lunes, 30 de junio de 2008

Cromagnon



"el mundo se ha reído siempre de sus propias tragedias, como único medio de soportarlas. En consecuencia, todo lo que el mundo ha tratado sanamente pertenece al lado cómico de las cosas"
Oscar Wilde


Se nos acerca inexorablemente el bicentenario y, con ello, un tiempo para reflexionar acerca del devenir social y los cuestionamientos que eso supone. Más aun, en tiempos donde nadie escucha a nadie con respecto a instaurar una educación publica estatal de calidad cuyo procesos de aprendizaje y de enseñanza estén legitimados por la sociedad, vale decir, por la reflexión técnica de los profesionales de la educación, el dialogo de los actores sociales y la negociación en “off” de la clase política. Además, los ritos del eterno retorno implican un darse cuenta de lo somos cuando conmemoramos eventos históricos.

Nadie sabe como es el goce social y colectivo de la fiesta cotidiana. Hay algo que podemos lograr con actitud, convicción y decisión. Eso habrá que captar a medida que ocurra. Siendo en otoño dicha fiesta será de los nuestros.

La cuestión radica en devorarnos cuando pensamos en el orden práctico del relato ecuménico y, por cierto, junto a societales relaciones de poder que se muestran en el trato humano de nuestra existencia domestica. Por eso, resulta atendible saber qué hacer ante el advenimiento de este magno evento de equívocos sociales, desde el homo-sapiens lo hemos intentado, junto con al torrente de incertidumbres valóricas que afloran nítidamente.

El ideal educativo, en este caso, sería que la profesión docente como vanguardia cultural exprese la movilidad social. Esa es la cuestión. Lamentablemente nuestro país no construye procesos sociales como barcos en alta mar, pues no hay nada más enigmático que saber más y conocer menos.



martes, 24 de junio de 2008

Dias que viven


Al empezar este nuevo día que inicia un viaje hacia la renovación del instante presente, cuando estas sumido en singulares experiencias domesticas sorprendes a alguien. Con ello, sorprendes cuanto más vives en las estridencias éticas de la ciudad.

Asfixiante y abrumador resulta darse cuenta de lo que se vive. A su vez, estamos embarcados genuinamente en solucionar la problemática educativa de la LEGE. Ésta es una ley general de educación que permitirá, eso dicen nuestras elites endogámicas y callejeras, dar solución al desmadre generacional de los hijos de la Concertación. Sin embargo, la ignorancia ignorante de los hablantes ciudadanos y su escasa tendencia a la diplomacia contemporánea genera sobreestimadas tonterías y conmovedoras historias de bipedismos pluricelulares.

Cuando se piensa en función de lo que la masa ciudadana,  no hay vasta sinapsis por ofrecer a estos días. Esa es la cuestión, de la misma manera, los días continuaban generaron sus propias leyes educativas. Éstas todavía no nos dicen nada.

Ante la aparición de mundos evanescentes, ellos y ellas habitaban el mismo espacio público de lo socializado, construyen  paulatinamente una sugestiva educación formal, pues ella está sumida en una crisis de creencias de corte épico. Un valor democrático intransable es la igualdad de oportunidades así como la inclusión social, pero lo único permanente es el cambio.  

Un canto a la verdad histórica, si es que alguien albergó esa certidumbre durante el mes de junio, cuyas condiciones objetivas satisfacen al discurso de la deliberación ciudadana que albergan, entre otros, a tejedores de ilusión, a fascismos de derecha e izquierda, a diagnosis de full HD decisiones personales y mentiras a cualquier hora del día.

Nuestra sociedad civil debe ser una belleza nueva en la implementación de políticas publicas y, por cierto, en proyectos de ley aprobados por la republica semántica de Chile.  Para explicitar y aplicar una reforma al sistema escolar que sea un instrumento de fruición social, técnico y político en escudriñar y repensar los procesos de aprendizajes que deben asimilar los educandos a medida que la revolución digital, biológica y tecnológica continúa creando nuevos días.

Eso fluye por estos días, nos dicen que hay que seguir viviendo para crear la palabra inicial que anuncia nuestra boca, a pesar de ciertas estridencias.

lunes, 23 de junio de 2008

¿Qué sabemos?

