miércoles, 30 de septiembre de 2009

El Universo y yo




Ese Universo que seduce mis ansias de dominación reflexiva. Viéndolo cada Miércoles por el History Channel es un pasaporte al encuentro de vastos cósmicos en la cual el ser humano es un pequeño actor de dudosa revolucion silenciosa. Diagnosticando lo que sucede en la realidad humana en su totalizacion histórica. Es un interesante juego de estrategias mutiladas por la sofisticada fanfarria del túnel del Tiempo. Es un fenómeno de difícil solución en la pasmosa habitualidad de los seres humanos en el Planeta Tierra.


Todavía estamos digiriendo millones años de evolución humana y de concierto cósmico. No obstante, la misteriosa aparición de la razón humana para construir esquemas metafisicos y sistemas filosóficos para intentar penetrar las relaciones laberínticas de la vida humana. Nos queda mucho por hacer. Ante todo, la fiebre por teorizar distintas formas de entendimiento humano o de aglutinar intuitivos sucesos de clamor histórico resulta un pálido esfuerzo por captar la omnipresente sinfonía de la vida humana en su mas evidente desnudez experiencial.


El Universo y yo jugamos a engañarnos sutilmente en nuestras agendas de adicciones personales. Un manantial de escepticismos liceanos así como de pusilánimes alegrías ideológicas. Esta sensacion de irrealidad que observo, a lo largo de mis escasos 26 años, me sugiere un no retorno a la galopante ingenuidad del bipedismo alienado por las minucias societales del planeta Tierra.


También el Universo y yo engendramos el patrimonio histórico de la humanidad, con las intrigantes muestras de entrelazamiento sideral cuando pensamos. Una difícil definición de la vida misma. Vamos asimilando el caos humano tomando conciencia de nuestros propios abismos vivenciales. La absorción desmedida del costumbrismo intransigente de la razón humana para perpetrar realidades.


Nuevamente, el Universo y yo como la incansable trama de difusión trágica, mientras tanto, el hilo conductor de la miseria humana en la finitud de su haber purificador tributa un azaroso nihilismo moralizador.

Politica en off

Jugamos a ese juego llamado vida que en su infinita capacidad de extrañeza epistemologica y de rarezas humanas, la política en off impone un reto al destino. Penetra los recovecos mundanos de discursos de legitimacion cínica adoptados por la pompa del aparente poder de la democracia cuando se vota. Política en off y su minimalismo moral. Es otro tipo de minimalismo moral que los hablantes politicos utilizan como una concertacion de decesos conceptuales. La analítica de los desesperados. Y la vida que nos impone su visión heurística pasando de una quimica de la vida a organismos vivientes pluricelulares ( Biología de la vida).

Ahora bien, este misterioso fenómeno del planeta Tierra nos insta ser mas cautos, cuidadosos, e intransables con el devenir histórico que nos obsequia elegantemente este cuerpo celeste, porque la vida misma nos susurra al oído que la política en off es una dama de indulgente candor amenazante. Olvidos transmutados por los rituales costumbristas de monogamias letárgicas de ambición histórica y filantrópicas poligamias cuyas estrategias de fervor cultural nos evade el drama humano de conocernos.

La política en off se nos presenta como el espacio sagrado de los recursos lingüísticos alcanzando su hechizo entronizador en la génesis de momentos históricos cuyo viaje sin retorno implica un supuesto enfrentamiento entre el pueblo timorato e industrioso y los poderosos en su flemático observar activo. Su hermano gemelo y mellizo es el observador.

Desde tiempos atavicos la tensión dialéctica de la política en off y los resguardos generacionales del cuerpo soberano entrevistándose con la existencia lactante del vulgo siendo ciudadano. Eso es excelente para depurar los fantasmas éticos de una política hecha a la medida de las oportunidades fecundadas por el ángel miseria humana.

