lunes, 24 de julio de 2017

Miserias Patagónicas



Unas aversiones racionales que anidan en algunos extranjeros sin margen de error, de la misma manera, ciertos salvajismos íntimos que imponen señales muy potentes, por ejemplo, pensar para construir la verdad de las cosas. Pero, con suerte, vamos hacia delante. Entonces, ellos no están cómodos escolarizándose. 

Miserias Patagónicas






Del mismo modo, esta vida humana perpetra interesantes implosiones lacustres  a diario, tanto en las calles de febrero repletas de carros de supermercado  A Cuenta, como en los espacios públicos de las masas ciudadanas adictas a las contingencias propuestas por el poder omnipresente de la publicidad contemporánea. El Lago en medio de un proyecto de modernización capitalista.

Miserias Patagónicas



Nuestras hojas de verano, esos objetos de clara vocación de servicio público, su rareza prevaleciente es estremecedora. A cada rato, a cada hora, muchas piruetas cósmicas tocan las regiones inexpugnables de la subjetividad humana. Y, ante esto, más de algún extranjero comprobó el ínfimo espectáculo de diálogos de zombis usando sus dispositivos móviles para silenciar sus propios silencios, pero sin comentar algo sobre la modernidad en un Hostal. 

Miserias Patagónicas




Sin los azares de unas nubes muy amplias, la vida singular de los turistas vestidos de manera eurocéntrica se convierten en recuerdos con sus propios ritmos de aprendizajes, también esos costos valóricos y las majaderías semánticas que obsequia la naturaleza, y llegaron a las calles de tierra. No solo Puerto Varas logró captar la condición radical de la condición humana.

Miserias Patagónicas





-->
Surge la vida humana como aparente bosquejo de exaltación existencial, como el corrosivo enigma divergente ante el relato unívoco de los lagos del Parque Nacional Torres del Paine. Desde esta aventura sin Mall al paso, se va configurando un estado de conmoción que ayuda al turista a cuestionar la verdad subyacente de su mirar.