" por que influir en una persona es darle su propia alma. Esa persona deja de pensar sus propias ideas y de arder en sus pasiones. Sus virtudes dejan de ser reales. Sus pecados, si es que los pecados existen, son prestados. Se convierte en eco de música del otro, en un actor que interpreta un papel que no se ha escrito para el. La finalidad de la vida es el propio desarrollo . Alcanzar la plenitud de la manera mas perfecta posible, para eso estamos aquí  En la actualidad las personas tienen miedo. Han olvidado el mayor de todos los deberes , lo que cada uno se debe a si mismo. "
Oscar Wilde " El retrato de Dorian Gray "


Sin embargo, una de las nociones que han salido más averiadas del siglo XX es la de tradición, aquello que se estima valioso y se busca trasmitir. La tradición está muy ligada a la verdad o a las formas de vida verdadera y en las sociedades modernas no existe consenso alguno respecto a ellas. ¿Cómo podemos, entonces, definir los contenidos valiosos que aspiramos a trasmitir?,¿ de que hablamos, cuando hablamos de la naturaleza de la realidad y del conocimiento humano ?,¿ Acaso nuestro país no es sino la mescolanza de la tradición y de una Modernidad mal digerida?,¿ La educación no es sino una superstición muy difundida sujeta a discusiones bizantinas acerca de como entender la lógica histórica de las desigualdades sociales?.

La crisis educacional, que es universal,que muchas veces se desliza hacia el tema de la metodología o de la evaluación, reposa hoy más que nunca sobre esa duda fundamental. Es una crisis de creencias. Una constelación de prejuicios institucionalizados por medio de los medios masivos de comunicación, esto es, un nuevo factico aflora en nuestras sociedades democráticas.

No sabemos a ciertas qué educar. Una reputada filosofa política cuyo nombre es Hannah Arendt, propone como solución separar estrictamente a la educación del dominio político y social, dejarla al margen del campo de batalla doctrinario,de las tensiones y desgarramientos sociales que no deberían perturbar un proceso silencioso y pacífico.

Creo que ese consejo ha resultado ilusorio y la respuesta ha sido otra: agregar, añadir tradiciones, sumar contenidos, conjugar objetivos, aunque entre ellos no exista coherencia. Voy a valerme de una expresión de Marx: “el hambre bestial por superávit”. Mas aun, todo debe ser comercializado como bien transable en la corte imperial del mundo capitalista.

Creo que se puede advertir hoy un “hambre bestial por educar”, que puede ser el contrapunto de aquellas inseguridades, de la falta de fundamento consensuados, del colapso del canon. Al contrario de esa actitud avasalladora, la hora actual parece requerir más holgura, más libertad y gratuidad en beneficio del niño y del joven..

Nadie sabe que hacer ante el vendaval de modelos culturales que se aproximan, rápidamente, a nuestro confundido país. Tanto la pasmosa ignorancia de los actores sociales en lo tocante al tema en cuestión así como el ombligismo obstinado de la élite Chilena para exigirse y mirarse sin piedad, sin llorar, sin dejarse engañar por la supremacía moral de los muros caídos en esa patriarcal sociedad occidental.

Contra la educacion



"... me senti muerto, me senti percibidor abstracto del mundo; indefinido temor temor imbuido de ciencia que es la mejor claridad de la metafisica. No crei; no, haber remontando las presuntivas aguas del tiempo; mas bien me sospeche `poseedor del sentido reticente o ausente de la incoercible palabra eternidad..."
Jorge Luis Borges

