee respecto al educar como el rigor reflexivo necesario para lograr un objetivo propiamente tal ?

Cristo y enero


La avaricia capitalista del Occidente "picunche"
una aterrada navidad concurre
satiricos rituales sacerdotales
la misa del gallo y su horario valle.

Clara desorientacion de Cristo
una tradicion greco-picunche traducida
en apestosas mundanidades afectivas
cuestionandose y criticandose.

Dispuestos a gastar de la previa navideña
eso que grava la pedanteria condescendiente
una forma sofisticada, la civilizacion
la autodeterminacion de la miseria humana.

Idiotismos navideños al tratar con la existencia
alguien duda a sus fluidas alucinaciones
el Chile somero acude a brindar
sin el misterio del niño Jesus.

Beber, comprar y comer
este trio de nunca acabar
persuade a la ingenuidad salvaje de la razon humana
obsequian al pesebre, un TAG.

Mi dulce Cristo
nos regalaste el libre albedrio
que mayor demostracion de estimacion de la condicion humana
los panes del cielo han sido incomprendidos.

El pesimismo bonachon del cristianismo
sesgado en sus adopciones liturgicas
un viaje sin retorno de la globalizacion.
llora pacientemente nuestro Universo.

Ayudandome

Alberto me señalaba esa insaciable curiosidad que tenia sobre las eventualidadaes futuras de la democracia como el principio secularizador de todo quehacer gregario. Sus cuentos eran un peligro de estar muertos. Siempre le agradeci eso.

Nos reiamos de la loca pedanteria de los juegos del progresismo para declararse incompetentes en las materias historicas de la razon humana. Cuando hay que estar a la altura del conflicto. Hacen la parodia del artista para absolver maravillas pedestres y traiciones perdidas en los escritorios de la vileza republicana.

siempre será interesante hablar acerca de democracia como la ironía mordaz en tanto universal de mundana autocomplacencia histórica cuyo orden metodológico para acoger las expectativas de ese etéreo asi como pugnaz ángel asesino e incluso benévolo para construir realidades politicas provistas hipócritamente de intencionalidad vivencial.

Ante esto, las cuestiones fácticas y sus posibilidades que denota, en cambio, desde otra perspectiva este aparecer radical de igualitarismo universal supuestamente benéfico en lo atinente a la soberanía popular, en este caso, suscita una diversidad de instancias civilizadoras, aun cuando, el contexto de acción histórico nos sea intérprete cabal de lo insinuado por los laberintos del pasado.


Ciertamente hay, qué duda cabe, una esperanza radical en que este pasado reticente a creer en los paraísos soñados que garbosos, en su visceral ufanidad, aparentemente, cuyas peculiaridades retóricas infesto a las formas fácticas del acontecer político.

De pronto, poco a poco fui creciendo en mi fabulación novelesca de lo que construía la política a traves de la aridez rutinaria de gastadas palabras pero efectivas cuando hay que instaurar esa ilusión que no vuelve más.

De repente, Alberto quería su dia y su habitación. Lo necesitaba. Lo deseaba para ampliar su certeza acerca de los caminos el azar. Y estos ofrecían algo que asombraba.

Viviendo con esto.


Danzan mis imagenes paganas
en mi oscura habitacion
burdas sutilezas tercermundistas
dogamtismos diluidos de la democracia.

Avidos por pensar, racionalmente
aquellos rituales bien domesticados
supersticiciosa educacion
necias pretensiones burguesas.

Algo acontece en el Universo humano
genuina connotacion de vivir
en lo enredado de las mutaciones geneticas
eslabones perdidos por mal humor
del autoindulgente clamor, el libre albedrio.

Corriendo por las amplias avenidas de la vida humana
acusando el exhausto caminar silencioso
de las luminarias humanas
acotando el sinsentido del mundo moral
pedantes ilusiones libre pensantes.

Olvidando esos lugares republicanos
la idea nunca nos gusto, negociando
esa realidad que nos abofetea, salvajemente
insinuando es pacto poco estetico
enfermedades pristinas de Occidente.



martes, 26 de enero de 2010

Viviendome con Enero





Mas alla de los sueños
locuras confrontadas con el ayer
miedos que perpetran realidades
una coleccion de espasmos culturales

Inagotable capacidad de asombro
de las enfermedades cronicas
ante la barbarie humana
penetrando los arcoiris estilisticos de su pasado.