Inmediaciones del poder factual que se hacen al andar. La logica factica de hacerse orinar por las conveniencias estéticas de cambiar la historia o de bañar en ácido sulfúrico al ser humano son experiencias limites de difícil elucidacion concertacionista. Nosotros somos el mundo cuando hablamos del entramado cósmico de una tarde de eleccion democrática. Sin embargo, el caos se nso presenta irrisoriamente.

Política en off nos obsequia, entrega y regala tecnicas de supervivencia humana desde el otro lado de la orilla nauseabunda del vivir real, concreto e histórico de la miseria humana. Cuando debemos preguntarnos como vivir en sociedad, entonces la política en off es el instrumento de orientación histórico que seduce el horizonte psicodelico de la política de los idiotismos mediaticos.

Dudas crepusculares pero insidias estelares pululan en la mente subversiva del dios política confrontándose con los bipedismos financieros de los poco estéticos poderosos y, en cambio, el pueblo en su enajenación victimizante tiene algo que decir.

un momento en la toma

...........despues de la lluvia, todos son empiristas...............



Luchábamos con las inclemencias del tiempo atmosférico, para ello, nos abrigábamos conforme al estado de optimismo estético que pululaba en nuestras sujeciones familiares. De repente, algún docente de educación nos regala dinero o al más para satisfacer nuestras necesidades financieras. Bastantes inquisidores en cuanto al estado de cosas que afectaba a nuestra carrera. Sutilmente predicadores de una discurso de nunca acabar.


Envolviendo a los ángeles caídos para predicar sus estudios de propuestas académicas al fragor de una democracia mal condimentada por los disensos de una universidad de raigambre técnico-científica. Eran bastantes versátiles nuestros amigos profesores con el permanente escuchar de nuestras propias peticiones de principios.


Vive, busca y corre tras la respuesta de digresiones domesticas. Preparándonos para la fiesta democrática de las comisiones y sus atribulados ejecutantes por sus pasados vocacionales.


Un dia en la Toma significa un entramado de confusas experiencias personales que se sujetan al momento mismo de la Usach cuando nos insta a sentirnos destinatarios de vibrantes muestras de absorción histórica. Hacia frio aquel dia de los decesos culturales emocionales.


Sin embargo, este acontecimiento histórico, para algunos compañeros del fuego eterno, significaba la culminación de un largo proceso de frustraciones tanto académicas como vivenciales. Es por decir algo previo al desmadre de las opiniones personales con su consecuente falseamiento de la realidad.


De alguna u otra manera, queríamos tener el poder de influir en los distintos estamentos académicos en lo concerniente al estado de cosas ocurrido en nuestro departamento de filosofía. Posiblemente, esperabamos salir del caos prevaleciente en una carrera poco tratada y poco analizada por los actores universitarios. Mucho ojos en blancos y escasa accion. Una etica revolucionaria de inspiracion sinuosa en aquellas lineas del tiempo acordado con el espiritu totalizador de cada infimo segundo que corroia la latencia crepuscular del decir despiadado de nuestras heterodoxas horas tercermundistas.


El momento en la Toma es lo que tengo, despidiendose de los escombros mentales que cada historia personal atesoraba diligentemente. Un momento en la toma es un oir envolvente de la faz resplandeciente del tiempo ansiado. Seamos paladines de nuestras vidas paralelas. Vayamos al lugar mismo del pensar arriesgado. Un constante ir al precipicio de las intrincadas formas de intersubjetividad humana.


sábado, 26 de septiembre de 2009

Continuan en la Toma esos Jovenes

No es un gran orador,Ruben, sin embargo, posee un discurso articulado, claro y preciso acerca de lo que se debe hacer respecto a las circunstancias que le tocaron desempeñar diligentemente. Pero es un escéptico declarado de las utopías colectivas sin sustento real, analítico y diagnosticador que narran las luchas intestinales que se dan en las negociaciones con la realidad inicua del pueblo. Tímido para desarrollar simultáneas relaciones humanas pero leal con su carrera y sus amigos del revolucionar atavismos históricos de dudosa reputación matriarcal.