Todo sirve para saciar nuestras viscerales intenciones por preservar el poder. En efecto, la elaboracion gradual de un proyecto educativo institucional supone indefectiblemente un instrumento de poder o, dicho de otra manera, una ideologia subyacente que busca preservar ciertos tropismos idiosincraticos del acontecer historico del pais en cuestion. Cuando se dice hablar de una educacion publica de calidad y gratuita se disemina un vasto campo de consideraciones discursivas. Y cada uno con sus galopantes reminiscencias ideologicas junto al olvido repentino de proponer una mirada crítica a la educación entendida como el proceso planificado en virtud del cual se persigue transmitir un conjunto de conocimientos, habilidades e, incluso, valores desde un docente (el que sabe) a un alumno (el que no sabe).
De un lado, se destaca la inmensa mayoría de aprendizajes fundamentales que, de hecho, escapan a ese esquema y, del otro, los excesos y contradicciones en que ese plan incurre, movido por una razón al más puro estilo ilustrado y "constructivista", la cual confía acríticamente en la "conversión’’ del alumno según sus designios, sin consideración de los costos de todo orden, de sus posibilidades reales y de la libertad y crecimiento de los niños y jóvenes. Por lo mismo, aparece un interesante juego de de realidades de poder factual, esto es, por un lado, la sociedad civil que busca su armonia socializante y, por otro lado, el poder politico como deudor del poder soberano entregado a traves de la deliberacion ciudadana cuyo protagonista principal radica en las personas que simplemente eligen. Un hambre bestial por educar conciencias.
En cambio, de acuerdo, al sistema escolar de masas, ilustrado como el proyecyo nacional de integracion educativa la reforma del sistema escolar es una tarea compleja que supone proyectos de ley, diseños de politica publica, estudioa comparados, la aplicacion de programas y medidas y su continua evaluacion, pero ademas, y sobre todo, deliberacion ciudadana. Los sistemas educativos necesitan concitar la adhesion de quienes participan directa e indirectamente de ellos. A fin de cuentas, los cambios buscados no se materializan hasta el momento en que ingresan a la sala de clases y transforman alli, mejorandolos, los procesos de enseñanza y aprendizaje. Y esa adhesion- que los clasicos llamaban legitimidad- solo se alcanza cuando la reflexion tecnica esta acompañada del dialogo y de la negociacion que es propia del proceso politico.

sábado, 21 de junio de 2008

Nuestra noche





Vuelvo a esta imagen con la mujer que durante algunas semanas significó navegar por ese universo que se esculpía en el tiempo.

De pronto, la ví y dudaba de todo aquello con olor a esa repentina solemnidad de decir puras obviedades. En cambio, con ella, en cualquiera de las estaciones del año, había que ser honorable a medida que sucedía la risa de una mujer.

Ella describe, investiga y asombra al mundo humano con sus indicios de señales imprevistas e imponderables familiares.

Junto al frenesí de mundos afectivos corroen, a veces, lo embaucador y enigmático de auroras que parecen miradas que acontecen. Por lo que la educación formal y sus perplejidades conmovedoras, un joven estudiante lo captó, sirven para no tomarse mucho en serio.

De las fuerzas de la naturaleza durante la apoteosis de la asimilación,  a diario hemos hijos de sus tiempos biológicos, ellos mismos eran caldo de cultivo, que narra cualquier experimentación humana en ciernes, con cierta gradualidad acuciante, el frio y el calor querían estar habilitados.

Nuestra noche, por decirlo de alguna manera, afloraba en millones de seres en busca del inescrutable destino. Posiblemente jamás lo descubramos, pero amar este desmadre atildado sin lógica es comprender su sentido. Un maravilloso respiro ante una noche que no apesta.

viernes, 20 de junio de 2008

Las narraciones que filosofan


Esta imagen simbólica del eterno retorno que nos envuelve ante la luz inconmensurable del cosmos. Me maravilla. Con ello, no hay nacimiento ni hay muerte que valga la pena ante este espectáculo redentor. Es una aventura grandiosa digna de ser relatada.

La vida humana, siempre y cuando aluda a alguien de carne y hueso, bajo el influjo irradiador de asombrarse sin piedad. Por ello, un día se acaba junto a esas gastadas palabras, cuando buscamos que el cosmos siga expandiéndose.

Cabe señalar lo adictivo y a su vez encantador descubrir esos paisajes cotidianos cuando estoy en la balbuceante actitud de asumir decisiones. Tiende todo a narrarse con énfasis.

De acuerdo a las creencias, rituales, conductas, hábitos, estupideces, imbecilidades, miedos, idiotismos, prejuicios, estereotipos, utopías callejeras y a solemnidades de mística anarquista, el cosmos no sabe de elecciones otoñales. Ahora sabrán por qué.

Fue un día cualquiera. En que aparecieron esas artísticas ficciones mientras observaba el descerebramiento funcional de bípedos universitarios durante una multiclasista movilización callejera. A propósito de esto, si bien aconteció en la Universidad de Santiago no es evidencia concluyente que sea ésta un lugar donde el cosmos pueda acceder al crédito concluyente e irrefutable de sus milagros inesperados.

Así pues, su bien ganada vocación de responsabilidad social e insoslayable filantropía a favor de la silenciosa mesocracia posdictadura, puesto que, lo que genera mayor fascinación es la incandescencia callejera de los bípedos acuciantes, con cierta inclinación a los ojos en blancos y verdades bibliográficas sacadas de la pizarra de acrílico.