Instancias de clamor historico
la rueda de la vida de la consciencia
esa opulencia del razonar humano
letargica incompresion de palabras.

Recordar es jugar
con los benditos espejos del pasado
sigue fluyendo esa vejez
que todo lo divierte, sin embargo.

Despertares colectivos
un manatial de realidades entrelazadas
un acto desmodernizador de Ellos
una espontanea intuicion de libre albedrio.

No sabemos vivir
dispuestos a matarnos por fama, honor y divertimento
nacemos esclavos estando en la civilizacion
pero un dia en el hospital psiquiatrico.

Realidad y ficcion murmuran
eses sentido contra la corriente del Tiempo
mientras la vida misma concluye su mision
infinitos dialogicos pupulan en mi.

Enero

Algo de escritura, eso espero, nutre los entresijos de mi alma. Aguardando por nuevas experiencias personales que invadan los secretos confusos del quehacer vivido en estos escasos 26 años. Y Enero tenia razon.




La vida es muerte
siempre tengamos presente
el boato del poder etico
sin embargo, duda.

Una navidad para la moral
en este Chile profundo
es un milagro inesperado
miseria humana, progresando.

La izquierda es una ficcion novelesca
moral en "off" del Chile silencioso
y su fabula preferida:la derecha
asume su revolucion inadvertida.

Intentos de subversion narrativa
cuando cuestionamos a la historia
negociando con la realidad
el proyecto humano que defeca.

Envejeciendo con Enero
sinsentidos estivales
ese nativo aburrimiento satitizador
dudando de su abismo pensante.

Amando la ruindad tercermundista
cuyo frenesi de espasmos ideologicos
involucran al Pueblo
cualquier cosa se sigue.

Salundando a Enero
los juegos con el infinito, persisten
en cada calle hay algo de insania cosmica
al pensar, racionalmente.




sábado, 23 de enero de 2010

aspirando a decir algo

Estando confuso pero amando la vida sin logica junto a este mundo sin sentido que percibo. Escribi estas limpidas palabras cuando todavia es Enero. Pero, pronto, se ira.




Amanece un dia en mi mundo
alegorías dicciones diluidas
olvidadas Navidades del Hoy
entrevistándome con la miseria humana.

Todos mienten
un sonido " en off" esclarecedor
jugando al juego de los espejismos engañosos
el Padrino tiene razón.

Apariencias del considerar consciente
sideral ingenuidad, pensando
un absurdo embaucador
silencioso ironizar del libre albedrio.

Miles de años buscando
la razón de vivir ene este expansivo Universo
más allá de los sueños
pero pensar es un riesgo.

Vanguardias culturales concurren
al atomismo valorico que fluye
aquellos espacios viscosos enaltecidos
¿formalidad de los tiempos históricos?

Existiendo mientras aprendo
atavismos mentales encadenados
Occidente y su otro yo
sublime sensación de irrealidad.

Confesiones de un corazón ardiente
¿Dios está asumiendo riesgos?
esa moral emancipa sus propios demonios
Dostoievski quería ser mayor.

Una decada vivida

Intransable. Asi lo fue y lo será por siempre los tiempos históricos que desaparecen y aparecen con la rapidez de una ventosidad forzada. Relatar las múltiples peripecias entre los años 2000 y 2010 es contribuir a una complicidad tacita entre la razón histórica ignorada por la bipedación frívola de sucesos inesperados y las siniestras negociaciones con la realidad por ciertos próceres del expirar relatos colectivos.

Con escasos 17 años ignoraba las ilustres conspiraciones silenciosas con el quehacer humano. De variopintas perspectivas propositivas hasta rarezas exóticas cuando tratase sobre los cambios culturales de nuestro país.

De tanto en tanto, una concertación de convicciones tiránicas jugaban a ser revolucionarios de alta membrecía dialéctica.

Por eso mismo, no hare una descripción sobre los contenidos de manera pormenorizada que acontecieron en esos 10 años de letargos reverenciados sino que, más bien, narrare eventos de catarsis espiritual mientras hablamos nuestra palabra inicial.

Un universo desconocido cuando observábamos la faz resplandeciente de la realidad humana disuelta en un entramado de prejuicios gregarios. Una moral deslegitimada por sus propia desacralización comunitarista. La pérdida del propósito moral de las ubicuas instituciones de representación espiritual cuyas palabras y acciones jamás consolidaron una tensa calma.