Marisol y su voz de mujer eróticamente interesante para construir laberintos afectivos junto a su capacidad para estar siempre presente en lo que afectaba a la carrera. Una mujer de escasos 22 años, seria, responsable e intuitiva para captar las miserias sociales de los compañeros de filosofía. Una exigente proveedora de las hierbas dadoras de sentido en off. Incluyo a Paula y su apasionada vocación por retar al destino educacional y, finalmente, Arlette y su eficiencia culinaria asi como su temple para compatibilizar a su sagrada familia y a su carrera.

Otros compañeros como Ignacio de 4 año que, en realidad, jugo bastante por lograr los propósitos de esta toma. Un insatisfecho por los desmadres estructurales de la sociedad al cual le toco vivir. Persiste en una rara pero mágica relacion incestuosa con las drogas del emprendimiento existencial. Un apasionado del Hip-hop asi como un observador activo del Chile profundo con sus enredos sociales. Harto dado a reivindicar para su sí mismo las aventuras amazónicas de cada sociedad estructuralmente desigual.

Gracias Ignacio por permear los sinsabores decimonónicos del Chile posdictadura, Es un joven generoso con lo tiene y, por cierto, vive en ese apacible barrio Lastarrea que colinda con el metro Universidad Católica

Un dia en la Toma y unos jovenes

Envueltos en el confuso velo de los juicios morales nos domesticamos a la temeraria aventura de convivir en la Toma con distintas personalidades de discutible vocación higiénica. Lo importante era la lucha, desde luego, académica, que queríamos diseminar por todo el espacio ecológico de la plaza “teniente Serrano”. Jamás dudamos de la legitimidad y de la seriedad del movimiento estudiantil. Eso se oía alucinatoriamente en los gélidos pasillos del departamento, con lo cual, le dábamos un carácter al mundo. Si es que se puede pensar esa abstrusa palabra.

Ahora bien, para darle apariencia de patente realidad, al ambiente de jocosa divinidad soberana, hubo un especial cuidado con la distribución de comisiones, estas, nos permitían coordinar, organizar y velar por el cabal cumplimiento de este movimiento humano de verbalizaciones no buscadas. Intentos de hegemonizar los discursos de legitimación a traves del orden impuesto por nuestros dirigentes. Ya era hora que se hicieran las cosas con la seriedad que ameritaba la Toma misma.

Ante lo cual, compañeros como Juan Pablo de 4 año estaba a cargo de las llaves que correspondían a todo el inefable departamento de filosofía. Es un joven dedicado, responsable, escéptico del discurso grandilocuente pero absorto en que el hilo conductor de la “Toma” derivara en una real solución en cuanto a las miserias colectivas que afectaban a nuestra carrera, un nihilista dudoso de los consensos hegemónicos del bipedismo C3. Una dialéctica de los saltos cualitativamente mundanos. Un tipo práctico, algo exagerado en su estridencia moral pero consciente de su idea de acariciar la sanguinaria verdad de negociar constantemente con la realidad. Bastante tímido en el trato extra-académico pero generoso en su haber monetario. Huele a la clase media “picunche”.

También destacaban compañeros tales como Rubén oriundo del mundo rural de Melipilla, un apasionado de la acción política como motor de progreso. Posee una familia de hermanos profesores. Consideraba que la política es el arte y la ciencia de la preservación del poder. Un acto subversivo de infinita capacidad imaginativa. Es un joven apasionado por la política de los acuerdos pero siempre desde la óptica de una izquierda orgánica, maquiavélica, estratégica y en off. Le gusta dormir bastante producto de sus ocupaciones personales.

