jueves, 22 de febrero de 2018

REFLEJOS VIAJEROS






La calle es un espacio público de historias alucinantes y de compromisos repentinos con la civilización. Sin olvidar la mística capitalista de los negocios de barrio y no tanto, como espectáculo en desarrollo, y no se arrepentirán porque él vive observando esos pasajes que temen decirse la verdad.  


¿ LA FLORIDA O PROVIDENCIA?





Si bien no solo venden productos envasados, también existen variadas complicidades entre el dueño del local y sus trabajadores a cargo, puesto que afloran esos ofrecimientos obsequiosos en forma de apio-palta, algunos pasteles importados, jugos no tan naturales, unos sándwich bien cuidados y una esperanza que aún sobrevive.

INDIGNIDAD ANTE LA CALLE





Distintos personajes de diversas edades juegan a desempeñar un rol ante sus hijos, ya que, creen cómo educarlos, aún cuando excluyen que el cambio es lo único permanente, para posteriormente evadirlos mediante la compra excesiva de bienes y servicios de corta duración.

NI UP NI DICTADURA MILITAR





Creer, en el persa contiguo al Mall y a la sandwichería de barrio, es validar los caminos sinuosos de la subjetividad humana a través de tantos hechos que ocurren para quedarse en la memoria. Además, las propuestas de desayuno u onces contundentes son divertimentos familiares porque permiten apreciar otro tipo de creencia muy difundida.

¿ DÓNDE ESTÁS GUASÓN 2008?





Cuando logramos caminar y a la vez revelar la experiencia misma de cualquier hijo de vecino, a decir verdad, bastó una mesa y una silla, y el problema de la subjetividad es el enigma de los enigmas para el hombre moderno, si bien tantos cafés kuchen son indispensables para apreciar esta ambigüedad moral. En ocasiones, ayuda para percibir las complejidades acuciantes del mundo humano. No es necesario decirlo para que los demás personas escuchen.