Una década vivida por los espacios sagrados de la democracia representativa con las aspiraciones picunches de masas ciudadanas en busca de la vocación perdida. Diminuto entre muchos, estando en mi amado Barros Borgoño, envejecía perentoriamente para acudir al futuro de nunca acabar, el ahora.

Caminando por abruptas pendientes de aseveración tardía. Angustias éticas al saber que la dosis de Tiempo vivido no es directamente proporcional al desolador estremecimiento de procesos cósmicos que ponen en cuestión el sentido del mundo humano. Años con el velo de ignorancia de las ideas matrices. Reiterados fenómenos de narraciones extraordinarias inspiraron a esta década de unos 10 años.

Incluso, en esto, nuestro país no estuvo ajeno a este fenómeno de irrupción patriarcal altamente solicitado por los anodinos personajes del vociferar estridente. Por de pronto, días que fluían silenciosamente por el manantial de nuestros adicciones personales y, asi, decesos conceptuales en sus encuentros cercanos con la confusión despreciativa de la sociedad de consumo con la audaz sociedad del espectáculo en lo tocante a democratizar las obtusos cerebros del narrador omnisciente, el capitalismo en todas sus vetas enfervorizadas.

Introduccion al Enero republicano

No sabemos vivir. Hace bastante calor como para poder reflexionar sobre las condiciones históricas, estéticas, psicodélicas y societales de una sociedad civil de inspiración gregaria junto a un enjambre de prejuicios morales. No hay nada que hacer. Son las eventualidades disruptivas del lenguaje ordinario. Sin embargo, todos hablan profusamente sobre las contradicciones internas de la miseria humana.

Indudable penetración psicológica para oscurecer el problema mismo de las respuestas entregadas. No hay existe algo más democrático que las sandeces con contenido. Abyectos progresismos tercermundistas acontecen, silenciosamente. Distracciones frenéticas de la opinión publica. Aspiraciones diluidas en ensueños disfuncionales.

Izquierdas fenecidas por asumirse dueños de supuestos genealógicos y, a su vez, dubitativos con todo aquello obsequiado por el salvajismo silencioso del voto aspiracional.

Disfrutando de los horrores veraniegos de un mes caótico. Caótico en la búsqueda espuria de reminiscencias republicanas. Cada minuto de clamor popular de convierte en un arcoíris de dogmatismos callejeros.

Unos y otros establecen ciertas certezas históricas, asi, apresuran la extenuada letanía de las opulencias progresistas de un Chile que ha cambiado. Esa patética adopción de costumbres asépticas envuelto en un haz de obsecuencias históricas.

Tomarse las calles, según algunos, para propulsar los cambios vertiginosos de un país en constante procesión democrática. ES divertido escuchar esos planteamientos, pues carecen de un correlato valorico.

Desde el susurrar beligerante de una llamada telefónica o una apasionada opinión a traves de pedanterías lingüísticas, creen, solucionar las complejidades de una sociedad Chilena vivida como tal, perplejidad en sus acoquinadas vanguardias culturales, si es que existe eso.

Afortunadamente, las palabras y acciones, en nuestro país, invaden nuestro universo republicano al estar coexistiendo con las alternativas menesterosas de un " en off" progresista. Diversos discursos de legitimación para hegemonizar realidades humanas.

Pero nunca van al ciudadano mismo. En verdad, la constante antropológica de pensar, ironizar y gestionar Chile supone saberse un ilustre corruptor de las perversas relaciones de manipulación y de impiadosas mentiras con el único propósito de acceder al poder.

miércoles, 20 de enero de 2010

en off

Adiós a los 26 años
diciembre expreso su asombro
su lecho maternal dijo Jaime
sin embargo, aparecieron los 27 años.

Un año de los raros acontecimientos
silencioso narrar de la misión humana
intermitencias amatorias
mayor cercanía con el abismo pensante.

Desorientado al observar momentos
perplejo al divisar circunstancias
asumido como un puente
tentativas de un cambio de mirada.

Quiero conocer la vejez desatada
del " nada es para siempre"
angustiado y atormentado
invoco al atípico amor callejero.

Muchas ocurrencias discursivas
precoces 27 años
ingresando al mundo de los disensos históricos
clamando por danzar junto a la Ilustración rusa.

Después de dialogar con Diciembre
decidí jugarmela sin ambiciones
sin quehaceres ritualistas
si no tan solo con una moral.