Insinuando una Toma

Insinuando una Toma. De lejos se escucha el quejido ensordecedor de los ronquidos siniestros de los niños de segundo año. Al otro lado del departamento estaban los niños del oler sofistico, mis amigos de cuarto año. Algo se entrelazaba en aquellos dias de extenuada revolucion de hojas de papel acogidas por el membrete del pueblo filosofico

Estamos acostumbrados a la vacuidad conceptual de los significados que contienen las palabras que mencionamos. Imagínate describir repentinas descripciones empíricas acerca de la miseria humana trocada en una obra de arte en movimiento cuando se vive la Toma. A todo joven combatiente en sus convicciones bibliográficas, en sus estallidos de nacionalismo existencial, se le entregaba un imperceptible antídoto de hipocresía tercermundista. Olores nauseabundos corren al entredicho domestico de un Chile perplejo.

De todo un poco ocurrió en este lugar de los momentos caóticos. Un dia en mi vida acontece. A cualquier precio valorico no sería decente moralizar experiencias personales. Indescriptible sensación de que la mente humana encontraría las respuestas en las antípodas ideológicas de los compañeros del revolucionar “de corrido”. Empezó con las eternas ganas de cambiar lo que estaba sucediendo en nuestro departamento de filosofía con la incertidumbre emocional de ignorar la eficacia negociadora de esa realidad que se nos aprecia exultantemente.

El primer dia que transcurrió fue asignado al dia miércoles con sus aires de grandeza circunstancial y significo un frio dia de invierno tardío que, en definitiva, evoca Septiembre. Este mes de ilustres cinismos patrióticos era el inicio de un proceso humano de evidente clamor estudiantil. Increíbles demostraciones de republicanismo universitario endosado a indicios de revoluciones balbuceantes se repetían, inextricablemente, por el entorno ecológico de la plaza que colindaba con nuestro departamento académico.

No sé qué decir cuando vivimos enclaustrados en los automatismos adictivos del disolvente sabor de las creencias dogmaticas. Un dia en la toma vuelve a escapar a la insidia menesterosa del holocausto del tiempo. Había un ambiente de cierta alegría aunque mezclado con la incertidumbre de un inexistente futuro. El futuro es lo que tenemos para enceguecer nuestras necesidades laberínticas en busca del sentido naufragado. No somos necesariamente el futuro, pues el presente es lo único que tenemos. Pero a la conciencia humana viviéndose en el tiempo no piensa lo mismo. Ese fluir sempiterno del momento mismo que se va anónimamente.

miércoles, 23 de septiembre de 2009

Insistiendo en un 11

Otra vez el 11 con franca implosión picunche. Decesos conceptuales dan paso a la algarabía por verlos felices resentidamente. Duele saberse destinatario de idiotismos históricos. Ni siquiera estamos a la altura de las circunstancias para penetrar las dificultades existentes de crear la aventurera fabula sobre nuestra estratificada sociedad chilena.

Otra vez el 11 en el Chile de las constataciones empíricas pero de los imbricados consensos de discurso embaucador. Navegando por los caminos intrincados de diluidas reminiscencias republicanas. Nadie se cuestiona nada. Barbaros para producir conocimiento y civilizados para consumir.

Otra vez el lumpen organizado se atreve a hegemonizar sus propios propósitos vitales y trocarlos en un ajuste de cuentas con sus principios históricos. Por supuesto, que cada 11 acontecido es una retahíla de exilios callejeros Es mucho más complejo, enmarañado y dramático de lo que muestran los medios masivos de comunicación.

Todos mienten en el mundo. Si por el mundo entendemos ese algo enigmático sobre el cual el hombre vive azarosamente. Nos quieren vender sus místicas verdades de sus propias líneas editoriales, en esto, más de alguno de los ilusos demócratas creen ingenuamente lo ocurrido, de acuerdo a sus herramientas de poder ideológico, de aquel día llamado 11 de Septiembre. Al Universo en su expansión cuantica, no le interesa lo sucedido en un ínfimo país de los bizarros cometidos aleccionados.