Tanta estupidez al portador de los ilusos conscientes y viscerales. Toda consigna trae consigo una narración 2D. Te hacen creer, convulsivamente, que ellos siempre han sido las víctimas del despótico sistema social imperante.

Su única manera de destilar lucidez conceptual y persuasión penetrante, conforme a su entorno socializante de Occidente, es atribuir a la consigna el carácter sagrado de verdad revelada y de derecho consagrado. De este modo, cuando la épica revolucionaria de horario valle se aniquila, convierte a la niebla estudiantil en la fragmentación acomodaticia de cualquier hablante ciudadano, después radicalizar posturas reflexivas y discursivas suele ser poco estético.

Resulta fascinante cuestionarse esos aletargados momentos de frenesí universitario desde la ciudad, porque como pauta cultural en ciernes, según creo, instiga a las propias élites del bipedismo posdictadura a crear un relato que autoproclame su revolución ante el cosmos.

Despierto del sueño dogmatico: este ángel asesino destila y disemina un fecundo poder que coopta consciencias, semánticas horarias, bohemias porteñas así como sociedades civiles de 3 letras. Es difícil de creer que esa imagen simbólica que proyecta algún lugar del espacio en el Universo, a esto no esta ajeno mi USACH,  junto a la lógica ciudadana de siderales galaxias de pronunciar su silencio, después a jubilar los jóvenes universitarios.

miércoles, 4 de junio de 2008

¡Toma tu "papa"!




Seguía escribiendo al fragor de las ilustres peleas con uno mismo, que se estremecía cuando vivía bajo el torrente existencialista de esta ciudad asfixiante, más allá de lo obvio. Todavía quería mantener y preservar la ordinariez de lo extraordinario cuando sobrevivía a diversos y diferentes modelos culturales, educativos, políticos, callejeros, otoñales, televisivos, valóricos e invernales.

Nada queda en la realidad de lo desconocido, cuando la existencia temporal del protagonista, en la soledad absoluta de cualquier dormitorio que aparezca. De esta manera, mis dudas presuntas acerca de lo que era educar generó un sonido inexpresable difícil de olvidar.

Ahora bien, quería cambiar el mundo para saberse un absoluto ciudadano del Universo siendo un genuino aprendiz de íntimos paraísos evanescentes. Una psicodélica de mundos ordinarios. Sus diálogos propios ante su ciudad fluían, rítmicamente, en la inconmensurable condición de ser una pequeña oración respecto a lo que surgía, una melodía de la mirada que surgía como laberintos siderales.

Ciertas palabras encubrían su misterio discursivo, a decir verdad, demostrar que el ciclo sin fin de la vida permeaba a esa ciudad que habitaba. Ya era de noche. Ésta se diluye en otoñales espacios cuánticos. De una palabra inicial aparecen valiosas tonterías.

La palabra inicial que pronuncia un nacimiento del cielo a la tierra cuyos momentos personales suceden sin aviso previo. Continuaba esto creando vida. Entonces. Cuando el cielo y sus estrellas se quedaron taciturnos, misántropos cuando el uniforme generaba frenesí, la vida de él  reconoció que sufrir era una narración de estelares ceremoniales en ciernes.

Esperando algo que llegó a su fin. Buscando la asombrosa absorción del abismo pensante junto a la luz resplandeciente de la verdad en off.

Envejeces mientras narras tus ficciones personales



martes, 3 de junio de 2008

Caminos que existen




Estamos cada día junto a nuestras perplejidades domésticas, en donde la corriente del tiempo nos insta a ser un individuo en las estrellas, que consumen ciertas fuerzas enigmáticas, tal vez solo en el cielo encuentras  aquello que nos acalla, nos silencia y seduce.

Vivir como si fueras a morir, a cada momento, a cada renovación del instante presente son pompas de jabón las que construimos bajo el influjo inquisidor y mudable de nuestros vínculos interpersonales. Con ello, creemos saber todo acerca del fenómeno de la vida humana.

Lo único que nos queda navegar junto a la galopante conciencia individual, si es que se puede expresar así. No hay mejor antídoto contra  el holocausto del tiempo. Aquí y acá, el país del más acá, acompaña sin mayores ambiciones mediáticas.

Más acción y menos ojos en blancos, sería el pasatiempo más importante en este lugar ciudadano, para algunos, los de más allá consideran la posibilidad concreta de los caminos apropiados para respirar un día de otoño, para otros. Las personas no cambian y los caminos existen.