No se hacer
observado por otros
incompetencias de la razón humana
es solo una cuestión de actitud.

sábado, 16 de enero de 2010

miserias estivales

Miserias humanas y algo de estival poseen cuando se encarnan en la persona de este joven llamado Jaime. Años que tiene y sueños que danzan al unisono del concepto Universo. Es exultante saberse conocedor de lo ínfimo que somos cuando tallamos nuestras ficciones personales.

Es inventarse ciertas verdades en que vivimos y convertirlas en fama, honor y divertimento subsumidos en el nativo aburrimiento desde la vereda optimista de un día domingo junto a su extenuada meritocracia estival.

Pero buscamos ser amados y queridos conforme al modelo de realidad prevaleciente del cual nos zambullimos y, pues, nadamos aleatoriamente. Culpamos al otro de nuestras ruinas mediocridades.

Una constelación de laberintos crepusculares cuando hablamos para inmunizar nuestra vanidad. Se cree, justificadamente, haberlo logrado en ciertas fechas de estallido dionisiaco, esto, año nuevo, navidad, fiestas patrias, semana santa e incluso la fiesta de hallowen.

No es infrecuente mencionar cual anónimo día del año que sirva de cualquier conmemoración sobre algún aspecto del vivir humano.

Cualquier situación que ayude a borrar la angustia de no saberse contumaz protagonista del fenómeno de la vida.

De lo que se sigue es una clara demostración de construcción social de repentinos elementos subjetivos para incentivar esta perpetua sorpresa de existir.

Es un obsequio de la vida. Un existir provisto de la existencia de hacer locuras, pues, si no es así, somos candidatos al suicidio.

Siempre detrás de la apariencia de neutralidad del discurrir intelectual se esconde la experiencia del ocurrir vital. Sobre todo, cuando hablamos de lo subjetivo que implica interpretar lo que nos rodea.

Para no dejar seducirse, fácilmente, por la libertad en la fatalidad de sentirse un simple mortal en este Universo que no, necesariamente, estamos solos.

Enero y sus 12 dias



Enero y sus 12 dias de extasis etico. Gracias a la vida por estos decesos veleidosos. Y mis amigos detestan a Piñera. Lo cual me parece bastante interesante en terminos de retar al libre albedrio. Algo de belleza tiene vivir en la idea de los demas, a pesar de lo infimo que somos al construir mundos ordinarios. Esos mundos ordinarios y yo condimentaron a estacion Mapocho para sobornar a la corriente del tiempo.
Un intimidante proceso de verdades mutiladas fue haber estado trabajando para el comando presidencial de Piñera a su vez compartir contrastantes experiencias personales. Vote por Sebastián. Es un tipo miserable como cualquiera que posea la credencial vitalicia de pertenecer al planeta Tierra. Esperando la inquina menesterosa de los santos quejidos de la opinión pública. Ambigua, mítica y hipócrita.

Es tan fácil injuriar, en las confusas aguas del destino humano en su afán por anhelar algo de seguridad ideológica, no siendo digno de su propio sufrimiento. Angustiados por asumir dogmatismos callejeros, pues es la única manera de ocultar sus propios agravios valoricos, históricos, éticos, religiosos, seculares, nihilistas, sexuales, sociales, tribales y gregarios cuando conversan con sus actos de habla. Mienten con la decisión decimonónica.

Tantas cosas que pensar, dar y cuestionar en aquellos momentos veraniegos. Necesitaba el dinero para dilatar el vértigo del hastío mundano del cual somos ilustres actores. Situado esta comedia de avatares psíquicos en la comuna de Santiago, esto, específicamente, en la Estación Mapocho cuya dimensión progresista es bastante satírica.
Un repulsivo ambiente de escepticismo sobre las cuestiones políticas que nos obsequian los tribunos del vociferar mitos ampulosos. Gentes dudosas de su poder popular. Hastiados de la moral de esclavos en donde la beatería revolucionaria reducida a 3 letras deriva a una asimetría entre hechos y acciones.
Esos 12 dias con su consecuente Enero generaron un frenesi de socializacion desconocida. Algo de silencio inicial encontraba en cada dia que trabaje para aquel pintoresco comando. De cambio, mucho.

viernes, 8 de enero de 2010

Trabajando con la calle

Discutiendo si la vida tiene sentido, supuse, que la tenía mientras actuaba como tal, es decir, dedicarme por algunas semanas a trabajar en la política. En otras palabras, traer a mi vida la cuestión laboral desde la perspectiva de socializar mi universo ideológico y algo más. Es complejo dilucidar el sentido último de un sufragar desprovisto de los juegos de lenguaje. Nos queda solamente actuar como dioses pequeños, si es que podemos confesarlo de manera tan descarada, y artistas de hipnotismos de un flagelo, el libre albedrio en el orden de la soberanía popular. Irrisorio, decadente y aventurero.