Solamente nos queda cuestionar, analizar y cuestionar cuales fueron las condiciones objetivas, si es que existe eso, del terreno indómito por el cual derivo a nuestro país a interminables años de dictadura militar. El problema es de difícil solución al existir posturas irreconciliables. Males entendidos como valor epistemológico. Ambos creen tener la sagrada verdad.

Las victimas del poder omnímodo del Estado capitalista o del marxismo “a la chilena”. Estallidos de galopante hilaridad se difunden por el universo psíquico de mí ser demócrata.

domingo, 20 de septiembre de 2009

House y Septiembre.

Estuve viendo apasionadamente Dr House, la primera temporada sobre la cual este misántropo, irónico y genial personaje va escribiendo su historia personal a través de cada enfermedad no resuelta del paciente que le corresponde sanar. Ahora bien, cada enfermedad de su paciente es un digno acertijo a descubrir. Me acompaño repentinamente Septiembre en esta aventura vivencial. Es cierto que le interesan las personas pero hace notar la importancia de que la condición humana siempre miente, en esto, lo único interesante radica sobre " que mentir".

Su discurso de que la miseria humana esta garantizada mientras existen personas que vivan en sociedad es una clara demostración del hastio de House con las personas con sus pateticos rituales de socilaizacion hipócrita. Curiosamente, cada diagnostico diferencial divulgado por sus 3 mosqueteros, Chase, Cameron y Foreman son un genuina previa existencial para ir dilucidando la infinita capacidad de rigor lógico e intuición observante de House.

El goce profanador de House por el irrespeto hacia convencionalismos compasivos de una loca moral estremecida por las malas decisiones de los pacientes al tratar de sobornar sus propias principios clínicos. Siempre aparece una leccion de vida en cada capitulo de la temporada en cuestión. Es como si el protagonista quisiera hacer inequivocamente lo correcto y, así, sentirse autorrealizado por su quehacer diagnosticador. Mientras más dañado esta House, mas historias personales alternan en los capítulos.

Los modelos a seguir para House son aquellos que asumen riesgos deliberadamente, pues, esto, permite atenuar el pesimista estado de pensamiento vivido que posee este misántropo medico.

Dice que el mundo apesta y,ante todo, que todos mienten. Es un carnaval de aseveraciones cáusticas de fermentos éticos que se diluyen producto de las infinitas necesidades que deben satisfacer los seres humanos. Caricaturiza todo aquello que sea doctrinalmente dogmático o resultado de las simples creencias de los fieles. Pero se sabe miserable y poco dado al cínico fácil de alcoba familiar.

Prefiere molestar con su verdad de Diagnostico medico que complacer con adulaciones de patética ruindad burguesa. Devorandose a través de su genialidad para hacer diferenciales de bizarra sujeción moral.

Mientras todo este espectro de ceremonias domesticas sucedían, iba caminando por los enmarañados encadenamientos mentales que mi televisor de baja definición digital declamaba amantemente. Aquello con lo cual, septiembre significo para las historias de House un reto al destino.




jueves, 17 de septiembre de 2009

un dia en la Toma



Me interesan las personas pero no sus ventosidades. Un dia en la toma armoniza esa mirada de absolución ética. Vibrando con esos dioses ausentes en cuyo caso las relaciones humanas se tornaron intrincadas, complejas y sinuosas. Decimos lo que sentimos. Eso jamás podremos saberlo. Pero la cuestión radica en creer que algo de certeza existe en la unidad de mando del cuerpo soberano que albergaba nuestra asamblea cuyo contenido vivencial era una congregación de exilios callejeros. Se sentía el malestar de los compañeros por las maquinaciones, conspiraciones, confabulaciones, mentiras, falsedades y engaños acerca de la calidad docente de nuestro departamento de filosofía.