Dudo del verso invocador de estos personajes de la previa republicana. Pero la Estación Mapocho, sin buscarla, llego a mí. Fue un intrépido filosofar, un aquí y un ahora, en las calles de la involución progresista. Desde Puente hasta estación Mapocho pasando por el mercado Central y sus inmediaciones urbanas, el rio Mapocho con sus secretos de alcoba viral, y las avenidas troncales cuyos nombres no recuerdo implicaron una desacralización con ese arcoíris de tetas fiscales así como también con las etiquetas estereotipadas expuestas por el tiempo en las bastillas.

Un barrio de evidente ilustración rusa con ramificaciones tempestuosas en la intención electoral del ciudadano oriundo de esos barrios del Chile profundo. Aprendí a moverme conforme a lo que las personas hacían con sus palabras, gestos y esperanzas indecisas.

Un problema que significo relatar un problema narrativo. Ávido por desprejuiciarme de los otros. Cinismos dados en sociedades históricas dadas. Esos días significaron conversiones emocionales. Una lógica de los desorientados. Una vida sobre el Universo que nos alecciona.

Puente Cal y Canto

Nos acompañaron en esta comedia de ropajes emocionales el Mercado Central, Estación Mapocho, la Vega Central, las estaciones de metro colindantes al lugar de trabajo, el rio Mapocho y su hedor reflexivo y algunas calles principales con su semblante de deterioro planetario (Avenida Independencia, Puente, José maría Caro y la rupturista Av. Balmaceda) al tenor de los desquicios colaterales de una noche de verano en la ciudad capital.

Sin querer abandone cierta desazón perezosa por trabajar y, asumí, un riesgo exultante contra el paso del Tiempo. Por eso mismo, Cal y Canto entrego sus bondades de aprendizaje significativo y de clamor gregario. Era acercarse a cada persona desconociendo sus arrebatos viscerales, sus miedos y sus temores socializantes pero, en realidad, me ayudo bastante para observar ingeniosamente la maravillosa intrepidez urbana del bajo mundo del Chile real vestido de su genuino ropaje valorico, un señal al libre albedrio.

Trabajando con la realidad política en concreto. Si es que se puede decir eso. Suena bastante pedante apropiarse de cierta realidad que trata de la manipulación, absorción y control de la conciencia humana, perversión histórica de las conciencias acríticas de las personas cuando piensan. Pensar es un riesgo.

Aquellas vivencias personales emanadas durante 10 días de trato a diario con ese espacio urbano de evidente perplejidad callejera, Puente Cal y Canto en las inmediaciones con su correspondiente metro estación. Era un lugar de los recovecos éticos mientras, nosotros, los ajenos a esos rituales milenarios hacíamos de la propaganda política un circense estado de dilucidación mundana. Estuvimos trabajando para la campaña de Sebastián Piñera en aquel espacio cósmico del tratar minimalista.

Pocas palabras bien articuladas pero muchos deseos de la gente de renunciar a las reglas de trato social. Existía fastidio, hastió, molestia generalizada por el hábito prevaleciente de los gobernantes de asumir una postura de hampones democráticos. Es innegable la osadía de los políticos para construir desde la confusión ideológica una obra de are en movimiento, no obstante, le viaje sin retorno de aplicarlo a un sistema de ideas discretas, potentes, desequilibradas y pocos dadas a las narraciones colectivas.

Personas de distintas edades históricas acercaban sus semblantes republicanos, a duras penas, para preguntar sobre las bondades del convidadito Piñera. Muchos se acercaban para verbalizar su voto por Piñera en términos de pragmatismo más que de una adhesión emocional.

sábado, 2 de enero de 2010

algo de politica y de vida

Todo fluye y nada permanece en este planeta Tierra, esto, no es prohibitivo para Chile por cuanto pertenece a este engendro de mutación aleatoria que se hace bípedo al andar. Entonces, desde esta pertenencia al mundo humano, construimos modelos de desarrollo colectivo (reforma o revolución, democracia o monarquía, presidencialismo o parlamentarismo, secularización o integrismo religioso) en tanto estamos abiertos a las externalidades socializantes del mundo exterior.

Con lo que, ciertas palabras que, supuestamente, nos indican, con certeza, el ser real de un país en sus mecanismos de resolución de conflictos ciudadanos, no lo son, porque toda realidad humana en concreto permite, a lo más, una aproximación concreta a los problemas reales de la gente. Ignorar eso es digno de un roto que toma agua en un vaso y, luego, no lava el vaso.

Al próximo gobernante en lo tocante a cómo afrontar un Chile orientado al futuro con las correspondientes complejidades de intereses que esto supone cuando se vive en sociedad, es decir, cuando tratamos con la realidad humana a partir de la mantención, consolidación y preservación del poder. Indescriptible preservación de irrealidad cuando la musa Pueblo aparece disuelta en un haz de cinismos en off. Pero la pendiente ideológica de ciertos coágulos pensantes imbrica todo un pasado histórico de concluyente indulgencia visceral.

Incapacitada para saberse derrotada, la Concertacion, por los tiempos históricos que la erigieron como una concertación de consensos estabilizadores, de progresismos gregarios al destinador y profundas eventualidades ritualisticas.

Ser progresista es mucho más que Frei y que la Concertación. Es un proyecto de modernización orientado a la irrupción rupturista de ciertas temáticas que alivianen y sea una jerarquía de mediaciones en el trato del ser humano con la naturaleza, la moral, la sociedad, la religión y el dinero.

Ser progresista

Ser progresista en estos tiempos historicos de dudosa reputacion dialogica. Y la gente encarnada en el Chile profundo, anonimo y silencioso apunta a otra mirada. Una mirada vertiginosa en cuestiones ciudadanas. Ser progresista, un habitante mesurado de los colapsos planetarios.

La politica en su afan de totalizacion historica no ha sabido llevar las riendas del asunto. Otras categorias humanas aparecen, subrepticiamente, en los espacios historicos que ocupan los habitantes de este planeta Tierra. Del mismo modo, su actitud hacia la vida en sociedad expone las distintas consideraciones de manipulacion discursiva que engendran al progresar evolutivamente. Colapsos politicos con sus sesudas muestras de progresismo libertario.

Un concepto de evidente perplejidad colerica. Dialogos epicos con los miedos subyacentes del anonimo destinador de los 80. Muchos energumenos del afeitar sinuoso alardear con su supuesta primacia axiologica con respecto al concepto en cuestion.

Ese 13 que era Domingo en el Chile de los respetos democráticos, las condiciones objetivas dijeron muchas cosas: Piñera logro la mayoría relativa con un 44% de los votos válidamente emitidos, Frei el paladín el progresismo estético-cultural 29%, Meo un 20% y Arrate (Junto Podemos y alga mas) con su bigote de profesor normalista en liceos emblemáticos un 6%. Sin dudar a lugar a dudas, la autocritica es inexistente entre todos los candidatos pero, en verdad, donde resulta patético es en el representante de la coalición gobernante, el bípedo Frei.

Pinochet a Muerto. En la Concertación el olor a lirio era sugestivo, potente y patético. Les queda apelar a que la suma espuria de los 3 candidatos distintos a Piñera suma un 56%. No se al progresismo Pero, la geografía electoral, valorica, cultural, reflexiva y laboral de ese remanente es tan variopinto que, aludir a eso, como un triunfo del progresismo no es sino un vehículo al fracaso intelectual, la estupidez con énfasis y al robo conceptual conforme a la ley.

Sin embargo, la incapacidad para mirarse sin piedad de la Concertación y, con ello, demonizar a Piñera como el paradigma de todas las desgracias capitalistas, un ladrón de cuello y corbata, por ser millonario, por tener credenciales académicas brillantes y la ilegitimidad de que la Derecha acceda al poder con la supuesta aparicion de los desequilibrios sociales.

Son atendibles los reparos de mucho votante silencioso acerca de los hábitos democráticos de muchos personajes de la derecha que cohabitaron con Pinochet. Fueron prominentes complices del desmadre de la miseria humana.

Finalmente, esos votantes decidirán por cuestiones tan hibridas como entender a una mujer un Lunes por la mañana. Me sombra la infinita capacidad de la Concertación para concentrar todas miserias histórico-culturales de su propio quehacer, o también, derivados del poder mundial a traves de la globalización, a Piñera.