Esto, por cierto, provocaba el malestar de las masas domesticadas por la globalización de los modos masivos de producción. Esperando que la Toma construya mí ser. Te aterra saber cuanto afecta la enajenación de las personas cuando incurren en actos de hablas carentes de razones históricas. En esta situación de hecho, qué duda cabe, había que actuar para ironizar al sistema transgresor imperante envuelto en una faz de afrodisiaca excelencia académica. Una palabra dócilmente tergiversada por los intrincados recuerdos de la estructura mental patriarcal que anidan en los circunspectos corazones del indócil Occidente.


Sin embargo, la inexistente sensibilidad de los jóvenes del negociar tardío entrañaba una deprimente condición de evolución reflexiva para captar los intersticios seculares de la educación universitaria. Poca autocritica y escasa sumisión al absurdo de considerarse adalides de la educación pública estatal. Cierta viveza histórica de los derroteros discursivos de los compañeros cuando, en el frenesí de sus afirmaciones en off, están almorzando con fruición estética esas aletargadas disquisiciones de soya integral.


Debe ser obvia esa rara afirmación acerca de la condición humana con sus extravagancias fisiológicamente mundanas. Resulto algo de difícil comprensión teorética los innumerables acontecimientos mundanos sucedidos durante estos 10 días de “toma” del departamento de filosofía. Aleatoriamente un Septiembre coincidió con estas remembranzas revolucionarias. Revolucionar los modos de tratar con la realidad.


recuerdos de la Toma

Recuerdos de la Toma me provoca una sensacion de irrealidad en contraposicion a la actitud natural del mundo humano circundante sobre el cual vivimos ingenuamente. Era en tiempos de un Septiembre, profusamente, nacido por obra y gracia de la corriente del tiempo. Estabamos dispuestos a la confusa desorientaciond e cambiar la calidad docente del departamento de Filosofia. Eso es un intimidador lenguaje eclipsado por las pedanterias de la razon iluminista.

Los primeros dias de ese evento vivido adopto la imagen simbolica de un algo sin macula de pesimismo residual. Hubo algunas sucesos de fecunda actitud socializante. Desde luego, que un dia en la Toma es hacer del mundo humano repentinas experiencias afectivas en su tratar hermético. Unos jóvenes de inconclusion reflexiva y vocacional, Luis (5año), Francisco (4 año), Jorge (2año), Joao (3año), Luis (2año), Jaime (4año) y Enzo (3año) labraron cada renovación del instante presente a su modo pero, ante todo, recogieron cada acontecimiento mundano que contenía cada mundo docente al entrar al departamento de educación. Muchos de los nombres tratados confusamente veían este acontecimiento humano con bastante desconfianza e incluso

Nuestro cable a tierra era la puerta que decía “filosofía en toma” Cada minuto era negociar con la realidad recursos monetarios que en sus ideologías persisten.

Era una confrontación con el destino de los desesperados. Nos distribuíamos los turnos por horas o por quien poseía una mayor tolerancia a la miseria humana. Algunos conducían ese portón de los cambios hegelianos durante la noche con la consabida intervención no buscada de alcohol de evidencia pública, en cambio, otros, hacían de la seguridad del departamento un entramado de múltiples instancias de relaciones diplomáticas.

Una retahíla de miradas activas. Un espacio para leer la realidad con ojos no docentes. Una que otra conversación acerca de lo humano y lo divino y algo más. Nos reíamos de la patética disolución ética para ser miserables con altura de miras y no siendo promiscuos con la predecible absorción adolescente de obediencia tercermundista.

De repente, llegaba la Carla y nos hablaba de su pasión por la música de obediencia Ska y sus vericuetos vivenciales. Y todo pasaba sin cesar, lo cual, era una angustia terrorífica decirlo. Estábamos preparados para las eventualidades domesticas que nos obsequiaban las personas con su derrotero de dogmatismos espurios y de alegrías insatisfechas.

Vivamos el 18

Vivamos el 18 asumiendo los coloquios mentales dispuestos a cambiar el rostro al tiempo ocurrido en innumerables muestras de instantes estelares. Estelares son esas situaciones de evidente disensión callejera. Se dice tanto cuanto existe durante este mes de Septiembre desde la perspectiva histórica del gozar un año mas de conmemoraciones perdidas. Vivimos el 18 como si fuera un espacio de rarezas culinarias subsumidas en la apariencia de realidad de un estado de cosas costumbristas.

Vivir el 18 es vivir en la odisea de incertidumbres teóricas y de desvaríos vivenciales que se disuelven en las imagenes paganas de una parada militar. Mucho queda por hacer para considerar lo bueno de vivir en un mundo de extrañezas históricas. No se hace bien el trabajo de inmunizar situaciones limites.

Una desenfadada gula con su correspondiente hastió etílico consumen los siniestros deseos pulsionales de cada día asumido por las fiestas patrias y, con ello, un afán de verosimilitud en enfatizar la miseria humana institucionalizada. Miradas furtivas y gritos pedestres cuando bailan al fragor de la diluida cumbia de inspiración tercermundista. Ante todo, la analítica del humor chileno no tiene nada que hacer.

Vivamos el 18 como un espacio de representacion vivido. Como un proyecto fundamental y originario de conveniencias superpuestas bajo el régimen de un país lleno de perplejidades identitarias. Darnos el tiempo de afirmar la indubitable soledad de que siempre estamos hambrientos de ser reconocidos. Criticarnos, despiadadamente, lo que hemos hecho como país.

Desconfiar de las vanguardias culturales de amplio espectro bibliografico. Entender que el chileno concreto singular se dada en el lugar profundo de la magnificencia provincial de nuestro lugar en el Cosmos. La entrañeza del Cosmos ante la aparicion radical, pragmática, desconfiada, autoritaria, hipócrita, desleal, irónica y timorata de un Chile en franca expansión histórica.

Este 18 fue un convidado de piedra en lo tocante a la responsabilidad social del Cosmos de dialogar con la inconsciencia histórica de nuestro país. Pero, bueno, es lo que hay cuando gozamos del jolgorio republicano en su bipedacion narcisista. Incapacitados para estar preparados para aprender a mirar eso que nos atormenta siempre, el pensamiento vivido como un agente de cambio social.

Difícil logrando cuando sabemos la inmunidad esquizofrenica de la izquierda para victimarse históricamente y, más encima, en off y el pragmatismo descomedido de la derecha para no criticarse en su homogeneidad social . No tiene sentido engendrarlo desde la actitud disociante de un azar que no nos ha sido desleal.

Un vivir dicieochero encarnado en el año 2009 saciado de bipedismos crepusculares al diván de materialidad agrícola y de ciertos vasos vacíos por el costo histórico de preservar el poder.

seducciones ñuñoinas.



.

Esas seducciones ñuñoinas encarnadas en ese Universo llamado Claudia significo desde aquel Viernes de Agosto una apasionante decision por estar con ella. Por de pronto, le regalo un poema de lo que estas palabras expresan decididamente. De momento, seras la musa de mis sueños de libertad.



Un lirio blanco que alecciona mis olvidos tercermundistas
Esas seducciones ñoñoinas de concluyente clamor estetico
besos viajeros y sus situaciones limites
esperando penetrar tu universo femenino.

Miradas acontecidas en un Agosto
alucinando con tus momentos femeninos
Riendo de tu silencioso querer
conversaciones con la existencia.

Amar la vida locamente
Claudia y Jaime viven distraidamente
protagonizando sus historias pasadas
abrazando a la realidad que les acompaña.

Un mundo que aparecio aquel dia Viernes
complicidades visuales
penetrando tus olvidos personales
exaltando lo que apasionas vivir.