Ante todo, la Concertación acusa un letárgico cansancio ideológico y ser un prominente gobierno de hampones democráticos. Usufructúan del temple ético de los chilenos, haciéndose predicadores de la “buena nueva”, el progresismo pulula por todas las estructuras sociales del Chile anónimo.

Por lo que, todo aquello que provenga de otra veta ideológica no tiene cabida en el concepto mismo y, por lo mismo, pertenecen a la subvalorada categoría de “fascistas”, “ingobernabilidad”, “integristas” y cualquier cosa que se le ocurra a los compañeros del succionar clichés recitadores de significaciones vacuas.


Cuestiones progresistas

En tiempos históricos en lo que, actualmente, la confrontación de ideas nunca había sido tan chata, simple y sesgada, ahora, en pleno periodo navideño a nuestro Chile le fascina invertir 5 000 millones de dólares en comprar la complacencia ética del niño Jesús o los desvaríos generacionales de la clase gobernante. Hace 2 semanas de realizaron las elecciones presidenciales en nuestro País. Más allá de los sueños progresistas.

Estaban en la contienda electoral, para la primera magistratura, Jorge Arrate, Marco Enríquez-Ominami y Sebastián Piñera. Cada uno de ellos, representa ciertas vertientes ideológicas basadas, más bien, en excesivas caricaturizaciones y ese prurito por atribuirse la primacía ética en un determinado contexto de acción histórico. El mercado, al sociedad y el Estado son sus civos expiatorios para autoerigirse como los inspiradores de un pensar holistico

Todos mienten, incluso en “off”. De súbito, aparecen los profetas de la tierra prometida en cuestiones de razón histórica. Se habla, irrisoriamente, de cómo debería ser nuestro país en temáticas de inclusión social. Ignoran lo despiadado, cruel, vil, depravado, miserable y patético de la condición humana cuando quiere perpetuar el poder.

Ahora todos se prostituyen con el concepto de ser progresistas. Decirlo resulta favorable para los comandos en sus intentos de autofinanciamiento ideológico. Ser progresista es una superstición muy difundida, un error de las alucinaciones conservacionistas.

En esto, la Concertación ha sido un majadero apologista de ser la encarnación cósmica del Progresismo en todos sus estratos de aprendizaje significativo ¿ es una doctrina filosófica que trata sobre las libertades individuales y el respeto a las minorías de distinta índole anónima o un instrumento de dominación social para hegemonizar simbolismos de raigambre republicana? ¿cuál es el sentido y significación de la palabra progresista cuando estamos en presencia, en la actualidad, de la caída de los megarelatos? ¿El progresismo es una ficción antropológica cuando Frei deja de decirlo? ¿ el progresismo es un instrumento de poder ideológico cuando se es de izquierda?¿ ellos poseen la historia moral del progresismo en el Chile contemporáneo?¿ desde cuándo el progresismo es patrimonio epistémico-histórico de una coalición gobernante que durante 20 años ha convivido con el vértigo de los cambios culturales?¿de qué hablamos cuando hablamos de ser progresistas?¿ el progresismo es el hijo bastardo de la izquierda o es una concepción decimonónica que apunta a lograr el proceso indefinido de desarrollo integral del ser humano en sociedad?¿ la izquierda es progresista tras la muerte de Pinochet o después de los consensos de Santiago?¿ el progresismo es un estado de asombro ante la miseria humana o una atomización valorica acerca de las problemáticas estructurales dignas de un país tercermundista como Chile? ¿Defender auténticamente los referentes discursivos-valoricos de una determinada perspectiva de desarrollo respecto al Chile que se quiere es, necesariamente, ser anti-progresista? ¿Por qué los genios de la miseria humana de baja cuantía societal, la izquierda chilena, en algunos estratos de la militancia gregaria, se atribuyen una excelencia axiológica en complicidad con su moral, ética y su religiosidad? ¿Por qué tanta ignorancia acerca de este concepto? ¿Se es progresista por el solo hecho de adherir a los postulados de la izquierda chilena? ¿Acaso toda concepción acerca de la condición humana está desprovista de la evidente confusión del ocurrir valorico del destinador? ¿El progresismo ha comprobado su penetración analítica en la historia de Chile o es un simple sucedáneo bien conceptualizado por una moral de esclavos subsumidos en la teta fiscal “en off”?