Escasos años de diferencia
nos queremos como jovenes disueltos en el sinsentido de pensar
rarezas femeninas que magnifican
tus aventuras cotidianas.

Te veo, miro y observo
cuando la vida me obsequia azarosamente
algo bello, hermoso y sencillo
su nombre Claudia.

Gozaremos del arbol de la vida
bailando, cantando y queriendonos
en los espacios sagrados de ese lugar llamado Providencia.
intimos momentos y silenciosas muestras de confianza.

Algo llego a su fin y es asi
llego nuestro momento
gozarlo como el verano lo hace con los arboles que dan frutos.
pasion de vivir, mi vida

el proceso democratico chileno


El proceso democrático chileno, mientras tanto, el planeta Tierra sigue su curso cósmico en el silencio omnipresente de un despertar repentino. Está por comenzar, nuevamente, un ritual cabalístico sobre cual nuestro país siempre ha estado a la altura de las circunstancias. Rituales costumbristas que giran en un mismo lugar. Es un año de elecciones presidenciales y de elecciones parlamentarias. DE cuando en cuando, algunos medios masivos de comunicación tratan de condicionar con sus solidas bases de maquinaciones discursivas la elección del candidato más conveniente, sazonado y que sea la encarnación del tarto negociador con la realidad.


Hay bastante de miseria humana en creer que la elección de un presidente pueda subsanar diversas problemáticas estructurales de nuestro país. Estos millones de chilenos persisten en sus ideologías a su medida. Cada realidad fragmentada de cada ciudadano significa una intrincada correlación de variables histórico-culturales. No están convencidos, los bípedos silenciosos, de optar por un modelo, supuestamente, concluyente, aun cuando, adocenado, de implementar un modelo de realidad prevaleciente.


Ni la revolución ni la reforma han vestido elegantemente a la democracia representativa en estos tiempos de marasmo generacional, entonces habrá que construir una forma de acceder a cierta civilización humana en cuyo caso esto significa pensar riesgosamente lo creado durante estos 200 años.


Harta complacencia, conformismo y latrocinio inacabado por los bípedos del estatizar modelos de utopías colectivas. Ni la derecha ni la izquierda han podido penetrar las relaciones laberínticas del Chile profundo. Frei Piñera, Marco Enríquez y Jorge Arrate son los escogidos en este entramado de equívocos democráticos. A lo más, podrán guiar, conducir o diseñar ciertas politicas o algunas reformas de inspiración gregaria.

Además, la dimensión comunicativa de los sujetos personales encarnados en los periodistas es bastante advenediza e incapaz de ir al problema mismo de cada palabra que espetan los candidatos presidenciales.


Cierto fulgor a miseria humana cuando el oficialismo en sus excentricidades alusivas al confrontar ideas nos obsequia ciertas entelequias de picunche significación conceptual. Ese que existe, más allá del vociferar bibliográfico tanto de la emisión radial de los progresistas de sonido en off como del bodrio televisivo de alta definición analítica.


Sin embargo, algunos jóvenes consideran que la vida misma de la comunidad moral que alberga toda forma de política contingente incluye el ensalzar derechos a cualquier precio idiosincrático pero, estos, olvidan, que el mayor deber que tienen es el de cultivarse en sus patéticas snobismos vivenciales e idiotismos urbanos de aseveración iconoclasta.


Es increíble como los voceros de distintas vertientes ideológicas describen, lucidamente, un posible gobierno del contendor político, a su vez, emiten juicios de valor carentes de sentido axiológico. Resulta complejo expresar con meridiana claridad el estado de cosas efectivo que habrá cuando, uno de ellos, presida la primera magistratura.


Obviamente, estas situaciones son juegos del lenguaje para difamar, deshonrar y fetichizar ciertos instantes de eticidad pensante. De eso, nosotros los chilenos, no nos caracterizamos por propender a la visión holística, integral y rupturista conforme a las condiciones materiales que anidan en ese experimento republicano denominado Chile.